jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 5, 17-30: Quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 5,17-30: Quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna.

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
– «Mi Padre sigue actuando, y yo también actúo.»
Por eso los judíos tenían más ganas de matarlo: porque no sólo abolía el sábado, sino también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios. Jesús tomó la palabra y les dijo:
– «Os lo aseguro: El Hijo no puede hacer por su cuenta nada que no vea hacer al Padre. Lo que hace éste, eso mismo hace también el Hijo, pues el Padre ama al Hijo y le muestra todo lo que él hace, y le mostrará obras mayores que ésta, para vuestro asombro. Lo mismo que el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a los que quiere. Porque el Padre no juzga a nadie, sino que ha confiado al Hijo el juicio de todos, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo no honra al Padre que lo envió. Os lo aseguro: Quien escucha mi palabra y cree al que me envió posee la vida eterna y no se le llamará a juicio, porque ha pasado ya de la muerte a la vida. Os aseguro que llega la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que hayan oído vivirán. Porque, igual que el Padre dispone de la vida, así ha dado también al Hijo el disponer de la vida. Y le ha dado potestad de juzgar, porque es el Hijo del hombre. No os sorprenda, porque viene la hora en que los que están en el sepulcro oirán su voz: los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de juicio. Yo no puedo hacer nada por mí mismo; según le oigo, juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy es continuación del de ayer, nos habla de la respuesta que el Señor dio a algunos que veían mal que Él hubiese curado a un paralítico en sábado. Los judíos persiguen a Jesús porque no respeta el sábado. El Señor nos da la clave de su actuar: no obra por su cuenta, sino según los deseos de su Padre. El Señor aprovecha estas criticas para manifestar su condición de Hijo de Dios y, por tanto, Señor del sábado. Y también se escandalizan: “Por eso los judíos tenían más ganas de matarlo, porque no solo violaba el sábado, sino también llamaba a Dios Padre suyo, haciéndose igual a Dios”. El Señor afirma que su naturaleza y la del Padre son iguales, aun siendo personas distintas. Manifiesta de esta manera su divinidad.

También en el pasaje de hoy, el Señor nos ofrece la vida, vida en plenitud. Y nos plantea el cómo podemos alcanzarla: “el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna”. Importancia capital escuchar al hijo amado. Acoger su palabra, que ella sea la que guie nuestro obrar. Si así lo hacemos, iremos viendo sus beneficios en nosotros mismos, su acción en nuestro obrar, su poder transformador, su fuerza eficaz,

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

1 comentario
  1. Hernan
    Hernan Dice:

    me gusta las palabras de sabiduria de esta seccion sobre la vida eterna aca estoy comtento al saber que hay oportunidad para poderla obtener y poder asi refleccionar por los echos ya acaesido

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Responder a Hernan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *