20161008_091839

EVANGELIO DEL DÍA : Lc 11, 27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

EVANGELIO DEL DÍA :
Lc 11,27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
-¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él repuso:
-Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con un piropo expresado por la gente sencilla y humilde dirigido a la madre de Ntro. Señor, que debe sentirse orgullosa de tal hijo. Sin embargo el Señor añade una puntualización: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!. Podríamos decir, que el Señor le realiza este piropo a su madre. Ella con su HAGASE nos esta invitando a entrar en nuestras vidas en la voluntad de Dios, a buscar siempre lo que le agrada, a querer lo que Dios quiera y desearlo. Podríamos decir que añade el Señor una nueva Bienaventuranza.

La Santísima Virgen fue la primera que escuchó y aceptó la Palabra de Dios en el anuncio del ángel con un “SI” incondicional. Su HAGASE en mí según tu palabra. Cuando va a visitar a su prima Santa Isabel, escuchara otra bienaventuranza: ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá!. La bienaventuranza de la Palabra y la bienaventuranza de la fe, ambas van muy unidas, una alimenta a la otra y la hace crecer. Aprendamos de la Virgen María a acoger la Palabra de Dios en nuestro corazón con docilidad y a llevarla a la práctica con esmero. Así seremos verdaderamente dichosos.

Hoy es sábado, día de especial consagración a la Santísima Virgen, acudamos como nos invitaba el papa santo, San Juan Pablo II, asistamos con mucha frecuencia a la escuela de María. Aprendamos con nuestra Madre y con Ella, crezcamos en amor a su Hijo y en el seguimiento a Ntro. Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161008_165237

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1, 26-38: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 1,26-38: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo:
-«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo:
-«No temas, Maria, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel:
-«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
-«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy una festividad de la Santísima Virgen María, bajo la advocación del Rosario. ¿Por qué se celebra en este día? Tiene que ver con San Pío V que atribuyó la victoria de Lepanto, el 7 de octubre de 1571 con la cual desaparecieron graves amenazas para la fe de los cristianos, a la intercesión de la Santísima Virgen, invocada en Roma y en todo el orbe cristiano por medio del Santo Rosario, y quedó instituida la fiesta en el día de la victoria. En este mes de octubre, que la Iglesia dedica a honrar a Nuestra Madre del Cielo especialmente a través de esta devoción mariana. El nombre de Rosario, en la lengua castellana, proviene del conjunto de oraciones, a modo de rosas, dedicadas a la Virgen.

En el Evangelio nos encontramos con el misterio de la Anunciación. Vemos como la Santísima Virgen escucha con el corazón e interioriza. «María ha pronunciado su “fiat”, “se ha abandonado a Dios sin reservas y ´se ha consagrado totalmente a sí misma, como esclava del Señor, en la persona y en la obra de su Hijo´” … María ha creído de verdad que “nada es imposible para Dios” y, firme en esta confianza, se ha dejado guiar por el Espíritu Santo en la obediencia cotidiana a sus planes. ¿Cómo no desear, para nuestra vida, el mismo abandono confiado? ¿Cómo nos podremos oponer a esta felicidad que nace de una profunda e íntima familiaridad con Jesús? Por esto dirigiéndonos hoy a la “llena de gracia”, le pedimos obtener para nosotros también, de la Providencia Divina, el poder pronunciar cada día nuestro “sí” a los planes de Dios con la misma fe humilde y sincera con la que Ella pronunció el suyo. Ella que, acogiendo en sí la Palabra de Dios, se abandonó a Él sin reservas, nos conduzca a una respuesta más generosa e incondicional a sus proyectos, también cuando en ellos se nos llama a abrazar la cruz. » (Benedicto XVI, 1 de junio de 2011).

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161006_080522

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 5-13: Pedid y se os dará.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,5-13: Pedid y se os dará.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene a medianoche para decirle:
«Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje
y no tengo nada que ofrecerle».
Y, desde dentro, el otro le responde:
«No me molestes; la puerta está cerrada;
mis niños y yo estamos acostados:
no puedo levantarme para dártelos».
Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.
Pues así os digo a vosotros:
Pedid y se os dará,
buscad y hallaréis,
llamad y se os abrirá;
porque quien pide, recibe,
quien busca, halla,
y al que llama, se le abre.
¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?
¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

La lectura del Evangelio de hoy nos estimula a reflexionar sobre la oración. Jesús nos anima a tener una actitud similar a la del hombre inoportuno, que llama a la puerta de un amigo a media noche, y que obtiene lo que pide.

Así se nos enseña en primer lugar, la actitud de la perseverancia en la oración. La constancia en la oración nos hace ir más allá de lo que sentimos y se hace especialmente necesaria en los momentos de prueba.
En segundo lugar, Jesús nos da la confianza de que cuando presentamos nuestras peticiones a Dios, somos escuchados por Él: “Pedid y se os dará…hallaréis…recibiréis”. Con esa garantía, no permitamos nunca que las ocupaciones y las dificultades diarias impidan nuestra relación filial e interior con Dios, que ilumina y da valor a todos los acontecimientos de la vida.

Por último, debemos fundar la experiencia de la oración en el contacto personal con Dios. No podremos orar si no nos relacionamos con Él como con un Padre, un Amigo. En la oración hemos de buscar la intimidad con Cristo, hablar con Él de corazón a corazón. El camino más seguro de la oración es el amor, ya que no se puede orar de verdad sin buscar también amar a Dios.

En los Evangelios podemos encontrar varias parábolas sobre la oración. La del amigo inoportuno nos invita a una oración insistente. La oración alimenta la confianza. El que reza tiene la certeza de que nunca está solo porque Dios siempre escucha. El Señor nos invita a pedir. La oración de súplica está llena de matices, se trata de reclamar, de invocar, de llamar con insistencia, incluso de luchar en la oración. La oración nos hace capaces de Dios y de recibir sus dones. Mediante la oración de petición reconocemos que necesitamos de Dios. Pedir es volvernos hacia Él como a nuestro Padre. Sin embargo, a veces llegamos a pedir cosas superficiales o banales, porque no sabemos pedir como nos conviene. Todas nuestras necesidades pueden convertirse en objeto de petición. Pero lo importante es pedirle su gracia para querer lo que el Señor quiere y poder entrar en su voluntad, amando lo que al Señor le agrada.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7, 7-11: Quien pide, recibe.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-11: Quien pide, recibe.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy y podemos extender a tres días en la liturgia, las témporas de acción de gracias y de petición. Son días de acción de gracias y de petición que la Iglesia ofrece a Dios, terminados la recolección de las cosechas y el período anual que muchos tienen de descanso. Es también un día propicio de petición de ayuda al Señor para recomenzar de nuevo en las actividades del trabajo normal y también en la vida interior de cada uno. Agradecer y pedir son dos modos de relacionarnos diariamente con nuestro Padre Dios. Es mucho lo que necesitamos; es mucho lo que debemos agradecer.

En primer lugar hemos de ser conscientes de los dones del Señor. No sabremos amar si no somos agradecidos. Nada hay más justo y necesario que dar gracias al Señor todos los días de nuestra vida. En el Prefacio de la Santa Misa, la Iglesia nos recuerde todos los días que “es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo”. También cuando nos llega el dolor o la enfermedad: ¡Dios mío, gracias! Y el alma se llena de paz, porque entiende que de aquello que parece poco grato o no deseable, Dios sacará mucho fruto. Y para los que aman al Señor todo ocurre para bien.

Junto a la acción de gracias continua, la petición reiterada, porque son muchas las ayudas que necesitamos, sin las cuales no podremos salir adelante. Ya nos lo recordó el Señor: “Sin mí no podéis hacer nada”. Aunque el Señor nos concede de hecho muchos dones sin que se los pidamos, ha dispuesto otorgarnos otros teniendo en cuenta la fuerza de la oración de sus hijos. Y como no sabemos cuál es la medida de oración que su insondable Providencia espera para otorgarnos esas gracias, es necesario que pidamos incansablemente: es preciso orar siempre y no desfallecer. Y el Señor, en el Evangelio de la Misa, nos da la seguridad más plena de que serán siempre atendidas nuestras oraciones. Él mismo sale fiador con su palabra: todo lo que pidamos y sea para nuestro bien se nos concederá siempre.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-habla-con-marta-y-maria

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10, 38-42: María ha escogido la parte mejor.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,38-42: María ha escogido la parte mejor.

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:
–Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.
Pero el Señor le contestó:
–Marta, Marta: andas inquieta y nerviosa con tantas cosas: sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos el encuentro del Señor con Marta y María, en ellas vemos las dos actitudes del seguimiento: la del servicio y la contemplación, ambas muy importantes y complementarias. Marta representa una forma de vivir: “te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas…” una advertencia sobre las prioridades y un aviso con la tentación del activismo. El Papa Emérito Benedicto XVI, en el ángelus del 18 de julio de 2010, comenta este pasaje: “La palabra de Cristo es clarísima: ningún desprecio por la vida activa, ni mucho menos por la generosa hospitalidad; sino una llamada clara al hecho de que lo único verdaderamente necesario es otra cosa: escuchar la Palabra del Señor; y el Señor en aquel momento está allí, ¡presente en la Persona de Jesús! Todo lo demás pasará y se nos quitará, pero la Palabra de Dios es eterna y da sentido a nuestra actividad cotidiana.

…la persona humana tiene necesidad de Dios, que es luz interior de amor y de verdad. Sin amor, hasta la actividades más importantes pierden valor y no dan alegría. Sin un significado profundo, toda nuestra acción se reduce a activismo estéril y desordenado. Y ¿quién nos da el amor y la verdad sino Jesucristo? Por eso aprendamos, hermanos, a ayudarnos los unos a los otros, a colaborar; pero antes aún a elegir juntos la parte mejor, que es y será siempre nuestro mayor bien.”

También hoy celebramos la memoria de San Francisco, que tuvo una juventud díscola y frívola, tuvo un encuentro con un leproso que le cambio la vida, y encontró a Cristo sobre todo en los pobres y necesitados, haciéndose pobre él mismo. En el pequeño templo de San Damián, medio abandonado y destruido, oyó ante una imagen románica de Cristo una voz que le hablaba en el silencio de su muda y amorosa contemplación: “Ve, Francisco, repara mi iglesia. Ya lo ves: está hecha una ruina”. El joven Francisco no vaciló: corrió a su casa paterna, tomó unos cuantos rollos de paño del almacén y fue a venderlos a Feligno; luego entregó el dinero así obtenido al sacerdote de San Damián para la restauración del templo. Esta acción desató la ira de su padre; si antes había censurado en su hijo cierta tendencia al lujo y a la pompa, Pietro di Bernardone vio ahora en aquel donativo una ciega prodigalidad en perjuicio del patrimonio que tantos sudores le costaba. Por ello llevó a su hijo ante el obispo de Asís a fin de que renunciara formalmente a cualquier herencia. La respuesta de Francisco fue despojarse de sus propias vestiduras y restituirlas a su progenitor, renunciando con ello, por amor a Dios, a cualquier bien terrenal. Instituyo los Hermanos Menores y viajando, predicó el amor de Dios a todos.

Podríamos concluir como síntesis del pasaje evangélico con la regla de S. Benito: “ora et labora”. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161003_083816

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10, 25-37: ¿Quién es mi prójimo?

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,25-37: ¿Quién es mi prójimo?

En aquel tiempo, se presentó un letrado y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
-Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?
El le dijo:
-¿Qué está escrito en la Ley?, ¿qué lees en ella?
El letrado contestó:
-«Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.»
El le dijo:
-Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.
Pero el letrado, queriendo aparecer como justo, preguntó a Jesús:
-¿Y quién es mi prójimo?
Jesús dijo:
-Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.
Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo:
-Cuida de él y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta.
¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?
El letrado contestó:
-El que practicó la misericordia con él.
Díjole Jesús:
-Anda, haz tú lo mismo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor nos propone la parábola del “buen samaritano”, comienza con la pregunta que un doctor de la ley plantea a Jesús: “Maestro, ¿qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna?, acudiendo al ángelus, del 11 de julio de 2010 , es el mismo Papa Benedicto XVI el que nos comenta el pasaje: “Sabiéndole experto en Sagrada Escritura, el Señor invita a aquel hombre a dar él mismo la respuesta, que de hecho este formula perfectamente citando los dos mandamientos principales: amar a Dios con todo el corazón, con toda la mente y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo. Entonces, el doctor de la Ley, casi para justificarse, pregunta: «Y ¿quién es mi prójimo?». Esta vez, Jesús responde con la célebre parábola del «buen samaritano», para indicar que nos corresponde a nosotros hacernos «prójimos» de cualquiera que tenga necesidad de ayuda. El samaritano, en efecto, se hace cargo de la situación de un desconocido a quien los salteadores habían dejado medio muerto en el camino, mientras que un sacerdote y un levita pasaron de largo, tal vez pensando que al contacto con la sangre, de acuerdo con un precepto, se contaminarían. La parábola, por lo tanto, debe inducirnos a transformar nuestra mentalidad según la lógica de Cristo, que es la lógica de la caridad: Dios es amor, y darle culto significa servir a los hermanos con amor sincero y generoso. Este relato del Evangelio ofrece el «criterio de medida», esto es, «la universalidad del amor que se dirige al necesitado encontrado “casualmente”, quienquiera que sea». Junto a esta regla universal, existe también una exigencia específicamente eclesial: que «en la Iglesia misma como familia, ninguno de sus miembros sufra por encontrarse en necesidad». El programa del cristiano, aprendido de la enseñanza de Jesús, es un «corazón que ve» dónde se necesita amor y actúa en consecuencia”.

También hoy celebramos la memoria de San Francisco de Borja, nació en Gandía (Valencia), en 1510. Gran privado del emperador Carlos V y caballerizo de la emperatriz Isabel, vivió ejemplarmente en palacio. La vista del cadáver de la emperatriz lo impulsó a despreciar las vanidades de la corte. Fue virrey de Cataluña y duque de Gandía. Después de la muerte de su esposa, en 1546, que acabó de desligarlo del mundo, entró en la Compañía de Jesús, de la que llegó a ser superior general. Se distinguió, sobre todo, por su profunda humildad. Dio gran impulso a las misiones. Murió en Roma el 1 de octubre de 1572.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

santateresitadelninojesus-1octubre

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10, 17-24: Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,17-24: Estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.

En aquel tiempo, los setenta y dos volvieron muy contentos y dijeron a Jesús:
–Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre.
El les contestó:
–Veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno.
Sin embargo, no estéis alegres porque se os someten los espíritus; estad alegres porque vuestros nombres están inscritos en el cielo.
En aquel momento, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó:
–Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla.
Sí, Padre, porque así te ha parecido bien.
Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre, ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquél a quien el Hijo se lo quiere revelar.
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
–¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos resalta la alegría de los discípulos porque su misión apostólica había sido todo un éxito. El Señor les advierte donde deben poner la fuente de su alegría, “porque sus nombres están escritos en el cielo”. Nuestro gozo debe estar puesto en la esperanza de poder ir al Cielo y no en los éxitos materiales que obtengamos. También nos indica que aprendamos de Él. Encontrareis vuestro descanso, si aprendemos a descansar en el Señor, si entramos en el camino de la humildad, de la mansedumbre, de la misericordia, si somos agradecidos. ¡Gracias Padre, porque así te ha parecido bien!. La actitud de gratitud y de aprecio de todo lo que recibimos nos hará cada día más felices.

También hoy hacemos memoria de santa Teresa del Niño Jesús, virgen y doctora de la Iglesia, que entró aún muy joven en el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Lisieux, llegando a ser maestra de santidad en Cristo por su inocencia y simplicidad. Enseñó el camino de la perfección cristiana por medio de la infancia espiritual, demostrando una mística solicitud en bien de las almas y del incremento de la Iglesia, y terminó su vida a los veinticinco años de edad, el día treinta de septiembre († 1897).

Hoy es sábado, día consagrado a la Santísima Virgen, acudamos a la escuela de la Virgen, aprendamos de Ella y con Ella, a amar y a seguir a su Hijo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-con-los-doce

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10, 13-16: Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,13-16: Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha.

En aquel tiempo, dijo Jesús:
-¡Ay de ti Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, vestidos de sayal y sentados en la ceniza.
Por eso el juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo.
Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos como el Señor advierte y corrige a estas dos ciudades, podríamos afirmar que han sido unas privilegiadas, han sido testigos de muchas acciones suyas y sin embargo no se han convertido, no se han dejado transformar. Por un momento podríamos hacer silencio, detenernos, pensar en las palabras: “Si se hubieran hecho los milagros que en vosotras”. Cuantas “caricias” del Señor en mi vida, cuantos detalles, cuantas oportunidades, cuantas muestras de cariño,… y ¿soy consciente? ¿correspondo a su amor? ¿crees que también te diría algo a ti con tu acogida o ignorancia? Todo un privilegiado y ¿qué estas haciendo con sus dones? Creo que puede el Señor también corregirme a mí porque también me resisto a creer. Lo que nos pide el Señor con esta palabra es que reflexionemos sobre todos esos milagros, esas gracias que Dios nos va dando. Seamos agradecidos y pidamos la gracia de ver todo lo que Dios nos ha dado. Que sepamos acoger y corresponder con generosidad a Él.

Hoy celebramos la memoria obligatoria de san Jerónimo, presbítero y doctor de la Iglesia, nacido en Dalmacia hacia el año 340; estudió en Roma y allí fue bautizado. Abrazó la vida ascética, marchó al Oriente y fue ordenado presbítero. Volvió a Roma y fue secretario del papa Dámaso. Fue en esta época cuando empezó su traducción latina de la Biblia. También promovió la vida monástica. Más tarde, se estableció en Belén, donde trabajó mucho por el bien de la Iglesia. Escribió gran cantidad de obras, principalmente comentarios de la sagrada Escritura. Murió en Belén el año 420. De él tenemos frases tan rotundas como: “Ignorar la Escritura es ignorar a Cristo”. Ser cristiano es ser seguidor de Cristo, ser cristiano implica una relación con el Señor, un crecimiento en el conocimiento, afianzado en el trato con Él mediante la oración y los sacramentos, difícilmente, por no decir imposible, se puede dar el amor sin el trato, la relación, el conocimiento y aquí vemos la necesidad de saber y aprender cada vez más sobre el Señor, la importancia del conocimiento de su Palabra para poder agradarle. Concluía el pasaje evangélico realizando la llamada a escuchar al Señor, y nos advertía que se configura con el mensajero, con el evangelizador, “Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha”.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

arcangeles_29septiembre

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1,47-51: Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 1,47-51: Veréis a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del Hombre.

En aquel tiempo, vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él:
-Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.
Natanael le contesta:
-¿De qué me conoces?
Jesús le responde:
-Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.
Natanael respondió:
-Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.
Jesús le contestó:
-¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.
Y le añadió:
-Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy la fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael. Los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios, ni adorarlos como si fuesen dioses.

Siguiendo el catecismo de la Iglesia podemos decir que los ángeles son seres espirituales creados por Dios. Son seres inmortales, dotados de inteligencia y voluntad. La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser mensajeros, cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando, alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, guardianes, protectores y ministros de la justicia divina.

Arcángel San Miguel: es el que arrojó del Cielo a Lucifer y a los ángeles que le seguían y quien mantiene la batalla contra Satanás y demás demonios para destruir su poder y ayudar a la Iglesia militante a obtener la victoria final. El nombre de Miguel significa “quien como Dios”. Su conducta y fidelidad nos debe invitar a reconocer siempre el señorío a Jesús y buscar en todo momento la gloria de Dios.

Arcángel San Gabriel: en hebreo significa “Dios es fuerte”, “Fortaleza de Dios”. Aparece siempre como el mensajero de Yahvé para cumplir misiones especiales y como portador de buenas noticias. Anunció a Zacarías el nacimiento de Juan, el Bautista y a la Virgen María, la Encarnación del Hijo de Dios.

Arcángel San Rafael: su nombre quiere decir “medicina de Dios”. Tiene un papel muy importante en la vida del profeta Tobías, al mostrarle el camino a seguir y lo que tenía que hacer. Tobías obedeció en todo al arcángel San Rafael, sin saber que era un mensajero de Dios. Él se encargó de presentar sus oraciones y obras buenas a Dios, dejándole como mensaje bendecir y alabar al Señor, hacer siempre el bien y no dejar de orar. Se le considera patrono de los viajeros por haber guiado a Tobías en sus viajes. Es patrono, también, de los médicos (de cuerpo y alma) por las curaciones que realizó en Tobit y Sara, el padre y la esposa de Tobías.

Que tengas un buen día y encomiéndate a tu Ángel de la guardia para que te ayude a aspirar a los bienes de arriba. Dios nos los coloco para que nos acompañen siempre en nuestro peregrinar. Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, después de nuestra muerte, hasta el trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-templo-gente

EVANGELIO DEL DÍA Lc 9, 57-62: Te seguiré adonde vayas.

EVANGELIO DEL DÍA 
Lc 9,57-62: Te seguiré adonde vayas.

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos le dijo uno:
-«Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió:
-«Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo:
-«Sígueme.»
Él respondió:
-«Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó:
-«Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»
Otro le dijo:
-«Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó:
-«El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, presento la meditación del Papa Emérito Benedicto XVI :« nos presenta a Jesús que, mientras va de camino a Jerusalén, se encuentra con algunos hombres, probablemente jóvenes, que prometen seguirlo dondequiera que vaya. Con ellos se muestra muy exigente, advirtiéndoles que «el Hijo del hombre es decir él, el Mesías no tiene donde reclinar su cabeza», es decir, no tiene una morada estable, y que quien elige
trabajar con él en el campo de Dios ya no puede dar marcha atrás. A otro en cambio Cristo mismo le dice: “Sígueme”, pidiéndole un corte radical con los vínculos familiares. Estas exigencias pueden parecer demasiado duras, pero en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del reino de Dios, que se hace presente en la Persona misma de Jesucristo. En última instancia, se trata de la radicalidad debida al Amor de Dios, al cual Jesús mismo es el primero en obedecer. Quien renuncia a todo, incluso a sí mismo, para seguir a Jesús, entra en una nueva dimensión de la libertad, que san Pablo define como “caminar según el Espíritu”. “Para ser libres nos liberto Cristo” escribe el Apóstol y explica que esta nueva forma de libertad que Cristo nos consigue consiste en estar “los unos al servicio de los otros”. Libertad y amor coinciden. Por el contrario, obedecer al propio egoísmo conduce a rivalidades y conflictos» Hasta aquí la meditación del Papa Benedicto XVI, en la Audiencia del 27 de junio de 2010.

En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a todos a seguirle, pero el seguimiento requiere radicalidad y fidelidad. La opción por el Señor, por su seguimiento no permite seguir mirando atrás, a lo que se ha dejado en el camino. Sólo el que se fía de Él, sale ganando, hasta el ciento por uno. En generosidad nadie le gana al Señor, y como más de una vez los Papas han recordado en los encuentros de la juventud: “El Señor no quita nada, vencer los miedos, El lo da todo”. Cuantas veces nos recuerda que quien permanece en su amor tiene la alegría plena, su gozo, su alegría puede inundar la vida de sus seguidores.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote