jesus-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 23,1-12: No hacen lo que dicen.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 23,1-12: No hacen lo que dicen.

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos diciendo:
-En la cátedra de Moisés se han sentado los letrados y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen.
Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar.
Todo lo que hacen es para que los vea la gente:
alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto;
les gustan los primeros puestos en los banquetes
y los asientos de honor en las sinagogas;
que les hagan reverencias por la calle
y que la gente los llame «maestro».
Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos.
Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo.
No os dejéis llamar jefes, porque uno solo es vuestro Señor, Cristo.
El primero entre vosotros será vuestro servidor.
El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy hay una llamada a la coherencia. Decir y hacer deben de ir unidos. Pero una cosa de las que se desprende en este pasaje es que el Señor nos regala, que aunque a veces fallen los pastores del pueblo de Dios, como humanos que son, ésa no es razón para abandonar la Iglesia, la fe y la práctica religiosa, “haced lo que ellos os digan”, llega a afirmar el Señor, aún sabiendo la falta de coherencia en sus vidas. Jesús denuncio muchísimas veces la hipocresía, la falta de autenticidad, para Él es muy importante que nuestra vida corrobore lo que proclaman nuestros labios, con lo cual podríamos decir que la verdadera fe es aquella que es coherente, es decir, el auténtico cristiano es el que no permite que sus acciones contradigan lo que afirma con la boca. Quien es auténtico, se comporta de la misma manera en el trato con todas las personas, en el trabajo, en la escuela, en el hogar, en la Iglesia, ya sea que esté solo o acompañado. Esta veracidad nos lleva a ser sinceros en actos y palabras y nos da la fuerza para evitar la duplicidad, la simulación o la hipocresía. Durante esta Cuaresma podemos ejercitarnos por poner en práctica esta unidad de vida viviendo en todo de acuerdo con la voluntad de Dios, purificando las intenciones, revisando las actitudes, de modo que vayan encaminadas únicamente a la gloria de Dios. Pidámosle al Señor que nos ayude a no ser motivo de escandalo para nadie, cuando vean lo mucho que nos falta para mostrar en nuestras vidas sus mismos sentimientos y las mismas actitudes.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2016-02-22 08.09.48

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 16, 13-19: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 16,13-19: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:
-«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
Él les preguntó:
-«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
-«Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.»
Jesús le respondió:
-«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la promesa realizada a Pedro: “Tu eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará”. Después de la confesión de Pedro, el Señor con estas palabras fortalece, confirma y le entrega una misión, invitándole a vencer los miedos, tendrás luchas pero no te podrán, el poder del maligno tiene caducidad, en ese combate no estás solo y no te derrotarán.
La fiesta de hoy nos ofrece una oportunidad para manifestar nuestra filial adhesión a las enseñanzas del sucesor de Pedro, a su magisterio, nuestra unión y comunión con nuestros pastores. El amor al Papa es señal de nuestro amor a Cristo. El Papa Emérito, Benedicto XVI, en la audiencia general del 22 de febrero nos ayuda a celebrar este día:

“La fiesta de hoy, nos invita a mirar a la Cátedra de San Pedro, nos estimula a alimentar la vida personal y comunitaria con la fe fundada en el testimonio de San Pedro y de los demás Apóstoles. Si imitáis su ejemplo, también vosotros, queridos amigos, podréis ser testigos de Cristo en la Iglesia y en el mundo.

…Se trata de una tradición muy antigua, atestiguada en Roma desde el siglo IV, con la que se da gracias a Dios por la misión encomendada al apóstol san Pedro y a sus sucesores. La “cátedra”, literalmente, es la sede fija del obispo, puesta en la iglesia madre de una diócesis, que por eso se llama “catedral”, y es el símbolo de la autoridad del obispo, y en particular de su “magisterio”, es decir, de la enseñanza evangélica que, en cuanto sucesor de los Apóstoles, está llamado a conservar y transmitir a la comunidad cristiana. Cuando el obispo toma posesión de la Iglesia particular que le ha sido encomendada, llevando la mitra y el báculo pastoral, se sienta en la cátedra. Desde esa sede guiará, como maestro y pastor, el camino de los fieles en la fe, en la esperanza y en la caridad.”

Recordemos hoy en nuestra oración ,de manera especial al Papa Francisco, sucesor de S. Pedro, y también, a nuestro Obispo, D. José Manuel, que nos une a la sucesión apostólica. Recordémoslos diariamente en nuestras oraciones, pidamos por ellos y por sus intenciones.

Que tengas un buen día.

2016-02-21 09.44.15

EVANGELIO DEL DIA: Lc 9, 28b-36: Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió.

EVANGELIO DEL DIA: Lc 9,28b-36: Mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió.

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Juan y a Santiago a lo alto de una montaña, para orar. Y mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos.
De repente dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que aparecieron con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén.
Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y espabilándose vieron su gloria y a 1 os dos hombres que estaban con él. Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús:
-Maestro, qué hermoso es estar aquí. Haremos tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.
No sabía lo que decía.
Todavía estaba hablando cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía:
-Este es mi Hijo, el escogido, escuchadle.
Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el misterio de la transfiguración de Ntro. Señor, nos hallamos con un anticipo de la gloria antes de pasar por la pasión, muerte y crucifixión. El Señor quiso fortalecer la débil fe de los discípulos. El Señor sube a una montaña a orar. Para Él la oración es el momento más importante, era frecuente que se retirará a orar. Con su ejemplo nos muestra el camino a seguir, difícilmente se puede ser seguidor suyo sin oración, no podemos seguirle con nuestras solas fuerzas, necesitamos de Él, no se puede ser cristiano sin la intimidad del encuentro que nos da la oración. Orar no es hablar de Dios sino hablar con Dios. La oración siempre es comunicación personal con Dios y experiencia de su amor que nos colma, transforma y dignifica.

La voz del Padre confirma su amor al Hijo y su revelación a los discípulos: “Este es mi Hijo, el escogido, escuchadlo”. El Papa Francisco nos invitaba en el mensaje de cuaresma de este año -2016-, a incrementar el contacto con la Palabra de Dios, escucha orante de la Palabra. “Escuchadle”, que sea el Señor el que nos ilumine, guie y oriente en cada momento de nuestra existencia. En el misterio de la transfiguración se nos invita a adentrarnos a mirar el rostro luminoso de Cristo. A escuchar su voz. Según el Papa Francisco: “La gente de hoy tiene necesidad ciertamente de palabras, pero sobre todo tiene necesidad de que demos testimonio de la misericordia, la ternura del Señor, que enardece el corazón, despierta esperanza, atrae hacia el bien. ¡La alegría de llevar la Consolación de Dios! (homilía, 7 de julio 2013)

Es domingo, día del Señor, día consagrado a Dios. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5, 43-48: Amad a vuestros enemigos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,43-48: Amad a vuestros enemigos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.
Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestro hermano, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los paganos? Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

La Cuaresma, tiempo propicio para crecer en el amor. ¡Que difícil! amar a quien no te quiere. – Sin embargo tenemos el testimonio de tantos santos, que han sido signo con sus vidas que es posible, nos lo hacen creíble y podemos ver que se puede, pero decimos, claro ellos son santos, como si eso fuera para unos pocos privilegiados, que han dado su vida perdonando, incluso así, sabemos que es un don que tenemos que pedirle al Señor-.

En el Evangelio de hoy nos encontramos en el marco de las Bienaventuranzas y vemos como el Señor nos recuerda que el amor es más exigente y no se conforma solo con lo que la ley mandaba. El amor esta llamado a crecer sin limites, nos recuerda S. Pablo en el bello himno de la caridad. En ese crecer sin limites lleva a dar un paso y vence el mal a fuerza de bien, a aquel que te desea mal logra ganártelo, intenta que quien actúa como enemigo pueda pasar a ser amigo. Digo más, no te conformes con amigo, es tu hermano, aunque él no lo sepa. El amor es capaz de generar vida donde solo se siembra muerte, es el milagro del amor.

“Rezad por los que os persiguen”. Y dice bien, rezad,… rezad es el primer paso, poner el nombre ante el Señor de aquel que te cuesta aceptar, tal y como es ,o porque contigo se ha portado no muy bien, para que el Señor toque su corazón, ponga su mano, nos capacite también a nosotros para poder irradiar su amor, humanamente es imposible, o lo hace Él , ya que para Él nada hay imposible, pero nos lo tiene que regalar, importantísimo la oración, es una de las armas que tenemos para vencer a nuestro hombre viejo.

Poniendo siempre nuestra mirada en el amor que Dios nos tiene. “hace salir el sol sobre los buenos y malos”. Imitando la bondad de Dios, pidiéndole que sea su amor el que nos ayude a nosotros a amar como somos amados. “Si amáis a los que os aman, ¿Qué merito tenéis?. Estamos llamados a amar como nos ama el Señor. Hasta dar la vida y perdonando.

Hoy, sábado, la liturgia nos invita a poner nuestra mirada en la Santísima Virgen, a acudir a la escuela de María, a recorrer este itinerario de la Cuaresma dejándonos guiar por Ella. Que tengas un buen día.

2016-02-09 08.22.09

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5, 20-26: Si no sois mejores.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,20-26: Si no sois mejores.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No matarás”, y el que mate será procesado. Pero yo os digo: Todo el que esté peleado con su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama “renegado”, merece la condena del fuego. Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Con el que te pone pleito, procura arreglarte en seguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último cuarto.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El viernes, día penitencial por excelencia, día de conversión y de encuentro personal con Dios. La llamada que nos hace el Evangelio de hoy es a no “conformarnos” con ser buenos, muchos que no se han encontrado con Dios lo son, el cristiano esta llamado a ser más que bueno, esta llamado a ser santo y su camino se recorre desde el mandamiento nuevo, decía S. Pablo que siempre andamos faltos de amor, estamos llamados a “ser mejores” , siempre podemos amar más y mejor. Si es verdad que el amor es el primer mandamiento ¿cómo se pone en práctica? Jesús nos ilustra con tres casos. Constituyen el primer grado, lo que hay que evitar. El insulto, la enemistad y la querella contra el prójimo no serán propias de un cristiano. Pero más allá del precepto negativo “no matarás”… se nos abre el horizonte ilimitado del amor al prójimo. El primer paso es evitar esas tres actitudes, pero Jesús no se detendrá en ellas mas que como un mero paso intermedio, él va más allá. Por tanto es un buen momento para hacer nosotros también nuestro propio examen de conciencia. Para preguntarnos, a la luz de la fe, ¿qué hay de todo esto en mi corazón? Saber perdonar, no guardar rencores e imitar con ello a Jesucristo. La gracia de Dios nos impulsa a ello, es una obra propia del Espíritu Santo, si le dejamos actuar en nuestra alma.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

JES_S_PREDICANDO-500x375

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7, 7-12: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-12: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Termina el Evangelio de hoy, señalándonos lo mínimo que se nos puede exigir si hablamos de crecer en la caridad, lo mínimo seria: “tratar a los demás como queremos que ellos nos traten”. No deberíamos conformarnos con los mínimos si hablamos de amor, y con pesar para nosotros, experimentamos que ni siquiera de esos mínimos somos capaces, nos encontramos con faltas de delicadeza, nos cuesta ponernos en el lugar del otro, que difícil controlar nuestra lengua, no caer en una palabra inoportuna, en el juicio, en la murmuración. ¡Que difícil!. Sin embargo, que poco nos gustaría que lo hicieran con nosotros.

La cuaresma es un tiempo propicio para crecer en el amor. Hemos de examinar nuestra trato, la relación que tenemos con los que convivimos. Y ver las llamadas a cambiar, a convertirnos que nos reclama la Palabra de Dios. Al descubrir nuestro pecado podemos entregarle a Ntro. Señor todo aquello que necesitamos que nos ayude para ser sanados, ser curados, ser purificados.

Hoy por un momento repítele esta máxima; busca en todo tratar a los demás con generosidad, amor, como seguramente te gustaría que ellos lo hicieran contigo, pídele al Señor, que te capacite para amar y no te conformes con los mínimos, y si puedes, ser más generoso y devolver más de lo que te entreguen, que puedan ver por tu gran generosidad en gestos y detalles de amor que eres discípulo del Señor.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

2016-02-17 08.07.05

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 29-32: A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,29-32: A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás.

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús y él se puso a decirles:
-Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del Hombre para esta generación.
Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Cuando sea juzgada esa generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta como la gente acudía alrededor de Jesús, habían oído muchas cosas grandiosas de Él, querían verle hacer alguna señal. Buscaban algo extraordinario. Tal vez nosotros, en la práctica, tenemos la misma actitud de aquellos hombres que se resistían a creer en Jesús. Decimos que somos cristianos, pero en la vida diaria nos comportamos como si no lo fuéramos. Cuantas veces queremos también manipularlo, pensamos que Dios tiene que obedecernos a nosotros en vez de entrar nosotros en su voluntad.

La Cuaresma es una oportunidad para volvernos al amor de Cristo. Es un tiempo oportuno, un tiempo favorable, donde se derrama la Gracia. La llamada a la conversión nos esta recordando el Papa Francisco es la invitación alegre de seguir al Señor. Este período cuaresmal puede ser una buena oportunidad para sacar las tijeras espirituales y cortar con todo aquello que no sea cristiano en nosotros; para podar aquellas ambiciones, defectos, que nos separan de Jesucristo. Pero sobre todo, es un momento propicio para convertirnos a su gran amor. Un amor que sepa asumir la caridad de Cristo con nosotros mismos y con los demás.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-orando-montaña

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 6, 7-15: Vosotros rezad así.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 6,7-15: Vosotros rezad así.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Cuando recéis no uséis muchas palabras como los paganos, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que se lo pidáis. Vosotros rezad así:
Padre nuestro del cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo,
danos hoy el pan nuestro,
perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido,
no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno.
Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la oración que el mismo Señor enseñó a los discípulos, después que ellos le pidieran que les enseñase a orar. En la oración del Padre nuestro, enseñada por el mismo Señor es el resumen de todo el evangelio, en sus siete peticiones aparece lo más importante (santificar su nombre, desear su reino, querer su voluntad, pedirle solo lo necesario, trabajar desde el perdón, ayuda para combatir el mal y que nos libre de las influencias del maligno).

Santo Tomás de Aquino nos dice que se trata de la oración más perfecta, pues en ella pedimos todo lo que podemos anhelar. Esta oración nos enseña a acercarnos a Dios con toda confianza y a relacionarnos con el Padre con conciencia filial, con seguridad, humildad y con la certeza de ser amados. Debemos pronunciar las primeras palabras de esta oración con un gran sentido de adoración y de agradecimiento por haber sido adoptados por Dios como hijos.

La oración del “Padre nuestro” ha de desarrollar en nosotros algunas disposiciones fundamentales, primero el propósito de parecernos a Él que nos ha creado y el empeño de comportarnos como verdaderos hijos suyos. Esta oración comienza con las palabras “Padre nuestro”. Nos enseña así, que sólo podemos encontrar al Padre, si salimos de nuestro individualismo y vivimos unidos a los demás.

¡Padre Nuestro! Santa Teresa de Ávila decía que a menudo le bastaban estas dos palabras para sumirse en larga oración. Llamar a Dios “Padre”. Expresa esta doble condición: la paternidad de Dios sobre nosotros (somos hijos) y nuestra fraternidad respecto de los demás (nos hace hermanos).

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus_predicando

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 25, 31-46: Cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 25,31-46: Cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los án­geles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
“Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino prepara­do para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me ves­tisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.”
Entonces los justos le contestarán:
“Señor, ¿cuando te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?»
Y el rey les dirá:
“Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.”
Y entonces dirá a los de su izquierda:
“Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.”
Entonces también éstos contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o des­nudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?”
Y él replicará:
“Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.”
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta el momento en el cual nos encontraremos delante de Dios, allí pasará nuestras obras y acciones delante de Dios y nosotros veremos como meros espectadores, sin poder hacer ya nada, allí delante pasará toda nuestra vida en un abrir y cerrar de ojos, donde no habrá lugar a la justificación, donde el acusador presentará nuestras faltas –que esta deseando por cierto- esas faltas que muchas veces no vemos pero no quieren decir que no nos hagan daño, y que como nos recuerdan los padres de la iglesia, es mucho mejor que seamos nosotros los que nos acusemos mientras andamos por el peregrinar de este mundo caduco y pasajero, que no sea el maligno el que nos la presente delante del tribunal de Dios porque nosotros hemos estado ciegos y no nos hemos acusado de nuestros pecados, y de verdad que nos gustaría aprobar este juicio. El único criterio distintivo será la caridad nos recuerda el pasaje de hoy. Se trata de amor con hechos. Amar o no amar. Al final de nuestros días nos recuerda S. Juan de la Cruz: “Al atardecer de nuestra vida seremos examinados de amor”. Ese es el punto que nos califica definitivamente ante Dios. La voluntad de Dios, que el que le ama a Él, ame también a los hermanos. Honrar a los hombres en los encuentros de cada día. Dios esta presente en nuestros hermanos

A lo largo del pasaje se va repitiendo la formula: “Conmigo lo hicisteis”. Nos recuerda que a modo de sacramento podemos encontrarnos con Él, podemos servirle, podemos amarle. El Evangelio nos enseña que si nuestra fe en Cristo es verdadera, entonces se transforma en caridad. Cristo reinará en nuestro corazón, en la medida en que amemos a nuestro prójimo. Una fe sin caridad, es como una fe muerta, seca y sin frutos.-Nos recuerda el apóstol Santiago-. Dios que se suele esconder en cada uno, de una forma más especial en los más pequeños, sencillos, humildes y necesitados, pero en ellos, le podemos socorrer, servirle… Amar es el mandamiento que condensa toda la ley de Cristo. De tanto oírlo corremos el peligro que se pueda dar que no toque nuestra vida, y quedarnos en una serie de normas y ritos, preceptos y devociones. Y olvidarnos de lo esencial y de lo que da sentido a todo lo demás. Estamos llamados a expresar nuestro amor a Cristo en el amor hacia el prójimo. Este es el criterio que el Señor usará para juzgar nuestro corazón al final de nuestra existencia. La amistad con Cristo debe influir en nuestra vida. Si nuestra fe en Él es verdadera, entonces viviremos en una entrega constante a los demás. Esforcémonos para que en esta Cuaresma tengamos un corazón más de Cristo y menos de nosotros mismos.
 Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2016-02-14 09.11.09

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 4, 1-13: El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 4,1-13: El Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado.

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo:
-Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó:
-Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre.»
Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo, y le dijo:
-Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.
Jesús le contestó:
-Está escrito: «Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo darás culto.»
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo:
-Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras.»
Jesús le contestó:
-Está mandado: «No tentarás al Señor tu Dios.»
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, se nos presenta las tentaciones al mismo Hijo de Dios, ni siquiera se vio Él libre de ellas. Nos presenta al Señor en combate con el mal. Dios permite la tentación. Dios permite el sufrimiento, y también lo comparte y lo sufre. Esta es una de las enseñanzas de Jesús en el desierto o en la cruz. Dios no se limita a ser espectador. Quiere pasar por la prueba como nosotros, con nosotros, para nosotros.

Dice la carta a los Hebreos (Hb 4, 15) “Tentado en todo exactamente como nosotros”. Porque Él pasó por la prueba, puede entendernos y ayudarnos mejor. Estará siempre cerca de los que son probados. Nos enseña a vencer, nos estimula en el combate y podemos llegar a su propia victoria. El mal ha sido vencido. Si Cristo venció, con Él, también podemos vencer nosotros. Y si alguna vez caemos en la tentación, Él que conoce la fuerza del mal también sabrá comprendernos, y en seguida nos tenderá su mano salvadora, igual que Pedro cuando se hundía.

Primera tentación: “Dile a esta piedra que se convierta en pan”. Se trata de utilizar sus poderes en provecho propio, sin embargo, nos demostrará que los utilizará a favor de los demás. No es un mesianismo de superhéroe. Cuantos se forjan la idea de un Dios para pedirle riquezas. Señor que me toque la lotería… satisfacer bienes materiales. Un examen, una colocación, … Un Dios tapagujeros, supermercado, que responda a mis necesidades.

Segunda tentación: “Te daré el poder y la gloria”. Un mesianismo político. El poder se convierte en tentación. Cuantas veces nuestro corazón anhela el éxito, el triunfar, que nos aplaudan, que nos alaben, que nos quieran…

Tercera tentación: “Tírate de aquí abajo”. Baja glorioso, deslumbra. ¡Ah, la tentación refinada del espíritu! ¡Cuánto orgullo espiritual se mete en muchos de nuestros deseos y actitudes religiosas! Quiero ser el mas santo y el más humilde, para ser el más exaltado. Que mi parroquia sea la mejor, la que te dé más gloria, que tenga mejor organización y mayor audiencia. Que mi misa sea la más bonita y concurrida…

El Señor nos indica las ayudas para vencer las tentaciones, la Palabra de Dios nos alimenta más que el alimento material. Y hay cosas que engrandecen más que los reinos, y es la voluntad de Dios. Y hay cosas que glorifican más que los milagros, y es el amor de Dios.

En la oración que el Señor nos dejó, le pedimos que no nos dejes caer en la tentación, que nos libres del mal. Líbranos del consumo esclavizante, del apego al dinero, de la idolatría del tener, del afán de acumular, de la pasión del dominar, de la corrupción del poder, de los caprichos del triunfar, del espejismo de la santidad. No nos dejes caer en la tentación de creernos mejores, de la borrachera del triunfo, ni de la tentación de apoyarnos más en los medios humanos. Líbranos de la tristeza, de la envidia, de la gula, de la ceguera de la soberbia.

Líbranos Señor de todo mal.

Es domingo, día del Señor, que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.