th

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16,23b-28: El Padre os quiere.

EVANGELIO DEL DÍA:

Jn 16,23b-28: El Padre os quiere.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Yo os aseguro, si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará.
Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente.
Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios.
Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
El Evangelio de hoy nos pone delante la fuerza de la oración, el acudir con confianza y presentarle al Señor nuestras necesidades, sabiendo que el Señor siempre nos escucha, no se desentiende de nuestras preocupaciones y esta deseando ayudarnos para que crezcamos en amor, gozo y esperanza. “Para que vuestra alegría sea completa”. Solo es posible acudiendo a la oración, cuando se espera, cuando se confía, cuando se tiene fe, cuando se espera ser escuchado, cuando uno cree en el poder de Dios.
Para las pistas de meditación traigo la homilía realizada por el Papa Francisco comentando el pasaje de este evangelio: «La audacia es una gracia. El coraje. San Pablo decía dos grandes actitudes que tiene que tener el cristiano para predicar a Jesucristo. El coraje, el ánimo de ir adelante y el aguante de soportar el peso del trabajo. Ahora es curioso. Esto que se da en la vida apostólica debe darse en la oración también. O sea una oración sin coraje es una oración “chirle”, que no sirve.
Acordémonos de Abrahán cuando, como buen judío, le regatea a Dios. Que si son 45, que si son 40, que si son 30, que si son 20. O sea es “caradura”. Él tiene coraje en la oración.
Acordémonos de Moisés cuando Dios le dice “mira a este pueblo yo no lo aguanto más, lo voy a destruir, pero quédate tranquilo que a vos te voy a hacer líder de otro pueblo mejor”.
“No, no, si borras a este pueblo, me borras a mí también”. ¡Ánimo! En la oración con coraje. Rezar con coraje. “Todo lo que ustedes pidan en mi nombre, si lo piden con fe, y creen que lo tienen, ya lo tienen”. ¿Quién reza así? ¡Somos flojos! El coraje, ¿no? Y después el aguante. Aguantar las contradicciones. Aguantar los fracasos en la vida. Los dolores, las enfermedades, no sé, las situaciones duras de la vida.» ( 25 de octubre de 2014).
Nos encontramos en un mes muy mariano en nuestra tradición popular y estamos en sábado, día en el que se nos invita a poner nuestra mirada en la Santísima Virgen María, mujer orante, donde su vida se vio irradiada por el encuentro con Dios, impregnada por el Espíritu Santo hizo de su vida un entrega a Dios, HÁGASE, que se cumpla en mí tu Palabra, por eso nos aconseja: haced lo que Él os diga. Nada mejor que entrar en la voluntad de Dios. Querer lo que el quiere, cuando el quiera y como él quiera.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *