2016-01-17 10.05.38

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 2,1-12: Haced lo que él diga


EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 2,1-12: Haced lo que él diga.

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino y la madre de Jesús le dijo:
-No les queda vino.
Jesús le contestó:
-Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.
Su madre dijo a los sirvientes:
-Haced lo que él diga.
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.
Jesús les dijo:
-Llenad las tinajas de agua.
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó:
-Sacad ahora, y llevádselo al mayordomo.
Ellos se lo llevaron.
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo:
-Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú en cambio has guardado el vino bueno hasta ahora.
Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.
Después bajó a Cafarnaúm con su madre y sus hermanos y sus discípulos, pero no se quedaron allí muchos días.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Después del Bautismo del Señor comenzamos el tiempo ordinario, y hoy lo hacemos de la mano de Ntra. Madre, la Santísima Virgen María, como le gustaba decir al Papa San Juan Pablo II acudiendo a la escuela de María. Iniciamos este tiempo de gracia contemplando a María, me sorprende de una manera grandiosa ver que aunque nadie le solicite nada, Ella ante las necesidades de aquella pareja sale al paso e intercede por ellos, en este pasaje es importante ver su oración de intercesión, aparece pidiendo e intercediendo por los hombres ante Jesús. Ante esta actitud vislumbramos el cuidado maternal de María que le lleva a estar atenta a nuestras necesidades, espirituales y materiales. Nos enseña también a comportarnos siempre como Ella, con bondad, cordialidad y disponibilidad hacia los demás.

Nos invita a confiar y acudir al Señor. Ella confía plenamente en su Hijo y está convencida que Él sabe lo que conviene hacer. De María aprendemos a hacer verdadera oración, a presentarle al Señor nuestras carencias y a aceptar con humildad su voluntad. La indicación que les da a aquella gente, también es valida hoy para nosotros: HACED LO QUE ÉL OS DIGA. Nos invita a entrar en la voluntad de Dios, a querer lo que Dios quiere. Que nuestra vida sea una búsqueda de la voluntad de Dios para realizarla, Ella con su HAGASE nos señala la actitud del discípulo, buscar agradar a Dios, hacer de nuestra vida un SI. Toda nuestra vida, con su gracia, puede transformarse. El Señor espera que pongamos a su disposición todo lo que tenemos, que sepamos dar el cien por ciento en todo lo que hagamos y que realicemos nuestros trabajos con la máxima entrega y responsabilidad.

Esta semana del 18 al 25 de enero, culmina con la conversión de San Pablo, se celebra la Semana de la Unidad por los cristianos, este año lleva el lema: “Destinados a proclamar las grandezas del Señor”, se nos invita a orar por la unidad tan necesaria para que el mundo pueda acoger la Buena Nueva del Evangelio. “Que todos sean uno para que el mundo crea”. En palabras del Papa Francisco: “La búsqueda de la unidad plena de los cristianos sigue siendo una prioridad para la iglesia Católica”.

Feliz domingo. Feliz día del Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

alfeo-impuestos

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 2,13-17: Sígueme

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 2,13-17: Sígueme.

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del lago; la gente acudía a él, y les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo:
-«Sígueme.»
Se levantó y lo siguió. Estando Jesús a la mesa en su casa, de entre los muchos que lo seguían un grupo de publicanos y pecadores se sentaron con Jesús y sus discípulos. Algunos escribas fariseos, al ver que comía con publicanos y pecadores, les dijeron a los discípulos:
-«¡De modo que come con publicanos y pecadores!»
Jesús lo oyó y les dijo:
-«No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos presenta un detalle que no quiero que se nos pase desapercibido, era mucha la gente que buscaba a Jesús y atendían a sus enseñanzas. Acercarnos a Él y entrar en su escuela de formación. Valorar mucho la formación ya que es una parte importante del trípode para vivir en cristiano, necesario para poder dar razón de nuestra fe, nadie puede amar lo que desconoce, S. Jerónimo decía que amar a Cristo es conocer la Sagrada Escritura.

Ocupa el lugar central la Vocación de Mateo, fue el Señor el que se hizo el encontradizo con Levi y le invito a seguirle. La iniciativa siempre es del Señor. Se cumple lo que Jesús recordara a los apóstoles: “He sido yo el que os ha elegido”. Todo cristiano es invitado también por Nuestro Señor al seguimiento.

Otro detalle es que no excluye a nadie para su seguimiento, esto escandalizo a muchos de sus paisanos, ya que no estaba bien visto, simplemente por su trabajo ya se suponía muchas cosas, desde ser colaborador del extranjero, pero seguro que ha amasado dinero injustamente, en el relato de la vocación de Mateo en otro evangelista, el mismo reconoce que “si de alguien se ha aprovechado le restituirá cuatro veces más”. Lo cual reconoce, no son infundadas las acusaciones hacia su persona, pero lo que sorprende es que eso no es motivo para que el Señor se acerque a él y le ayude a transformar y cambiar su vida. Y mucho que la cambio, pronto se percata que tiene que devolver todo lo robado o adquirido injustamente, y esto con creces. Acoger al Señor en la vida de uno es dejarse hacer por Él, con lo cual la transformación se va haciendo visible casi sin darnos cuenta en el día a día, pero el sello de su espíritu y la mirada de fe ante los acontecimientos irradia esa luz que no es nuestra y que ilumina nuestra existencia.

Impresionante las palabras que el Señor nos hace, “no necesitan medico los sanos sino los enfermos”. Con lo cual nadie puede sentirse excluido, ¿quién puede decir que no necesita a este medico? De cuantas cosas tiene que sanarnos el Señor. Si hoy el Señor te dijera ¿Qué puedo hacer por ti? ¿Qué le dirías? Entrégale al Señor tus sufrimientos para que Él te sane y cure. Recuerda que hoy es sábado y es un día muy especial para honrar a nuestra madre la Santísima Virgen María, en la escuela de María podemos buscar, acoger, formarnos, vivir nuestra vocación, dejarnos sanar y curar por su Hijo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

2015-12-07 09.08.17

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 2,1-12: Llegaron cuatro llevando un paralítico

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 2,1-12: Llegaron cuatro llevando un paralítico.

Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico. Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico:
-«Hijo, tus pecados quedan perdonados.»
Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros:
-«Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?»
Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo:
-«¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados … »
Entonces le dijo al paralítico:
-«Contigo hablo: Levántate, coge tu camilla -y vete a tu casa. »
Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo:
-«Nunca hemos visto una cosa igual.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Comenzamos con la meditación tomada del Papa Benedicto XVI:
“El paralítico es imagen de todo ser humano al que el pecado impide moverse libremente, caminar por la senda del bien, dar lo mejor de sí. En efecto, el mal anidando en el alma, ata al hombre con los lazos de la mentira, la ira, la envidia y los demás pecados, y poco a poco lo paraliza. Por eso Jesús, suscitando el escándalo de los escribas presentes, dice primero: „Tus pecados quedan perdonados‟ (…). El mensaje es claro: el hombre, paralizado por el pecado, necesita de la misericordia de Dios, que Cristo vino a darle (…). También hoy la humanidad lleva en sí los signos del pecado, que le impide progresar con agilidad en los valores (…). Pero la palabra de Dios nos invita a tener una mirada de fe y a confiar, como las personas que llevaron al paralítico, a quien sólo Jesús puede curar verdaderamente (…). Invoquemos juntos la intercesión de la Virgen María para que todos los hombres se abran al amor misericordioso de Dios, y así la familia humana pueda sanar (…) de los males que la afligen». (Benedicto XVI, 19 de febrero de 2006).

El paralítico y los cuatro hombres tratan de superar todos los obstáculos para acercarse a Jesús: subieron al enfermo en su camilla hasta el techo de aquella casa donde se encontraba el Señor y comenzaron a remover las piezas de la cubierta. Jesús estaba tan sorprendido de su actitud, audaz y filial, que esto le permitió obrar el milagro de perdonar sus pecados y curar al hombre de su parálisis. Hace falta paciencia para perseverar en el bien, se requiere constancia para vencer las dificultades. Los hombres que cargaron al paralítico acercaron a su amigo enfermo a Jesús. Hagamos nosotros lo mismo. Que nuestro buen ejemplo lleve a muchos hasta Cristo.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

curacion-leproso

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 1,40-45: Si quieres, puedes limpiarme

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 1,40-45: Si quieres, puedes limpiarme.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:
-«Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo:
-«Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente:
-«No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

​ En el Evangelio de hoy, se nos presenta la curación del leproso, y en otro evangelista apreciamos la sensibilidad de Ntro Señor al hacer la pregunta : ¿qué puedo hacer por ti? Imaginaros por un momento, que hoy, el Señor te hiciera la misma pregunta, te has detenido a pensar que le dirías, párate por un momento, ¿qué es lo que verdaderamente necesitas?, podríamos en nuestra oración, en el diálogo con Él presentarle lo que verdaderamente creemos que es importante, aquello que deseas para ti, su intervención podrá hacer posible nuestra acción, para que nos cure, nos purifique.

​ Otro punto para nuestra meditación, es la delicadeza con la que el leproso se dirige al Señor: “si quieres”, si te parece oportuno, si lo estimas mejor, si te parece, pidiéndole permiso al Señor, contando con Él, el trato que mantiene es de una delicadeza extrema, nos muestra cómo debería ser nuestra suplica, dirigirnos siempre al Señor sin exigencias, poniendo nuestra necesidad en sus manos y si nos conviene, que se cumpla, y a la misma vez, con la confianza extrema, sabiendo que Dios siempre va a querer lo que sea mejor para nosotros, sabiendo que Dios quiere lo que nos hace bien, aunque no siempre sepamos nosotros lo que resulta mejor o más bien nos hace. El ejemplo del leproso nos invita a ponernos en sus manos, aprender que Él me concede lo que sabe que será bueno para mí y para que el reino de Dios crezca. ¡Ojalá! que nuestra oración sea siempre: “Señor, si quieres dame lo que te estoy pidiendo, y si no es así, concédeme lo que sea bien para mí salvación”. Que esto nos lleve a buscar siempre la voluntad de Dios, a configurarnos con su voluntad, a desear lo que le sea grato, a no querer y solo aspirar a lo que Dios quiere. Vive el día de hoy desde ese abandono a la voluntad de Dios. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

curación suegra de simon

EVANGELIO DEL DÍA: Marcos 1, 29-39: La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron

EVANGELIO DEL DÍA:
Marcos 1, 29-39: La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron.

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.
La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron.
Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó.
Se le pasó la fiebre y se puso a servirles.
Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y poseídos.
La población entera se agolpaba a la puerta.
Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar.
Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.
Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: Todo el mundo te busca.
Él les respondió: Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.
Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy podemos señalar dos acentos: El primero: el gran poder de la intercesión, al contemplar la curación de la suegra de Pedro, esta señora, que no había pedido ningún milagro, lo recibe. En esto descubrimos la bondad del Señor, la gratuidad de su amor y el poder de la oración de intercesión, fueron los discípulos los que se lo dijeron al Señor, . ¡Cuánto nos enseñan estas líneas del evangelio! Hemos de vivir siempre con paciencia, ánimo y esperanza, en toda circunstancia. El Señor, que es dueño de la vida, nos lleva de su mano. Vivamos más pendientes de los demás que de las necesidades personales y recemos a Dios por los otros. La suegra de Pedro, al ser curada se puso a servir. Nuestra vida encuentra su sentido cuando nos lleva al servicio de los demás.

El segundo acento es la oración, la relación con el Padre, ni el cansancio de una jornada intensa no le impidió a Jesús disponerse desde muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, para hacer oración. Así obraba el Señor: oraba con frecuencia en la soledad, en lo secreto, alejado del tumulto. ¿Por qué oraba Cristo? Él era Dios, ¿porque recurría entonces a la oración? Jesús nos enseña no solo con su palabra, con su mensaje, también nos enseña con su obrar, destacándonos lo que él valora, es una manera de decirnos que eso es importante, varias veces se retira el Señor a orar, y en distintos momentos del día, nos esta diciendo que se requiere del silencio para poder escuchar a Dios en nuestra vida. Con su ejemplo, Cristo nos ayuda a relacionarnos con el Padre con confianza filial, y nos hace ver que a la oración hay que llevar la voluntad de cooperar con los planes de Dios. Tengamos sed de oración. Amemos estar con el Padre. De ahí sacaremos, como Jesús, el celo y la motivación para recorrer nuestra vida trabajando por el Reino. 
Hoy puede ser un buen día para potenciar la actitud de servicio y para tener tiempo para estar con el Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

2016-01-12 07.50.56

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 1,21-28: Enseñaba con autoridad

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 1,21-28: Enseñaba con autoridad.

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad. Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar:
-«¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó:
-«Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos:
-«¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El tema principal del Evangelio de hoy es la autoridad de Jesús, y esta manera de proceder sorprendió mucho, porque sus contemporáneos no estaban acostumbrados a ese tipo de autoridad que no se impone a la fuerza, – que se impone por la autenticidad, por la integridad, porque lo que dice se cumple, por la coherencia, en ello radica su fuerza.

También el Evangelio de hoy nos presenta una curación, nos relata que Jesús hacía milagros en sábado y por eso era acusado de quebrantar la Ley. Pero Jesús proclama que toda ley ha sido instituida para el hombre, y para hacer el bien. Con esto nos enseña que la verdadera fe cristiana consiste en amar a Dios y al prójimo. Esto es lo que da valor a la práctica de los preceptos. Jesús nos revela al Dios que ama, cuyo poder es un poder de amor. El Señor nos enseña que debemos centrarnos en cumplir la voluntad de Dios en nuestra vida, en agradarle a Él y no distraernos con los criterios de la lógica humana que nos empujan a alcanzar la simple estima y alabanza de los demás. Jesús vive polarizado por la salvación de las almas y muere en la cruz, por amor a nosotros, para redimirnos, aun mostrandose en contra de los juicios de los hombres.

Pidamos al Señor que, así como rescató al hombre poseído por un espíritu inmundo, nos libere de la búsqueda de la gloria humana. Esforcémonos por ser discretos en nuestras palabras y en todo nuestro obrar, que todas nuestras acciones estén impregnadas de la pureza de intención. Hagamos el bien de manera oculta, sin esperar recompensa. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

2016-01-11 08.00.19

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 1,14-20: Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 1,14-20: Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:
-«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo:
-«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN 

Empezamos hoy la primera semana del tiempo litúrgico. Comenzamos con el tiempo ordinario y en el Evangelio nos encontramos con dos partes bien diferenciadas: Llamada a la conversión con la predicación inaugural de Jesús y la narración de las cuatro primeras vocaciones.

El Señor desea nuestro bien, desde allí nos ofrece la invitación a cambiar, nos llama a la conversión, porque nos ama, el Señor quiere lo mejor para cada uno de nosotros. Nos recuerda que “Esta cerca el Reino de Dios”. Que abramos mucho nuestros ojos para detectar su presencia, que tenemos huellas, semillas… del Reino. Que nos podemos estar perdiendo el gran tesoro que Él nos ofrece ya que es muy fácil descuidarse y permanecer sin acoger su invitación, dicho proceso de conversión no es cuestión de un momento o unos sentimientos, más bien nos lleva toda nuestra existencia, durante toda nuestra vida. Nos aporta muchas fuentes de dicha, de felicidad, y nos va transformando hasta adquirir los mismos sentimientos de Ntro. Señor Jesucristo.

Con la invitación realizada a los discípulos: Simón, Andrés, Santiago y Juan. Nos recuerda que ser discípulo suyo, es hacer nuestra la invitación que les hizo a ellos: “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres”. Primeramente: “Venid conmigo”, necesitamos encontrar nuestro descanso en el Señor, necesitamos apoyarnos más en Él, aquí iremos viendo que nos falta vida de oración, que andamos faltos de raticos de intimidad con Él, que nos iría muchísimo mejor si contáramos cada vez más con Él, no hacer nada sin Él, sabiendo lo que en más de una ocasión les recordó a los discípulos: “Sin Mí no podéis hacer nada”. Todo con Él, por Él y nada sin Él. Buscando siempre su gloria y queriendo hacerlo amar. En eso consiste “pescadores de hombres”, no es cuestión de proselitismo, más bien, mostrarle a los demás la fuente de nuestra alegría, nuestro gozo, nuestra esperanza, nuestra fuerza, el sentido de nuestra existencia, mostrar a quien puede saciar todas las necesidades por las que pasa el ser humano. Si conocieras el don de Dios, tú mismo se lo reclamarías. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

bautismo-del-senor[1]

EVANGELIO DEL DÍA : Lc 3,15-16.21-22: Jesús también se bautizó

EVANGELIO DEL DÍA :
Lc 3,15-16.21-22: Jesús también se bautizó.

En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos:
-Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. El os bautizará con Espíritu Santo y fuego.
En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:
«Tú eres mi Hijo, el amado, en quien me complazco.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

La meditación de hoy la he tomado del Angelus dado el 13 enero de 2008 por el Papa emérito Benedicto XVI:

“Con la fiesta del Bautismo del Señor, que celebramos hoy, se concluye el tiempo litúrgico de Navidad. El Niño, a quien los Magos de Oriente vinieron a adorar en Belén, ofreciéndole sus dones simbólicos, lo encontramos ahora adulto, en el momento en que se hace bautizar en el río Jordán por el gran profeta Juan. El Evangelio narra que cuando Jesús, recibido el bautismo, salió del agua, se abrieron los cielos y bajó sobre él el Espíritu Santo en forma de paloma. Se oyó entonces una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”. Esa fue su primera manifestación pública, después de casi treinta años de vida oculta en Nazaret.

…¿Cuál es el significado de este acto, que Jesús quiso realizar —venciendo la resistencia del Bautista— para obedecer a la voluntad del Padre?. Su sentido profundo se manifestará sólo al final de la vida terrena de Cristo, es decir, en su muerte y resurrección. Haciéndose bautizar por Juan juntamente con los pecadores, Jesús comenzó a tomar sobre sí el peso de la culpa de toda la humanidad, como Cordero de Dios que “quita” el pecado del mundo. Obra que consumó en la cruz, cuando recibió también su “bautismo”. En efecto, al morir se “sumergió” en el amor del Padre y derramó el Espíritu Santo, para que los creyentes en él pudieran renacer de aquel manantial inagotable de vida nueva y eterna.

Toda la misión de Cristo se resume en esto: bautizarnos en el Espíritu Santo, para librarnos de la esclavitud de la muerte y “abrirnos el cielo”, es decir, el acceso a la vida verdadera y plena…”

Hoy es un gran día para renovar nuestro bautismo y darle muchas gracias al Señor por el gran regalo que nos ha hecho, introduciéndonos en su familia, la de los hijos de Dios. Siempre me ha impresionado en esta festividad contemplar a Nuestro Señor haciendo cola entre los pecadores, pasando como uno de tantos, él que no cometió pecado, todo un Dios entremezclado con los que nada cuenta, con los marginados, sin querer privilegios, estando en la fila con paciencia, sabiendo esperar su turno, me impresiona este Dios que rompe todos los esquemas de este mundo, no quiere privilegios, no busca honores, le da igual que lo confundan, pasando como uno de tantos, mezclado entre los pecadores. Feliz día del Señor. Feliz domingo. Que tengas buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2016-01-09 08.52.22

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 6,45-52: Ánimo, soy yo, no tengáis miedo

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 6,45-52: Ánimo, soy yo, no tengáis miedo.

Después que se saciaron los cinco mil hombres, Jesús en seguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran hacia la orilla de Betsaida, mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar. Llegada la noche, la barca estaba en mitad del lago, y Jesús, solo, en tierra. Viendo el trabajo con que remaban, porque tenían viento contrario, a eso de la madrugada, va hacia ellos andando sobre el lago, e hizo ademán de pasar de largo. Ellos, viéndolo andar sobre el lago, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque al verlo se habían sobresaltado. Pero él les dirige en seguida la palabra y les dice:
– «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo.»
Entró en la barca con ellos, y amainó el viento. Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque eran torpes para entender.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el protagonismo de los discípulos, sobresalen por su no entender (cuanto agradezco a los evangelistas el mostrarnos las dificultades, debilidades y “torpezas” de ellos, cuánto me ayudan y que cercanos se me hacen) lo que pasó con los panes, y enseguida son testigos de cómo Jesús camina sobre las aguas.
Una llamada para nuestra vida nos la muestran los apóstoles, la paz y la serenidad nos vendrán de que admitamos a Jesús junto a nosotros. Sólo así podremos oír que nos dice: “ánimo, soy yo, no tengáis miedo”.

Este “no tengáis miedo” va dirigido cantidad de veces por Dios Padre en el Antiguo Testamento, y por Dios Hijo otras tantas en el Nuevo Testamento a los llamados a realizar alguna misión. Y hoy nos interpela a nosotros.

En los encuentros de la juventud el Papa San Juan Pablo II una de las invitaciones que iba repitiendo en las diversas partes del mundo era el NO TENGAIS MIEDO, hoy Cristo nos invita a permanecer en su amor y a ser fuertes ante las dificultades. Porque Él está con nosotros y sólo con Él seremos capaces de vencer los vientos más fuertes que arrecien contra nuestra barca.

Las palabras del Señor nos estimulan: «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo.»

También hoy se hacen realidad y nos reclaman ser acogidas, nos las dirige el Señor a cada uno, en los momentos por los que estamos pasando, NO TENGAS MIEDO. Una invitación fuerte a vencer todos nuestras turbaciones, desasosiegos, ansiedades, sentir su cercanía, su presencia, no estamos solos, nos acompaña, nos ayuda, nos protege, solo se nos pide creer y confiar. Ruégaselo hoy en tus suplicas y entrégaselo todo al Señor también tus miedos. ¡Ánimo! La victoria esta en el Señor, ha vencido al mal.

Hoy sábado día en el que se nos invita a venerar de una manera especial a la Santísima Virgen María, acudamos a la escuela de María, busquemos su protección y su ayuda para crecer en el amor y en el seguimiento de su Hijo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2016-01-08 07.55.46

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 6,34-44: Le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 6,34-44: Le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor.

En aquel tiempo, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.
Cuando se hizo tarde se acercaron sus discípulos a decirle:
-«Estamos en despoblado, y ya es muy tarde. Despídelos, que vayan a los cortijos y aldeas de alrededor y se compren de comer.»
Él les replicó:
-«Dadles vosotros de comer.»
Ellos le preguntaron:
«¿Vamos a ir a comprar doscientos denarios de pan para darles de comer?»
Él les dijo:
«¿Cuántos panes tenéis? Id a ver.»
Cuando lo averiguaron le dijeron:
-«Cinco, y dos peces.»
Él les mandó que hicieran recostarse a la gente sobre la hierba en grupos. Ellos se acomodaron por grupos de ciento y de cincuenta.
Y tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran. Y repartió entre todos los dos peces.
Comieron todos y se saciaron, y recogieron las sobras: doce cestos de pan y de peces.
Los que comieron eran cinco mil hombres.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio nos presenta el milagro de la multiplicación de los panes. En este tiempo de Navidad, hemos dado un gran brinco, desde contemplar a todo un Dios hecho Niño, a mirarlo ayer en el inicio de su vida publica, hemos dado un salto de más de treinta años, y hoy dentro de la MANIFESTACIÓN de Dios en los milagros.

Al examinar el pasaje de hoy , muchas veces hemos comentado este pasaje haciendo referencia a su presencia real en la Eucaristía, sólo su amor omnipotente podía encontrar un modo tan sencillo de quedarse entre nosotros, para estar a nuestro alcance y alimentarnos con su gracia. ¡Cuánta admiración debe despertar en nosotros el misterio eucarístico! Se trata de un don gratuito e inmerecido.

Sin embargo hoy, en nuestra meditación, voy a subrayar dos aspectos. Uno, lo encontramos en el inicio del pasaje: “le dio lastima…porque andaban como ovejas sin pastor”. Cuantos contemporáneos nuestros se encuentran sin rumbo, sin ilusión, sin esperanza sin sentido y tantos sin, que podríamos ir añadiendo…, esta cultura que rechaza o ignora a Dios esta pagando el alto precio de las heridas del pecado, porque no saben distinguir entre lo que le hace bien o le esta perjudicando, nada es inocente, toda opción trae unas consecuencias, y querer vivir como si Dios no existiera, lleva a lastimarnos unos a otros, nos encontramos huérfanos, sin padre, y como hermanastros unos para con otros, creciendo la violencia expresada de multitud de formas, se justifica lo injustificable, se reclama respeto los que no respetan a los que no son de los nuestros. Sembrando muerte, confusión, colocando falsos ídolos a los que adorar y entregar nuestro tiempo, nuestras personas. Es para que de lastima y preocupe lo que estamos sembrando. ¿cómo remediar? ¿cómo actuar? ¿Cómo ser portadores de esperanza ante tantas malaventuranzas? ¿cómo luchar contra el mal? ¿cómo combatir el pecado? ¿cómo sanar tantas heridas? No debemos quedarnos en la queja, no podemos simplemente lamentarnos, el Señor actúa y pide que les demos nosotros de comer. Estamos llamados a saciar tantas hambres generadas hoy: soledades, vacíos, angustias, miedos… Consolad, consolad a mi pueblo nos sigue invitando el profeta.

Y otro acento, es la colaboración que demanda a los discípulos, como les solicita que ponga lo poco que tienen, para que Él realice el milagro. Detente por un momento en este gesto, todo un Dios nos pide nuestra colaboración, aunque a los ojos de nuestro mundo pueda parecer pequeña, para Dios nunca lo es, el mirar que tiene Dios no es al que nosotros estamos acostumbrados, Dios es capaz de multiplicar nuestro pequeño gesto de amor y hacernos partícipes de su don y en el amor no hay nada pequeño, el amor lo hace grande y es que el Señor siempre hace el milagro. Lo más grande, es que Dios quiere contar con nuestra pequeñez. ¡Que grande que es Dios! Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote