2016-02-17 08.07.05

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 29-32: A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,29-32: A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás.

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús y él se puso a decirles:
-Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del Hombre para esta generación.
Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Cuando sea juzgada esa generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta como la gente acudía alrededor de Jesús, habían oído muchas cosas grandiosas de Él, querían verle hacer alguna señal. Buscaban algo extraordinario. Tal vez nosotros, en la práctica, tenemos la misma actitud de aquellos hombres que se resistían a creer en Jesús. Decimos que somos cristianos, pero en la vida diaria nos comportamos como si no lo fuéramos. Cuantas veces queremos también manipularlo, pensamos que Dios tiene que obedecernos a nosotros en vez de entrar nosotros en su voluntad.

La Cuaresma es una oportunidad para volvernos al amor de Cristo. Es un tiempo oportuno, un tiempo favorable, donde se derrama la Gracia. La llamada a la conversión nos esta recordando el Papa Francisco es la invitación alegre de seguir al Señor. Este período cuaresmal puede ser una buena oportunidad para sacar las tijeras espirituales y cortar con todo aquello que no sea cristiano en nosotros; para podar aquellas ambiciones, defectos, que nos separan de Jesucristo. Pero sobre todo, es un momento propicio para convertirnos a su gran amor. Un amor que sepa asumir la caridad de Cristo con nosotros mismos y con los demás.
Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *