jesus-pan-de-vida

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,44-51: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 6,44-51: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
– «Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre que me ha enviado.
Y yo lo resucitaré el último día.
Está escrito en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios.”
Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende viene a mí.
No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre.
Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna.
Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre.
Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Comienza el Evangelio de hoy tomando conciencia del regalo de la fe. “Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre…” La fe es un “don” y como algo que se nos entrega tenemos que agradecer y cuidar. Darnos cuenta de este regalo es valorarlo. En otro momento el Señor les abría el corazón a los discípulos y les decía: ” os he elegido”, es el Señor quien lleva la iniciativa, quien me invita, quien cuenta conmigo. Una oportunidad para sacar un ratico y en oración, diálogo con quien tanto nos ama, agradecerle la herencia, el regalo, el don de la fe. Valorar lo mucho que nos aporta el creer, “el que cree tiene vida eterna”, como ilumina y transforma nuestra vida.

“Yo soy el pan de la vida.” Otro punto para nuestra reflexión. La Eucaristía, nos da la vida. “el que coma de este pan vivirá para siempre.” Estas palabras del Señor nos presentan algunas de las grandezas que nos aporta el sacramento. Solicítale al Señor que te conceda tener hambre de Él, que desees ser saciado, que no permita que faltes a la cita del encuentro con su Palabra y con su Cuerpo. Que descubramos su Presencia Real en el Sacramento. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *