descarga (1)

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 17,20-26: Que sean completamente uno.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 17,20-26: Que sean completamente uno.

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo, Jesús dijo:
– Padre santo:
no sólo por ellos ruego,
sino también por los que crean en mí por la palabra de ellos,
para que todos sean uno,
como tú, Padre, en mí y yo en ti,
que ellos también lo sean en nosotros,
para que el mundo crea que tú me has enviado.
También les di a ellos la gloria que me diste,
para que sean uno,
como nosotros somos uno:
yo en ellos y tú en mí,
para que sean completamente uno,
de modo que el mundo sepa que tú me has enviado
y los has amado como me has amado a mí.
Padre, éste es mi deseo: que los que me confiaste estén conmigo,
donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste,
porque me amabas antes de la fundación del mundo.
Padre justo, si el mundo no te ha conocido, yo te he conocido,
y éstos han conocido que tú me enviaste. Les he dado a conocer
y les daré a conocer tu Nombre, para que el amor que me tenías
esté en ellos, como también yo estoy en ellos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, continua la súplica e invitación de Ntro. Señor:
“¡Que todos sean uno!” .

El Señor suplica a los suyos el testimonio de unidad y lo pone como consecuencia para que el mundo pueda creer, constituye el mejor argumento ante un mundo dividido y enfrentado, donde hay desunión y discordia, estas son las armas del maligno, generar división, separación, heridas en la comunidad, imposibilitar la fraternidad, así es difícil reconocer la presencia de Dios.

El Papa Francisco insiste mucho en “llevar mucho cuidado con los “chismes”, los dimes y diretes que siembran discordia, es muy triste encontrar comunidades cristianas en donde los unos y los otros se atacan, se muerden, hablan mal unos de otros, hay envidias y rivalidades. Con este testimonio, ¿cómo será posible que los que nos rodean puedan creer en el Dios del amor?”

Ya nos recordaba el Señor: condición necesaria “para que el mundo crea”. Si lo que reina es la división crecen los obstáculos para que se puedan encontrar con el Dios vivo. El seguidor de Cristo debe poner todo lo que se encuentre en sus posibilidades para ser constructor de paz, facilitar el encuentro, poner en practica: el no llevar cuentas del mal, vencer el mal a fuerza de poner más amor, perdonar, ser instrumento de reconciliación, acercar en vez de alejar y separar, cuidar la lengua para no herir, toda una lucha y un combate con uno mismo y ante el espíritu de nuestro mundo, evitar por todos los medios que no se imponga el orgullo, y para eso, se debe recorrer el camino de la humildad y la mansedumbre, ya nos lo decía Ntro. Señor y encontrareis vuestro descanso. “Aprended de Mí”.

“Padre, que sean uno como nosotros somos uno”, dijo el Señor. Esta es hoy nuestra oración al Espíritu Santo de llevarnos a la unidad. Ven Espíritu Santo y únenos en el amor, la comprensión y el perdón.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *