Cruz 6

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 3,13-17: Tiene que ser elevado el Hijo del Hombre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 3,13-17: Tiene que ser elevado el Hijo del Hombre.

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
-«Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Papa Francisco en el ángelus del 14 de septiembre de 2014 nos explica: “La iglesia celebra la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Alguna persona no cristiana podría preguntarnos: ¿Por qué “exaltar” la cruz? Podemos responder que no exaltamos una cruz cualquiera, o todas las cruces: exaltamos la cruz de Jesús, porque en ella se reveló al máximo el amor de Dios por la humanidad. […] ¿Por qué fue necesaria la cruz? A causa de la gravedad del mal y toda la omnipotencia mansa de la misericordia de Dios. La cruz parece determinar el fracaso de Jesús, pero en realidad manifiesta su victoria. […] Y cuando dirigimos la mirada a la cruz donde Jesús estuvo clavado, contemplamos el signo de amor, del amor infinito de Dios por cada uno de nosotros y la raíz de nuestra salvación. De esa cruz brota la misericordia del Padre, que abraza al mundo entero. Por medio de la cruz de Cristo ha sido vencido el maligno, ha sido derrotada la muerte, se nos ha dado la vida, devuelto la esperanza. La cruz de Cristo es nuestra única esperanza verdadera”.

Celebramos la Exaltación de la Cruz, se nos invita a levantar con orgullo la Cruz Gloriosa para que el mundo vea hasta donde llega el Amor del Crucificado por los hombres, por todos los hombres. San Juan de la Cruz, decía: “Si quieres llegar a poseer a Cristo, jamas lo busques sin la Cruz”, pues “el que no busca la Cruz de Cristo, no busca la gloria de Cristo”. La Cruz nos muestra el valor del hombre a los ojos de Dios, Dios lo ha amado hasta el extremo, hasta entregar su vida. Quizá a ti Dios no te importa, ¡pero tú si le importas a Dios!. La Cruz nos recuerda que Dios nos habla en el silencio de nuestras propias cruces, en el silencio de la noche oscura de la fe. La Cruz de Cristo es la victoria de Dios. Desde la Cruz nos enseña el camino del amor que pasa por el perdón. Es toda una escuela de misericordia y de perdón. Desde el madero santo Jesús clamaba e intermedia por sus verdugos: “No saben lo que hacen”. Es un camino de humildad, “aprended de mí que soy manso y humilde”. Exaltar la Cruz, es exaltar el amor de Dios por nosotros, es exaltar la victoria del amor y de la misericordia sobre el pecado, el egoísmo y la muerte. En la Cruz Jesús proclama la SED de que le amemos, se nos ofrece para que seamos dichosos. ¿cómo no amar a quién tanto nos amó?

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *