jesus-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 10, 22-30: Os lo he dicho, y no creéis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 10,22-30: Os lo he dicho, y no creéis.

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban:
– «¿Hasta cuando nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente.»
Jesús les respondió:
– «Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ésas dan testimonio de mi. Pero vosotros no creéis, porque no sois ovejas mías. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos al Señor diciendo a los judios sus dificultades para creer. Haciéndole ver que incluso con el testimonio de las obras se resisten a creer. Continuamos con el Evangelio del “Buen Pastor”, hoy el acento lo pone en las ovejas. Nosotros somos invitados a ser “sus ovejas”. La característica que nos resalta de las ovejas es que conocen perfectamente cuál es la voz del pastor. Y le siguen dóciles y sin oponer resistencia. El auténtico cristiano es el que “escucha la voz del Pastor”, es decir del Señor, tiene familiaridad con su Palabra, y oyendo esta voz desea hacerla vida. ¿Qué nos esta pasando a los que nos llamamos cristianos?: ¿o que no escuchamos su palabra? ¿o que escuchándola no buscamos la manera de hacerla vida?

Termina el Evangelio manifestándonos que Jesús y el Padre son uno. Quien nos ve a nosotros deberíamos mostrarle el rostro del Dios vivo. Y no son sólo nuestras palabras, sino también nuestras obras y nuestra vida, las que deben mostrar que en verdad Dios permanece en nosotros y nosotros en Dios. La Iglesia está llamada a convertirse en un signo creíble del Señor, Buen Pastor, que da la vida por sus ovejas; que se preocupa de que todos aquellos que el Padre puso en sus manos para que no se pierda ni uno solo.

Que tengas un buen día

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *