jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15, 26-16,4a: Os he hablado de esto, para que no tambaleéis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,26-16,4a: Os he hablado de esto, para que no tambaleéis.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Cuando venga el Defensor, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo.
Os he hablado de esto, para que no tambaleéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún, llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí.
Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vuelve aparecer la promesa del Espíritu Santo como Paráclito, asistente y abogado nuestro aquí en la tierra.

También hoy en el Evangelio, el Señor prepara a los discípulos para que se preparen a sufrir la experiencia de rechazo en medio del “mundo”: serán odiados . El “Paráclito” no viene en primer lugar a eliminarnos los problemas: él nos enseña a analizarlos y a saber descubrir qué es lo que verdaderamente tenemos que trabajar en nosotros para poder sostener y avivar el testimonio de una vida en Cristo.

El Señor avisa de la dificultad que nos viene. Ser cristiano en la época de los Evangelios no estaba de moda (más bien era bastante peligroso), como tampoco no lo está ahora. Sabemos que ser cristiano es vivir a contracorriente, el Papa Francisco continuamente nos lo esta recordando: lo ha sido siempre. Incluso en épocas en que “todo el mundo” era cristiano: los que querían serlo de verdad no eran demasiado bien vistos por algunos. El cristiano es, si vive según Jesucristo, un testimonio de lo que Cristo tenía previsto para todos los hombres; es un testigo de que es posible imitar a Jesucristo y vivir con toda dignidad como hombre. Esto no gustará a muchos, como Jesús mismo no gustó a muchos y fue llevado a la muerte. Los motivos del rechazo serán variados, pero hemos de tener presente que en ocasiones nuestro testimonio será tomado como una acusación. ¡Ánimo! Cristo ha vencido y nosotros con él. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *