jesus-buen-pastor

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 10, 27-30: Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 10,27-30: Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna.

En aquel tiempo, dijo Jesús:
-Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano.
Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre.
Yo y el Padre somos uno.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta al Señor como el Buen Pastor. Sin embargo, en el pasaje que se nos propone, resalta la relación con el Buen Pastor: “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen y yo les doy la vida eterna”. Seguir al Buen Pastor es mantener con Él una relación, escuchar sus palabras, dejarnos guiar por Él. Como rezamos con el Salmo 23: “El Señor es mi Pastor, nada me falta”. Esa confianza plena, abandono en Él.

En la Segunda lectura del libro del Apocalipsis: “El Cordero será su pastor”. Es el pastor porque se hizo cordero, el cordero de Dios que quita el pecado del mundo y por cuya sangre hemos sido purificados y reconciliados con el Padre. Los que son de Cristo escuchan la voz del Señor y es Él el que los conduce, el que los reúne, el que les da la vida eterna. El Señor no utiliza la fuerza, la coacción, la respuesta nace desde la libertad. No se puede obligar a nadie a creer. Como nos decía el Papa S. Juan Pablo II en Cuatro Vientos, en su ultima visita a España: “la fe no se impone, se propone”. La fe es una opción libre, basada en el conocimiento y en el amor a Cristo.

El Señor nos promete la vida eterna y nos dice que el que le sigue no perecerá para siempre. Los que reciben ese amor, los que se dejan abrazar por ese amor, superan con el Señor todas las dificultades de la vida y resucitan con él. Participan de su resurrección y la muerte no es para ellos ya otra cosa que el paso a la verdadera vida, al Padre.

Unido al domingo del Buen Pastor la iglesia celebra la jornada de oración por las vocaciones, pidamos al Señor por nuestros pastores -Papa, Obispo, sacerdotes- , por los seminaristas, su perseverancia y por las nuevas vocaciones que no nos falten. Que el Señor nos bendiga con pastores santos. Feliz día del Señor, feliz domingo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *