san-jose-maria-jesus

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
-¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él repuso:
-Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el breve Evangelio de hoy nos encontramos con un piropo a la Madre del Señor y otro dado por Ntro. Señor Jesucristo también a María: “¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!. Nadie como la Santísima Virgen María ha guardado la Palabra de Dios, la ha meditado, como decía S. Agustin refiriéndose a María: “concibió en su corazón antes que en su seno”. Ella es dichosa por haber creído a Dios, por haberse fiado de su palabra, por su HAGASE, por querer que se cumpla en Ella el plan de Dios, por hacer la voluntad de Dios, por su FIAT, por querer lo que Dios quiere.

La Santísima Virgen nos enseña a dar un “SI” incondicional. Su HAGASE en mí según tu palabra. Cuando va a visitar a su prima Santa Isabel, escuchara otra bienaventuranza: ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá!. La bienaventuranza de la Palabra y la bienaventuranza de la fe, ambas van muy unidas, una alimenta a la otra y la hace crecer. Aprendamos de la Virgen María a acoger la Palabra de Dios en nuestro corazón con docilidad y a llevarla a la práctica con esmero. Así seremos verdaderamente dichosos.

Celebramos la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, es la patrona de España y también de la Hispanidad, “la tradición, tal como ha surgido de unos documentos del siglo XIII que se conservan en la catedral de Zaragoza, se remonta a la época inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, cuando los apóstoles predicaban el Evangelio. Se dice que Santiago el Mayor había desembarcado en la Península por el puerto de Cartagena, lugar donde fundó la primera diócesis española, predicando desde entonces por diversos territorios del país.

En la noche del 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba con sus discípulos junto al rio Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban Ave María, Gratia Plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol”. La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que se le construyese allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”. Esta fue la primera iglesia dedicada en honor a la Virgen Santísima.” -(tomado de los recursos de la web de Aciprensa)-.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *