Juan-6-22-29

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 6,22-29: Trabajad no por el alimento que perece sino por el alimento que perdura para la vida eterna.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 6,22-29: Trabajad no por el alimento que perece sino por el alimento que perdura para la vida eterna.

Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago.
Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos.
Entretanto, unas lanchas de Tiberíades llegaron cerca del sitio, donde hablan comido el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron:
– «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les contestó:
– «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.»
Ellos le preguntaron:
– «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?»
Respondió Jesús:
– «La obra que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos presenta en una primera parte, el interés que muestran sus paisanos por Jesús, andaban buscándolo, “en busca de Jesús”, después, serán reprendidos por las motivaciones -no todas son validas- de dicha búsqueda. Podemos detenernos un momento: ¿Se da en mí también una inquietud por acercarme, saber más, conocerlo, descubrirlo, aprender, relacionarme?, ¿Estoy en búsqueda? ¿Me dejo sorprender? ¿Lo necesito?… Es bueno saber en que punto me encuentro, ¿soy discípulo? ¿soy seguidor de…? ¿Cual es mi estado con respecto a Jesús? Nos dice el pasaje, que la gente encontró por fin a Jesús, “en la otra orilla”. Esto también nos tiene que hacer pensar, muchas veces en mi mundanidad es muy difícil que me pueda encontrar con Jesús, exige un salir de mi comodidad, de mi rutina, de mis ruidos, de mi ego,… y de tantas situaciones, para estar dispuesto a ir a la otra orilla, donde su Palabra es importante, donde la esperanza y la caridad se hacen compañeras de camino, donde el amor transforma y se hace entrega, generosidad, encuentro con el otro, servicio, amabilidad, bondad, comprensión, paciencia… y allí se empieza a vislumbrar al Señor.

Otro punto para la meditación: “Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna”. No trabajes, no vivas, no te desgastes, en lo que se acaba. Importante saber distinguir que es importante, qué transciende y qué es caduco. Dios nos regala el don del tiempo, éste es una oportunidad preciosa para hacer el bien, para ganar la vida eterna. Pide luz al Espíritu Santo para que te enseñe a emplear sabiamente tu vida, pregúntale qué hacer con el tiempo que ahora tienes y qué quiere Él para ti. Trabajemos por lo que merece la pena y llena una vida de plenitud y después la vida eterna. Eso no significa desentenderse de las realidades temporales, sino más bien transformarlas para que nos ayuden a trabajar por el Reino del Señor y para nosotros crecer en configuración con Él, hasta llegar a tener los mismos sentimientos y el mismo corazón. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *