jesus-orando-montaña

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 6, 7-15: Vosotros rezad así.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 6,7-15: Vosotros rezad así.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Cuando recéis no uséis muchas palabras como los paganos, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que se lo pidáis. Vosotros rezad así:
Padre nuestro del cielo,
santificado sea tu nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo,
danos hoy el pan nuestro,
perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido,
no nos dejes caer en tentación,
sino líbranos del maligno.
Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos entrega la oración del Padre Nuestro. Es una oración única, puesto que nos viene directamente de Jesús. San Agustín decía: “Recorred todas las oraciones que hay en las Escrituras, y no creo que podáis encontrar algo que no esté incluido en la oración dominical”. Es la oración dada por Ntro. Señor, no es cualquier oración. El mismo Señor nos enseña a orar. Él conoce nuestro corazón y sabe cuáles son nuestras necesidades y lo que debemos pedir cuando oramos.

 Podemos invocar a Dios como “Padre”, porque así nos lo reveló Jesús. A la vez, llamar a Dios Padre “nuestro” nos debe comprometer con todos los cristianos y nos debe hacer salir del individualismo egoísta para darnos con generosidad a los demás.

 Es hablar con Dios, dirigirnos a él con la misma palabra de Dios.

El Padrenuestro nos enseña a dirigirnos a Dios como a un Padre. Con total confianza y seguridad de ser escuchados. En la primera parte, le decimos a Dios que con todo lo que hacemos queremos que sea santificado su nombre, que deseamos que venga su reino a nuestras vidas y queremos cumplir por encima de todo su voluntad. En la segunda parte, le pedimos por nuestras necesidades fundamentales y lo hacemos no de forma individual, sino como un cuerpo, unidos a toda la Iglesia.

¡Que grande! Saber que Dios nos conoce en la intimidad, más que nosotros mismos, y nos ama.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesuspredicando

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5, 1-12: Bienaventurados…

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,1-12: Bienaventurados…

En aquel tiempo, al ver Jesús el gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos; y él se puso a hablar, enseñándoles:
«Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia.
Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán los Hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy se proclaman las Bienaventuranzas. Aquí se nos presenta el Señor como un nuevo Moisés, promulgando la nueva ley evangélica del reino.

El Señor conoce el corazón humano, sediento de felicidad. Todo hombre y mujer desea ser feliz, anhela la manera de conseguirlo, conforme a lo que cada uno entiende por felicidad: riqueza, éxito, seguridad, amor, poder, sexo, placer… El Señor nos propone un camino seguro de felicidad, pero chirria con todo lo que hasta el momento nos presenta la felicidad. El Señor parece que invierte, lo que el mundo tiene por infelices: los pobres, los que sufren, los que lloran… El Señor propone un camino de dicha, pero no hace teoría, su vida constituye la mejor clave de interpretación. El fue pobre, tuvo hambre, sed de justicia, fue perseguido, fue misericordioso, parecen que nos muestran cada una a Ntro Señor Jesucristo.

Que el Señor nos conceda fe, amor y coraje suficiente para entender las bienaventuranzas, asimilarlas y vivirlas con Cristo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-y-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 12, 18-27: Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 12,18-27: Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús saduceos, de los que dicen que no hay resurrección, y le preguntaron:
-Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero no hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano.»
Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos; el segundo se casó con la viuda y murió también sin hijos; lo mismo el tercero; y ninguno de los siete dejó hijos. Por último murió la mujer.
Cuando llegue la resurrección y vuelvan a la vida, ¿de cuál de ellos será mujer? Porque los siete han estado casados con ella.
Jesús les respondió:
-Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios. Cuando resuciten, ni los hombres ni las mujeres se casarán; serán como ángeles del cielo.
Y a propósito de que los muertos resucitan, ¿no habéis leído en el libro de Moisés, en el episodio de la zarza, lo que le dijo Dios: «Yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob»? No es Dios de muertos, sino de vivos. Estáis muy equivocados.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con una pregunta dictada no por el deseo de saber la respuesta, sino para hacer caer y dejar mal a Jesús. Esta vez, por parte de los saduceos, que no creían en la resurrección. Le presentan un caso conocido por la ley del «levirato» llevada hasta consecuencias extremas, la de los siete hermanos que se casan con la misma mujer porque van falleciendo sin dejar descendencia. También aquí Jesús responde desenmascarando la malicia de los saduceos. A ellos les responde afirmando la resurrección: Dios es Dios de vivos.

El pasaje evangélico nos presenta una advertencia de Ntro. Señor: “Estáis equivocados, porque no entendéis la Escritura ni el poder de Dios”. Es verdad que quien puede enseñarnos a entender la Escritura es el Espíritu Santo, hemos de invocarlo mucho para que nos ayude a entender, una de las promesas que le atribuyo el Señor es que nos ira revelando la verdad completa. Y también, es muy importante saber como la tradición ha entendido o interpretado esos textos, necesitamos escuchar al magisterio que nos une a la cadena apostólica, no debemos fiarnos de las interpretaciones personales, ¡peligro!, cuando se quiera reducir a sola Escritura como nos señalan algunas comunidades de creyentes, donde es muy fácil querer decir al texto lo que uno quiere oír, corremos el riesgo de caer en el subjetivismo y buscar solo algunos intereses que nada tienen que ver con el espíritu evangélico.

Aunque lo central que nos resalta el pasaje del evangelio es que Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Que nos tiene destinados a la vida. Esto tiene consecuencias para el peregrinar por este mundo, cuando vivimos como ciudadanos del cielo, aspirando a los bienes de arriba. Es ya la vida definitiva. El Señor nos ha asegurado, a los que participamos de su Eucaristía: «El que me come, tendrá vida eterna, yo le resucitaré el último día». La Eucaristía, que es ya comunión con Cristo, es la garantía y el anticipo de esa vida nueva a la que él ya ha entrado, al igual que su Madre, María, y los bienaventurados que gozan de él. La muerte no es nuestro destino. Estamos invitados a la plenitud de la vida.

Hoy también celebramos la memoria de San Justino, mártir, es el Padre apologista griego más importante del siglo II y una de las personalidades más nobles de la literatura cristiana primitiva. Nació en Palestina. De padres paganos y origen romano, pronto inició su itinerario intelectual frecuentando las escuelas estoica, aristotélica, pitagórica y platónica. La búsqueda de la verdad y el heroísmo de los mártires cristianos provocaron su conversión al cristianismo. Desde ese momento, permaneciendo siempre laico, puso sus conocimientos filosóficos al servicio de la fe. Llegó a Roma durante el reinado de Marco Aurelio (138-161) y allí fundó una escuela, la primera de filosofía cristiana. Según su discípulo Taciano, a causa de las maquinaciones del filósofo cínico Crescente, tuvo que comparecer ante el Prefecto de la Urbe y, por el solo delito de confesar su fe, fue condenado con otros seis compañeros a muerte.

Que el testimonio de los mártires nos ayude a crecer en fidelidad a nuestra fe y nos estimule en el seguimiento a Nuestro Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 11, 27-33: ¿Con qué autoridad haces esto?

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 11,27-33: ¿Con qué autoridad haces esto?

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén, y, mientras paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los letrados y los senadores, y le preguntaron:
-¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad ?
Jesús les replicó:
-Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contestadme.
Se pusieron a deliberar:
-Si decimos que es de Dios, dirá: «¿Y por qué no le habéis creído?» Pero como digamos que es de los hombres… (Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta.)
Y respondieron a Jesús:
-No sabemos.
Jesús les replicó:
-Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy destaca la autoridad con la que enseñaba el Señor, esta es la pregunta que le realizan en el pasaje, sin embargo, se quedan sin contestación por la falta de sinceridad, por no querer la verdad, proceden con doblez, esto mismo es lo que les incapacita para obtener una respuesta. Al reino de Dios se accede por el camino de la verdad y de la sinceridad. Otras veces, los evangelistas nos resaltan, en boca de los que acudían al Señor, que su modo de enseñar es distinto, lo hace con autoridad,-decían-, no se refieren que se impone a la fuerza, más bien que no se queda en la teoría, que no repite formulas hechas, que siempre es respaldado por la autenticidad de su obrar, que hay coherencia entre su discurso y su proceder, unión entre lo que dice y lo que hace. La autenticidad, la coherencia es lo que le da la autoridad.

Acudo al Papa Francisco en unas palabras suyas comentando este pasaje:

“El Evangelio del día, en el que los jefes de los sacerdotes preguntan a Jesús con qué autoridad hace sus obras, la pregunta demuestra el corazón hipócrita de esta gente. A ellos no les interesaba la verdad, buscaban solo sus intereses e iban según el viento: conviene ir por aquí, conviene ir por allí… eran veletas. Tenían un corazón sin consistencia. Y así negociaban todo: negociaban la libertad interior, negociaban la fe, negociaban la patria, todo, menos las apariencias. A ellos les importaba salir bien en las situaciones. […]

Este es el drama de la hipocresía de esta gente. Y Jesús no negociaba, pero su corazón de Hijo del Padre, estaba muy abierto a la gente, buscando caminos para ayudar.” (Homilía de S.S. Francisco, 15 de diciembre de 2014, en Santa Marta).

El Señor en cierta ocasión, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó: “Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las ha revelado a la gente sencilla”. Cuando nuestra fe es humilde podemos detectar la presencia de Dios en medio nuestro, a través de los acontecimientos, de su palabra, en los hermanos con los que compartimos la vida, en los más necesitados, así como su presencia en los sacramentos, sin embargo cuando sobresale nuestra autosuficiencia, nuestras seguridades vamos colocando dificultades para dicho encuentro con el Dios vivo, nos ocurre como en el pasaje de hoy, no permitimos a Dios entrar en nuestra vida, nos hacemos sordos a su voz o queremos ser nosotros los dioses de nuestras vidas, planteando nosotros los interrogantes, cuestionando la verdad del Señor, de su evangelio, la autoridad de la iglesia, y nos cerramos a la verdad de Dios y a su amor salvador.

En este sábado, día especial de la Santísima Virgen queremos aprender con ella en la escuela de María a vivir en verdad. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

higuera

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 11, 11-26: Tened fe en Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 11,11-26:Tened fe en Dios.

Después que la muchedumbre lo hubo aclamado, entró Jesús en Jerusalén, en el templo, lo estuvo observando todo, y, como era ya tarde, se marchó a Betania con los Doce.
Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre.
Vio de lejos una higuera con hojas, y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos.
Entonces le dijo:
-Nunca jamás coma nadie de ti.
Los discípulos lo oyeron.
Llegaron a Jerusalén, entró en el templo, se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas.
Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.
Y los instruía diciendo:
-¿No está escrito: Mi casa se llama Casa de Oración para todos los pueblos? Vosotros en cambio la habéis convertido en cueva de bandidos.
Se enteraron los sumos sacerdotes y los letrados, y como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su enseñanza, buscaban una manera de acabar con él.
Cuando atardeció, salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz. Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús:
-Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Jesús contestó:
Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: «Quítate de ahí y tírate al mar», no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá.
Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis.
Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El evangelio de hoy, nos plantea dos gestos proféticos: la maldición de una higuera y la expulsión de los mercaderes del templo.

En primer lugar nos aparece el Señor recriminando a una higuera y el poder de su palabra la seca. Nos resulta extraño que por la falta de fruto -cuando no era su tiempo-, al actuar de esa manera, ese procedimiento se convierte en signo, algo más importante quiere comunicarnos el Señor. Creo que no es la infructuosidad de la higuera lo que interesa, sino la del pueblo israelita, que no tiene excusas después de tantas atenciones y avisos de Dios. La enseñanza se refiere a la esterilidad, como lo muestran los acontecimientos que siguen. El no dar fruto. El ser solo apariencia, el parecer buenos, quedarnos en lo externo, “no encontró más que hojas”, sin embargo, el Señor ya advirtió más de una vez a los discípulos “que viendo vuestras buenas obras den gloria a Dios”, nuestra fe debe impregnar todas nuestras acciones, nuestros comportamientos deben empaparse de los mismos sentimientos que Ntro. Señor, nuestras acciones tienen que hablar de Él, desprender el buen olor de Cristo.

En la expulsión de los vendedores del templo, como nos señala el texto fue uno de los detonantes de su persecución, “buscaban una manera de acabar con Él”, sin embargo, este pasaje sigue apelando a la fe, pone el centro y la importancia en “tened fe en Dios”. Nos invita a ponernos en las manos de Dios, a confiar, a dejarnos guiar, a buscar su voluntad, siendo consciente que lo que Él quiere es siempre lo mejor que a mí me puede ocurrir, hasta querer lo que Él quiere es largo el camino que debemos hacer, por eso junto con sus discípulos muchas veces hemos de clamarle que nos aumente nuestra fe, que muchas veces es demasiado débil, se encuentra penetrada por el espíritu excesivamente mundano, necesitamos aprender a mirar nuestra vida con la mirada de Dios. Para finalizar os propongo unas palabras de Benedicto XVI, dichas en la Audiencia del 6 febrero de 2013: “Vivir de fe significa reconocer la grandeza de Dios y aceptar nuestra pequeñez, nuestra condición de criaturas dejando que el Señor la llene con su amor. El mal, con su carga de dolor y sufrimiento, es un misterio que es iluminado por la luz de la fe, que nos da la certeza de librarnos de él”.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

ciego-bartimeo

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 10, 46-52: ¿Qué quieres que haga por ti?

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 10,46-52: ¿Qué quieres que haga por ti?

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:
– «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más:
– «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo:
– «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole:
– «Ánimo, levántate, que te llama.»
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo:
– «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó:
– «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo:
– «Anda, tu fe te ha curado.»
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos el encuentro con un ciego, la diferencia con otros muchos encuentros es el detalle de ponernos el evangelista su nombre, Bartimeo, de presentarnos quien es su padre, Timeo. Nos esta hablando que en nuestra relación para el Señor no somos un numero, ni tratados en masa, la importancia de cada uno para el Señor, el ser llamado por nuestro nombre, nos está mostrando el acercamiento a nuestra persona, nuestra realidad, las palabras del Señor a sus discípulos “os llamo amigos”, se renuevan con cada uno de los que quiere seguirle, esa relación más directa, intima y cercana en la que estamos llamados a crecer.

Bartimeo, tuvo que superar obstáculos para ese encuentro con el Señor, “le regañaban para que se callara”, y no abandono, al contrario, insistía más: “Ten compasión de mí”. Varias veces nos enseña el Señor a perseverar e insistir, a orar constantemente sin desfallecer, a orar siempre, velad y orar para no caer en tentación. Son muchas las citas bíblicas que nos destacan esto.

Otro punto para detenernos en nuestra meditación estaría en la pregunta que le hace el Señor a Bartimeo: “¿Qué quieres que haga por ti?, Si hoy te la hiciera a ti esta misma pregunta ¿que crees que le dirías?, ¿que es fundamental hoy en tu vida?, ¿qué es importantísimo para ti?, ¿que crees que no te debe faltar para llegar a la plenitud de tu vida?, ¿que crees que le plantearías al Señor?. Y si te dijera como muchas veces utilizó el Señor antes de realizar un milagro, “se haga según tu fe”, crees que de verdad “tu fe te ha curado”, mi confianza, mi abandono, mi descansar en el Señor debe de crecer, deja mucho que desear, muchas veces, descanso en mis seguridades más que en el Señor, y mi vida pone en entredicho el vivir en su providencia. Cuantas veces he de hacer mías las palabras dichas a S. Pablo: “Te basta mi gracia”. Aprender a descansar en el Señor y abandonarme en quien tanto nos ama.

También hoy celebramos la memoria de S. Felipe Neri, Nació en Florencia 22 de julio de 1515. De su padre heredo el amor por la lectura, desde su juventud destacó en su alegría, jovialidad, simpatía, con un gran sentido del humor, saludaba a sus conocidos diciendo: “Y bien, hermanos, ¿cuándo vamos a empezar a ser mejores?. Buscaba acercar las personas a Dios a través de la confianza en Él, con la sencillez evangélica y el gozo que proporciona vivir la unión divina. En sus conversaciones espirituales aconsejaba la lectura de vidas de santos y de misioneros. En mayo de 1551, con 36 años recibió las sagradas ordenes del sacerdocio. Fundador del Oratorio. También fue purificado con incomprensiones, incluso se le prohibió confesar y predicar. En 1590 Sixto V le ofreció el cardenalato, que rehusó diciendo: “Prefiero el Paraíso”. El decía: “Quien quiera algo que no sea Cristo, no sabe lo que quiere; quien pida algo que no sea Cristo, no sabe lo que pide; quien no trabaje por Cristo, no sabe lo que hace”. Murió el 26 de mayo de 1595. Había sido aclamado como “apóstol de Roma”. Pablo V lo beatificó el 11 de mayo de 1615, y Gregorio XV lo canonizó el 12 de marzo de 1622.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-pedro-santiago-y-juan

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 10, 32-45: El que quiera ser grande, sea vuestro servidor.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 10,32-45: El que quiera ser grande, sea vuestro servidor.

En aquel tiempo, los discípulos iban subiendo camino de Jerusalén, y Jesús se les adelantaba; los discípulos se extrañaban y los que seguían iban asustados.
El tomó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que le iba a suceder:
-Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del Hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los letrados, lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, se burlarán de él, le escupirán, lo azotarán y lo matarán; y a los tres días resucitará.
Se le acercaron los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron:
-Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.
Les preguntó:
-¿Qué queréis que haga por vosotros?
Contestaron:
-Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.
Jesús replicó:
-No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?
Contestaron:
-Lo somos.
Jesús les dijo:
-El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; está ya reservado.
Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan.
Jesús, reuniéndolos, les dijo:
-Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy podríamos destacar los detalles del Señor con el grupo de los doce, como los instruye, como los prepara para la adversidad, como les enseña el camino de la cruz, de su pasión, muerte y resurrección. Tambien nos pone delante el actuar de nuestro corazón, la mayoría de las veces no sabemos pedir lo que nos conviene, en nuestras suplicas no entra el abrazo de la cruz, puesto de manifiesto y reflejado en la solicitud de Santiago y Juan, petición que sienta tan mal al resto de discípulos, ya que en definitiva deseaban lo mismo. (honor, gloria, prestigio, destacar, los primeros puestos…) Ante este modo de proceder aprovecha el Señor para regalarnos una enseñanza “el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir ” , el seguidor del Señor tiene que hacer de su vida la máxima que decía S. Ignacio: “en todo amar y servir”. El cristiano tiene que vivir para servir y no servir para vivir. Tiene por amor y como respuesta al amado, hacer de su vida una entrega. Entrega hasta no reservarse nada y darlo todo por Él.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 10, 28-31: Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 10,28-31: Recibiréis en este tiempo cien veces más, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna.

En aquel tiempo, Pedro se puso a decirle a Jesús:
-Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.
Jesús dijo:
-Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más -casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones-, y en la edad futura, vida eterna.
Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, continuamos con el de ayer. Se nos habla de la gran generosidad de Dios, el ciento por uno, pero con un pequeño detalle: “con persecuciones”. La Cruz es consustancial al seguimiento. Cuando aparece podemos tener la seguridad que es signo de veracidad, el espíritu del mundo esta en pleno combate con el espíritu del Señor, esto provoca situaciones difíciles de entender, ¿cómo es posible que al bien se responda con el mal? ¿Que se vea como debilidad el perdonar siempre, el no alimentar la espiral de violencia, sea verbal o física? ¿Que se ponga por encima del ser humano intereses -da igual los que sean-? Esto lleva a ir contracorriente, a que te coloquen en el punto de mira, a ser sospechoso, a que te desprestigien por no ser como los demás… Podríamos seguir enumerando, ya que ser seguidor del Señor, tomarte en serio su mensaje y buscar configurarte con Él, lleva en el programa “Dichosos cuando os persigan por mi causa…” el discípulo no es mas que el maestro, y como Él, dar la vida cuesta, amar aunque no te amen, servir aunque ni lo deseen, no es nada fácil. ¿A qué me estás pidiendo renunciar, por amor a Ti, Jesucristo? Hoy me lleva tu Evangelio a contemplar seriamente cuál es la medida de mi egoísmo y a encontrar todos esos apegos que son un lastre que me impide caminar hacia la vida eterna, hacia tu recompensa.

Comenzaba el pasaje con las excelencias de la generosidad de Dios, y tenemos experiencia, podemos decir, -como los discípulos-, de lo que hemos visto y oído hablamos, que en generosidad nada ni nadie se asemeja a nuestro Dios, crees que estas dando algo de tí y Él te colma, recibes muchísimo más de lo poco que has podido dar, cuantas veces lo que pensabas que era “renuncia ” es transformado y no lo vives como que has dejado nada, al contrario es dando donde se recibe.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-joven-rico

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 10, 17-27: Jesús se le quedó mirando con cariño.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 10,17-27: Jesús se le quedó mirando con cariño.

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó:
-Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
Jesús le contestó:
-¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios.
Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.
El replicó:
-Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.
Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo:
-Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres -así tendrás un tesoro en el cielo-, y luego sígueme.
A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos:
-¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!
Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió:
-Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el Reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios.
Ellos se espantaron y comentaban:
-Entonces, ¿quién puede salvarse?
Jesús se les quedó mirando y les dijo:
-Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, vemos uno de los muchos encuentros del Señor, donde destacamos la mirada del Señor hacia ese joven que le manifiesta su inquietud, que quiere una vida en plenitud, que desea la vida eterna, la primera mirada del pasaje de hoy, la tenemos en el Señor hacia ese joven, esta mirada es de cariño y le recuerda la validez de los Diez Mandamientos, la invitación a amar y el camino de seguimiento de dejarlo todo por el Señor, pero cuando se ponen reparos, no se confía, todo acto tiene consecuencias, el no acoger la propuesta produce en el joven tristeza, no responder con generosidad a las invitaciones del Señor suele tener un precio, siempre perjudicial para uno mismo, seguir atado a sus posesiones, seguridades, egoísmos, afectos, pecados, males…, sin embargo, el Señor siempre nos da la oportunidad de llenar de gozo nuestra existencia y nos vuelve a mirar con cariño, vuelve a confiar en nosotros, invitándonos a dar un paso más donde poner nuestra vida en Él y elegir que nuestra riqueza sea Él.

Y la segunda mirada es hacia el grupo de los suyos, también vemos en el pasaje una mirada de aliento y comprensión a sus discípulos cuando aprovecha para darle una enseñanza sobre las riquezas. Una llamada al desprendimiento, un estilo de vida libre ante lo material, es un aviso para todos, pues todos andamos atrapados por las riquezas, aunque no seamos ricos, si que presentamos apegos debido a nuestra ambición y avaricia, se nos advierte que es peligroso poner la confianza en el dinero. Pensemos que para los discípulos no le fue fácil, desde el antiguo testamento, ven la riqueza como un signo del favor divino. Pero el Señor lo plantea como un obstáculo. Y nos recuerda que humanamente no es nada fácil, pero con Dios todo es posible. Dios es capaz de hacer maravillas en quien se le abre desde la confianza. Recordemos las palabras de Santa Teresa de Jesús: “Quien a Dios tiene, nada le falta; sólo Dios basta”.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

Screenshot_20160522-153538

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16, 12-15: Todo lo que tiene el Padre es mío.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 16,12-15: Todo lo que tiene el Padre es mío.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
El me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy la Solemnidad de la Santísima Trinidad. En palabras del Papa Francisco en el Ángelus del 26 de mayo de 2013: “Hoy alabamos a Dios no por un particular misterio, sino por Él mismo, “por su inmensa gloria”, como dice el himno litúrgico, le alabamos y le damos gracias porque es Amor, y porque nos llama a entrar en el abrazo de su comunión que es la vida eterna.” Continuando con textos del Papa Francisco que nos ayuden para nuestra meditación:

“La Trinidad es comunión de Personas divinas, las cuales son una con la otra y una en la otra: esta comunión es la vida de Dios, el misterio de amor del Dios vivo” (ángelus, 31 mayo 2015).

“La Santísima Trinidad no es el producto de razonamientos humanos; es el rostro con el que Dios mismo se ha revelado, no desde lo alto de una cátedra, sino caminando con la humanidad. Es justamente Jesús quien nos ha revelado al Padre y quien nos ha prometido el Espíritu Santo.” (Ángelus, 26 mayo 2013).

“Todos estamos llamados a testimoniar y anunciar el mensaje de que «Dios es amor», de que Dios no está lejos o es insensible a nuestras vicisitudes humanas. Está cerca, está siempre a nuestro lado, camina con nosotros para compartir nuestras alegrías y nuestros dolores, nuestras esperanzas y nuestras fatigas. Nos ama tanto y hasta tal punto, que se hizo hombre, vino al mundo no para juzgarlo, sino para que el mundo se salve por medio de Jesús (cf. Jn 3, 16-17). Y este es el amor de Dios en Jesús, este amor que es tan difícil de comprender, pero que sentimos cuando nos acercamos a Jesús. Y Él nos perdona siempre, nos espera siempre, nos quiere mucho. Y el amor de Jesús que sentimos, es el amor de Dios.” (ángelus del 15 de junio de 2014).

“La prueba más fuerte de que hemos sido creados a imagen de la Trinidad es esta: Sólo el amor nos hace felices, porque vivimos en relación, y vivimos para amar y ser amados” (Benedicto XVI, ángelus del 7 junio 2009).

En la reflexión semanal de nuestro Obispo D. José Manuel Lorca realizada en la revista “Nuestra Iglesia”, donde comenta el Evangelio, hoy, termina invitándonos a celebrar el día de la Vida Consagrada, “el día de tantas personas, que en los monasterios y conventos se dedican totalmente a Dios en la oración, en el silencio y en el trabajo. Acordaos de las hermanas de los monasterios de clausura de nuestra Diócesis: Agustinas, Benedictinas, Capuchinas, Carmelitas, Clarisas, Concepcionistas, Cistercienses, Dominicas y Justinianas y dad gracias a Dios por cada una de ellas, porque han ofrecido sus vidas a Nuestro Señor por nosotros, rezan por todos y alaban al Altísimo siempre…Bendecid a Dios por nuestras hermanas y pedidle que surjan más vocaciones para seguir sus pasos…”

Feliz día del Señor, feliz domingo desbordado por el misterio de Dios amor, que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.