mirada

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 12,14-21: No voceará, ni clamará; no se oirá en las calles su voz.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 12,14-21: No voceará, ni clamará; no se oirá en las calles su voz.

En aquel tiempo, los fariseos, al salir, planearon el modo de acabar con Jesús.
Pero Jesús se enteró, se marchó de allí y muchos le siguieron.
El los curó a todos, mandándoles que no lo descubrieran.
Así se cumplió lo que dijo el profeta Isaías:
«Mirad a mi siervo,
mi elegido, mi amado, mi predilecto.
Sobre él he puesto mi espíritu
para que anuncie el derecho a las naciones.
No porfiará, no gritará, no voceará por las calles.
La caña cascada no la quebrará,
el pabilo vacilante no lo apagará,
hasta implantar el derecho;
en su nombre esperarán las naciones».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos describe el actuar del Mesias: “No voceará, ni clamará; no se oirá en las calles su voz; La caña cascada no la quebrará; ni apagará el pabilo que aún humea”. Fijemos nuestros ojos en el Señor, no se impone, no utiliza la violencia, sus armas son siempre las del mandamiento nuevo, es el amor quien debe triunfar e implantar el derecho y la justicia. Responder con violencia es caer en la espiral de generar más violencia, solo lleva a más muerte. Cuando ponemos nuestra mirada en Jesús, el Principe de la Paz, nos dice que el: “corazón humano es el verdadero campo de batalla donde se enfrenta, la violencia y la paz”. Nos estimula a que nos dejemos bendecir con su gracia, para que “el corazón de piedra” endurecido por la violencia, se convierta en “corazón de carne” que acoja la misericordia y el perdón divino. Es el amor el primer mandamiento, pero no cualquier amor, se nos invita a los cristianos a amar como Él nos ama, “como yo os he amado”. Amar hasta dar la vida y esta entrega por amor, abierto al perdón, “la caña cascada no la quebrará”, nos enseña a esperar, siempre hay otra oportunidad, no termina de romper, desechar, no ha venido a condenar sino a salvar, su misericordia es eterna y es paciente, aguarda con amor para encender de nuevo la llama del amor en nuestro corazón. No da a nadie por perdido.

Miremos al Señor y dejémonos mirar por Él y con las palabras del P. Francisco: “Dejar que la mirada de Jesús entre en mí. Sentiremos tantas cosas: sentiremos el amor, quizás no sintamos nada… o estaremos bloqueados allí, sentiremos vergüenza. Pero dejar que la mirada de Jesús llegue. La misma mirada con la que miraba en la cena, aquella noche, a los suyos. Señor tú conoces, tú sabes todo”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

20150716184233b46646

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 12,1-8: Misericordia quiero…

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 12,1-8: Misericordia quiero…

Un sábado de aquellos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas.
Los fariseos, al verlo, le dijeron:
-Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.
Les replicó:
-¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes.
¿Y no habéis leído en la ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa?
Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo.
Si comprendierais lo que significa «quiero misericordia y no sacrificio», no condenaríais a los que no tienen culpa.
Porque el Hijo del Hombre es señor del sábado.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy lo resume la súplica que hace el Señor: “Si comprendieras lo que significa misericordia quiero”. El Papa Francisco ha tomado como señal de su pontificado la alegría y la misericordia en el cristiano y, no se cansa de adentrarnos a los fieles a acceder en el corazón misericordioso de Dios, todavía resuena la declaración del Año de la misericordia, las insistentes invitaciones a realizar las obras de misericordia, las exhortaciones, homilias, discursos para presentarnos la bienaventuranza de felices los misericordiosos, son muchos los textos a los que acudir para ayudarnos a nuestra meditación y llamada que nos hace el Señor: “Misericordia quiero”. Poder ser signo e instrumento de la misericordia del Padre.

Desde el Antiguo Testamento observamos la fidelidad de Dios a la alianza con su pueblo, al que ama y perdona eternamente, resalta su ternura en los profetas, la compasión y el perdón. En el Nuevo Testamento lo vemos en Jesús en su actuar ante la miseria humana, en su compasión hacia quien necesita comprensión, en Jesús todo habla de misericordia, es más, Él mismo es la misericordia. Pero es en su Pasión y concretamente en la Cruz, ella nos da testimonio de que la medida del amor de Dios para con la humanidad es amar sin medida. “En la Cruz podemos tocar la misericordia de Dios y dejarnos tocar por su misericordia”. “¡Que difícil es, muchas veces, perdonar! Y, sin embargo, el perdón es el instrumento puesto en nuestras frágiles manos para alcanzar la serenidad del corazón. Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices” (Misericordia vultus, 9). La misericordia es el único camino para vencer el mal.

Y finalizo con las palabras del Papa Francisco en el mensaje dado a los jovenes para la Jornada Mundial de la Juventud de 2016: “ No tengan miedo de contemplar sus ojos (-los de Cristo-) llenos de amor infinito hacia ustedes y déjense acariciar por su mirada misericordiosa, dispuesta a perdonar cada uno de sus pecados, una mirada que es capaz de cambiar la vida de ustedes y de sanar las heridas de sus almas, una mirada que sacia la sed profunda de sus jovenes corazones: sed de amor, de paz, de alegría y de auténtica felicidad. Vayan a Él y no tengan miedo. Vayan para decirle desde lo más profundo de sus corazones: “Jesús, confío en ti”. Déjense tocar por su infinita misericordia, para que ustedes a su vez, mediante las obras, las palabras y la oración, se conviertan en apóstoles de la misericordia en nuestro mundo herido por el egoísmo, el odio y tanta desesperación. Lleven la llama del amor misericordioso de Cristo a los ambientes de su vida cotidiana y hasta los confines de la tierra”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

venid a mi

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,28-30: Soy manso y humilde de corazón.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,28-30: Soy manso y humilde de corazón.

En aquel tiempo, exclamó Jesús:
-«Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos invita el Señor a aprender de Él y nos destaca dos virtudes: humildad y mansedumbre. Es el Señor el primero en vivirlas, la prueba más grande la tenemos en la Pasión, ningún gesto de ira, “insultado, no respondía con insultos”.

¿Quienes son los mansos? El predicador del Papa para explicar quienes son los mansos acude a las traducciones modernas de dicho vocablo: los italianos como los españoles la traducen por “mansos”; en francés por los “dulces”; en alemán por “no violentos”… cada una de estas traducciones evidencia un componente verdadero, pero parcial, hay que considerarlas en conjunto y no aislar ninguna, a fin de tener una idea de la riqueza originaria del término evangélico. La mansedumbre es situada por San Pablo entre los frutos del Espíritu, entre las cualidades que el creyente muestra en la propia vida, cuando acoge al Espíritu Santo y se esfuerza por corresponder.

¿En que consiste la humildad? En hacerse pequeño, y hacerse pequeño para amar, para servir y agrandar a los demás. En verdad, humilde es sólo Dios, Dios no puede encumbrarse por encima, sólo puede descender, abajarse, la historia de salvación es la historia de los descendimientos y de las humillaciones de Dios. No se llega a ser humilde sino por el camino de las humillaciones.

El Evangelio de hoy lo tenemos meditado por el Papa Francisco en la audiencia del 14 de septiembre de 2016 su catequesis recorre el pasaje de ayer y el de hoy juntos, me centrare en las cualidades que se nos invita a aprender de Él (refiriendose a Jesucristo): “Estamos llamados a aprender de Él que significa vivir de misericordia para ser instrumento de misericordia. Vivir de misericordia es sentirse necesitado de la misericordia de Jesús, y cuando nosotros nos sentimos necesitados de perdón, de consolación, aprendemos a ser misericordiosos con los demás. Tener la mirada fija en el Hijo de Dios nos hace entender cuánto camino debemos recorrer aún; pero al mismo tiempo nos infunde la alegría de saber que estamos caminando con Él y que no estamos nunca solos. Ánimo, entonces, ¡ánimo! No nos dejemos quitar la alegría de ser discípulos del Señor. “Pero, padre, yo soy pecador, ¿que puedo hacer?” -“déjate mirar por el Señor, abre tu corazón, siente en ti su mirada, su misericordia, y tu corazón será colmado de alegría, de la alegría del perdón, si tú te acercas a pedir el perdón”. No nos dejemos robar la esperanza de vivir esta vida junto a Él y con la fuerza de su consuelo.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Multiethnic Group of Hands Holding Gracias

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,25-27: Te doy gracias, Padre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,25-27: Te doy gracias, Padre.

En aquel tiempo, Jesús exclamó:
-Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor nos da ejemplo de agradecimiento para que nosotros vivamos con la misma actitud. ¡Cuántos motivos tenemos para dar gracias a Dios! (detente un poco en la oración personal de hoy y aprovecha para ser agradecido con Él, piensa cuantos dones, acontecimientos, situaciones, personas… son una bendición y lo ves como normal porque gozas de ellos, aprovecha para darle gracias) ¡Cuántas muestras recibimos de su amor! Qué diferente sería nuestra vida si gastáramos cada momento valorando lo que tenemos y diéramos gracias a Dios por todo lo que permite en nuestra vida, fácil o difícil, gozoso o arduo. Dios es bondadoso. Dios es rico en ternura. Dios es Padre. Dios es misericordioso.

En la catequesis del miércoles, en la audiencia del 27 de junio de 2018, el P. Francisco, aborda el tema del agradecimiento: “A menudo nuestras obras fracasan porque partimos de nosotros mismos y no de la gratitud. Y quién parte de sí mismo, ¿dónde llega? ¡Llega a si mismo! Es incapaz de hacer camino, vuelve a sí mismo. Es precisamente ese comportamiento egoísta que la gente define: “Esa persona es un yo, mí, conmigo y para mí”. Sale de sí mismo y vuelve a sí mismo. La vida cristiana es, ante todo, la respuesta agradecida a un Padre generoso. Los cristianos que solo siguen “deberes” denuncian que no tienen una experiencia personal de ese Dios que es “nuestro”. Tengo que hacer esto, esto, esto… Solo deberes. ¡Pero te falta algo! ¿Cuál es el fundamento de ese deber? El fundamento de ese deber es el amor de Dios el Padre, que primero da, después manda. Poner la ley antes de la relación no ayuda al camino de la fe. ¿Cómo puede un joven desear ser cristiano, si partimos de obligaciones, compromisos, coherencias y no de liberación? ¡Pero ser cristiano es un viaje de liberación! Los mandamientos te liberan de tu egoísmo y te liberan porque está el amor de Dios, que te lleva adelante. La formación cristiana no está basada en la fuerza de voluntad, sino en la acogida de la salvación, en el dejarse amar… la gratitud es un rasgo característico del corazón visitado por el Espíritu Santo; para obedecer a Dios, primero debemos recordar sus beneficios… ¡cuantas cosas bellas ha hecho Dios por cada uno de nosotros! ¡Que generoso es nuestro Padre Celestial! Ahora quisiera proponeros un pequeño ejercicio, en silencio, que cada uno responda en su corazón. ¿Cuantas cosas hermosas ha hecho Dios por mí?”.

Entonces, ¿por qué no le agradecemos todo, absolutamente todo lo que permite en nuestra vida? Hagamos la prueba en el día de hoy. Esforcémonos por decir en todo momento: “¡Gracias Padre!”. Ante cualquier contratiempo, pena o alegría, digámosle: “¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien!”. Un corazón grande es un corazón agradecido, comencemos hoy a hacerlo más grande, como nos recuerda el prefacio de la Santa Misa, en verdad es justo y necesario darte gracias siempre y en todo momento.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Ay de ti

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,20-24: Se puso Jesús a recriminar… porque no se habían convertido.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,20-24: Se puso Jesús a recriminar… porque no se habían convertido.

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido:
-¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida!
Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo?
Bajarás al Abismo.
Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor recrimina la dureza de corazón, la causa de su reacción le viene dada “porque no se habían convertido”. Se resisten, se oponen y estas dificultades ponen en evidencia que su predicación no ha tocado el corazón, no hay una acogida y una transformación en sus vidas. Muestran indiferencia ante Jesús, son espectadores de las acciones de Dios pero no se implican, su apatía y desinterés hace que resbale su predicación y no se dejan tocar, no hay conversión, no hay cambio ante lo que le hace mal. Continúan, con su frialdad e insensibilidad, dificultan con más de lo mismo, Dios no les sorprende. Ciegos, sordos… ante la Palabra. Si no creéis, eso, tiene consecuencias, las primeras son nocivas para uno mismo.

¡Cuántos milagros ha hecho ya Dios en nuestra vida! ¿Qué más señales necesitamos para convencernos? ¡cuánto nos cuesta descubrir lo grande que esta y ha estado Dios con nosotros! ¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida, ay de ti…(puedes poner tu nombre)… Ay de ti, cuya historia está repleta de milagros, de acciones de Dios sobre ti, y continuas con alguna dificultad para detectar su presencia, su cercanía, su ternura, su amor, y algunos prefieren mantenerse negando, resistiéndose, no terminan de fiarse, queriendo poner condiciones al obrar de Dios, quedándose en la indiferencia o pensando que tampoco es tan importante lo que tú puedas responder. En el Angelus del 23 de agosto de 2015, el Papa Francisco, comentando el pasaje evangélico del discurso del “Pan de Vida”, da razones para enraizarnos en Cristo y creer en él: “Todo lo que tenemos en el mundo no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna! Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida…Cada uno de nosotros puede preguntarse: ¿quién es Jesús para mí? ¿Es un hombre, una idea, es solamente un personaje histórico? O ¿es verdaderamente esa persona que me ama, que ha dado su vida por mí y camina conmigo? Para ti, ¿quien es Jesús? ¿Estás con Jesús? ¿Intentas conocerlo en su Palabra? ¿Lees el Evangelio, todos los días un pasaje, para conocer a Jesús? ¿Llevas el Evangelio en el bolsillo, para leerlo en cualquier lugar? Porque cuanto más estamos con Él, más crece el deseo de permanecer con Él. Ahora os pediré amablemente hacer un momento de silencio y que cada uno de nosotros en silencio, en su corazón, se pregunte: ¿Quién es Jesús para mí? En silencio, que cada uno responda en su corazón”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

virgenCarmen

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 12,46-50: Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 12,46-50: Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo.

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él.
Uno se lo avisó:
– Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.
Pero él contestó al que le avisaba:
– ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?
Y señalando con la mano a los discípulos, dijo:
– Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy, celebramos una memoria de nuestra Madre la Santísima Virgen María, bajo la advocación del Carmelo, varias veces a lo largo del año, la propia liturgia nos acerca a la escuela de María, de ella y con ella tenemos que dejarnos hacer y aprender mucho.

En el Evangelio de hoy, nos sorprende la pregunta: «¿Quién es mi madre?». Parece en un primer momento que el Señor tenga una actitud despectiva hacia su madre, nada más lejos de la realidad. No es así. Lo que el Señor quiere dejar claro aquí es que ante sus ojos —¡ojos de Dios!— el valor decisivo de la persona no reside en el hecho de la carne y de la sangre, sino en la disposición espiritual de acogida de la voluntad de Dios.

No debemos pensar que hable mal de su madre, ya que, ¿quién ha estado más dispuesto a realizar la voluntad de Dios que María? «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Por esto, san Agustín dice que María, primero acogió la palabra de Dios en el espíritu por la obediencia, y sólo después la concibió en el seno por la Encarnación.

 Con otras palabras: Dios nos ama inmensamente, grandemente, por pura bondad, no por nuestros méritos, sino porque Él quiere, si su amor estuviera supeditado a nuestra respuesta a su amor o en la medida de nuestra santidad. María es santísima y, por tanto, es amadísima. Ahora bien, ser santos no es la causa de que Dios nos ame. Al revés, porque Él nos ama, nos hace santos. El primero en amar siempre es el Señor. María nos lo enseña al decir: «Ha puesto los ojos en la humildad de su esclava» . A los ojos de Dios somos pequeños; pero Él quiere engrandecernos, santificarnos.

Termino con las palabras del Obispo promotor del apostolado del mar: “Pongo la vida de todos vosotros en el corazón de nuestra Madre, nuestra Señora del Carmen, para que os bendiga y remedie vuestras necesidades. A ella nos encomendamos, para que tengamos la generosidad de abrir nuestro corazón a su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y, de este modo, estar prontos para escuchar y responder a la llamada que con tanta fuerza y con tanta fe nos hace el papa Francisco: sed testigos del gozo del Evangelio.
Que tengas un buen día
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

de-dos-en-dos1-e1339422180393

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 6,7-13: Llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 6,7-13: Llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos.

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió:
-«Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.»
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el envío de los apóstoles , con las claves o pautas para la misión. Los apóstoles gozaron de una experiencia fuerte de encuentro con el Señor, primeramente fueron llamados para estar con Él y después, es cuando se le encomienda la gran tarea de evangelizar, vendrá la misión. Es importante que tengamos en mente el examen realizado a San Pedro, antes de enviarle a apacentar sus ovejas, aquel examen de amor, fundamental para todo evangelizador: También a ti, como le sucedió a San Pedro, el Señor nos lanza el interrogante: ¿Me amas? San Pedro le contesto: Señor, tu lo sabes todo, tu sabes que te quiero. Entonces, es cuando se le dio la misión, cuando confesemos nuestro amor al Señor iniciaremos nuestro proceso para la misión, empezaremos a estar preparados para apacentar el rebaño del Señor. Por eso, después de un tiempo con el Señor son mandados a testimoniar lo que han visto y oído, comenzando por su propias vidas, lo grande que ha estado el Señor con cada uno de ellos. Dar testimonio de la persona de Cristo y del poder de su presencia. No es cuestión de teoría sino de la actuación y el poder de transformación llevado a cumplimiento en sus vidas.

Por esto, las indicaciones del Señor no son teóricas, sino extremadamente prácticas. Más que preocuparse por lo que han de decir, Jesús se preocupa por lo que es necesario que sean. Para ser creíble y fecundo, todo el anuncio cristiano requiere el testimonio de la vida. Son mandados de dos en dos, para poder dar testimonio de fraternidad, comunidad, viendo como lo hacen realidad pueden llegar a ser creíbles. Importante que los medios sean pobres, testimoniar que su fuerza no esta en los medios sino en la Palabra de Dios, vivir como el peregrino, ligero de equipaje. La pobreza entendida como renuncia a todo, para afirmar la riqueza del tesoro encontrado en el Señor Jesús. Es una pobreza que proviene de la alegría y lleva a la victoria sobre el pecado del mundo que, por el contrario, se muestra preocupado por el tener, por el poder, por aparentar. La pobreza, así, se hace la condición para amar. Precisamente en la pobreza del ser del hombre, Dios realiza maravillas; en la finitud de nuestro ser humano, Dios ofrece todo de sí mismo.

Importante para el evangelizador que su vida hable de Dios, se vea acompañado por los signos, los mismos del Señor, cercano a los enfermos, a los que sufren, liberando de múltiples esclavitudes, luchando contra el mal, en pugna y batalla contra el demonio, contra el espíritu del mal, en combate al espíritu de nuestro mundo.

Es domingo, día del Señor. Que la Santísima Virgen María, la humilde Esclava del Señor, la que ha dicho “fiat” delante del misterio, nos conceda dar siempre nuestro “sí” y participar así de la gloria divina.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

gorriones (1)

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 10,24-33: No tengáis miedo….

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 10,24-33: No tengáis miedo….

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles:
-Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo.
Si al dueño de la casa lo han llamado Belzebú, ¡cuánto más a los criados!
No les tengáis miedo, porque nada hay cubierto, que no llegue a descubrirse; nada hay escondido, que no llegue a saberse.
Lo que os digo de noche, decidlo en pleno día, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea.
No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo. ¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.
Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la invitación del Señor a los suyos a no tener miedo, varias veces se repite en el pasaje de hoy. El discípulo no es más que el Maestro y debe contar con la persecución, pero no debe temerla cuando ocurra, debe tener en cuenta que pasará y cuando llegue, que llegará, agarrarse más fuertemente a quien da sentido a su vida y su existencia, y vencerla con la unión a nuestro Señor.

También se desprende una confianza plena en que Dios no nos abandona, “no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones”, “hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados”. Dios cuida de todos, hasta de los seres más insignificantes ¡cuánto más cuidará de sus hijos, los hombres! Las promesas del Señor se cumplen, “yo estaré con vosotros siempre”. El ser amados de Dios suscita alegría y devolución de amor, ayuda a superar las dificultades, a no caer en las redes del mal y aplicar la misma moneda de Ntro. Señor: amor que se entrega amando y perdonando.

Hoy sábado, donde de una manera especial la iglesia nos invita a alzar nuestra mirada a Nuestra Madre, la Santísima Virgen María, que hizo de su vida una entrega a la voluntad de Dios, nos ayude a cada uno de nosotros a vivir para Él. Que podamos desear con Ella de ser todo y solo de Dios.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

1436525162208

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 10,16-23: Os odiarán por mi nombre: el que persevere hasta el final, se salvará.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 10,16-23: Os odiarán por mi nombre: el que persevere hasta el final, se salvará.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles:
-Mirad que os mando como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.
Pero no os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles.
Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.
Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán.
Todos os odiarán por mi nombre: el que persevere hasta el final, se salvará.
Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra.
Creedme, no terminaréis con las ciudades de Israel antes de que vuelva el Hijo del Hombre.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor envía a los discípulos y les da unos consejos bien precisos sobre lo que han de hacer y decir, y les habla de las dificultades que se encontrarán. El Evangelio provoca a veces, la oposición y la persecución. Han de ser cautos para no dejarse engañar por el mal, para reconocer a los lobos disfrazados de corderos, para distinguir a los falsos de los verdaderos profetas, y para no dejar pasar una sola ocasión de anunciar el Evangelio y de hacer el bien. Han de ser a la vez sencillos, porque solo quien es así puede ganarse el corazón de todos.

El Señor a sus apóstoles les da unas pautas a seguir,  ya nos avisa que no será fácil, nos recuerda una bienaventuranza “Dichosos”,  porque para el creyente la prueba, mas tarde o mas temprano,  aparece, y con ella, la oportunidad de mostrar el amor al Señor,  se brindará en múltiples ocasiones, contar con que algunos les han plantado la guerra a los suyos, “dichosos cuando por causa mía os persigan”, cuando llegue el sufrimiento por ser de los míos, “corderos en medio de lobos”.

“Así daréis testimonio ante ellos”, cuando uno vive desde el amor y agarrado al Señor, cualquier circunstancia o acontecimiento,  por apariencia de mal que se pueda presentar,  siempre será un reto,  que se nos brinda para corresponder al amor del Señor,  crecer en su amor y seguimiento. Por eso puede confesar San Pablo que para los que aman al Señor todo ocurre para bien, no dudemos que Dios continúa haciendo su historia de salvación y sigue sacando bien, incluso del mal. Es verdad que es en la prueba donde somos podados y tenemos la oportunidad de demostrar hasta donde llega el amor del Señor en nuestras vidas. ¿Que estoy dispuesto a hacer por Él? ¿Hasta donde llega mi amor? Todavía no hemos llegado hasta la sangre ,-nos recordará el Apóstol-.

Cuando llegue el momento se nos invita a confiar, “no os preocupéis”, no estamos solos, “yo estaré con vosotros siempre”. El Espíritu hablará por vosotros. Confía, abandónate y descansa en el Señor. Es la perseverancia y la fidelidad la que consigue el triunfo. No somos cristianos de un rato, de unas horas, para los días de fiesta, el amor es para siempre no es para un tiempo. Un cristiano lleva el uniforme de la bondad, la amabilidad, el cariño, la humildad, el perdón…, desde que inicia la jornada hasta que la remata, es cristiano las 24 horas.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

gratis

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 10,7-15: Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 10,7-15: Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles:
-Id y proclamad que el Reino de los Cielos está cerca: Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios.
Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.
No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni otra túnica, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que le deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros.
Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies.
Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra; que a aquel pueblo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, el Señor después de la elección les envía a proclamad el Reino de los cielos y les da unas instrucciones muy concretas a realizar. Les habla de la unidad del mensaje a unos signos que liberan y después les habla del estilo: gratuidad, desprendimiento, relación de paz… el Señor acentúa que el estilo de vida vaya de acuerdo con la proclamación. El Papa Francisco en la homilía del 6 de enero de 2018 nos propone los gestos de los Magos como signo de luz y salvación para todos los pueblos, se nos presentan como modelo y destaca tres verbos: VER, CAMINAR y OFRECER. Y acentúa la gratuidad: “El Evangelio se realiza cuando el camino de la vida llega al don. Dar gratuitamente, por el Señor, sin esperar nada a cambio: esta es la señal segura del que se ha encontrado a Jesús, que dice: “Gratis habéis recibido, dad gratis”. Hacer el bien sin cálculos, incluso cuando nadie nos lo pide, incluso cuando no ganamos nada con ello, incluso cuando no nos gusta. Dios quiere esto… Ofrecer un don grato a Jesús es cuidar a un enfermo, dedicarle tiempo a una persona difícil, ayudar a alguien que nos resulta interesante, ofrecer el perdón a quien nos ha ofendido. Son dones gratuitos, no pueden faltar en la vida cristiana. De lo contrario, nos recuerda Jesús, si amamos a los que nos aman, hacemos como los paganos. Miremos nuestras manos, a menudo vacías de amor, y tratemos de pensar hoy en un don gratuito, sin nada a cambio, que podamos ofrecer. Será agradable al Señor. Y pidámosle a Él: “Señor, haz que descubra de nuevo la alegría de dar”.

Hemos recibido el encargo de llevar a todos el amor de Dios, anunciándolo no sólo con palabras, sino con el testimonio concreto de caridad delicada, abierta y universal. Concluye tu oración preguntándole a Cristo cómo puedes corresponderle y trabajar más por Él. A Cristo le basta tu pequeñez. Dale tu sí generoso y disponible; el resto lo hace Él.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.