recibiendo-el-espiritu-santo

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 12,8-12: El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 12,8-12: El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Si uno se pone de mi parte ante los hombres, también el Hijo del Hombre se pondrá de su parte ante los ángeles de Dios.
Y si uno me reniega ante los hombres, lo renegarán a él ante los ángeles de Dios.
Al que hable contra el Hijo del Hombre se le podrá perdonar, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.
Cuando os conduzcan a la sinagoga, ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de lo que vais a decir, o de cómo os vais a defender.
Porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con dar la cara por el Señor. “Si uno se pone de mi parte”. Expresar el amor, confiar en Dios, tener fe en Dios o creer en él, implica tener la seguridad de que no me va a fallar, que su palabra se cumple y me hace bien. Cuando nuestro ambiente cultural tiende a encerrar la fe en el campo de lo privado, el pasaje del evangelio, nos invita a manifestar nuestro amor por el Señor.

Otra palabra de vida que emana del pasaje de hoy, es que contamos siempre con la presencia y cercanía de Dios, que no nos deja y viene siempre en nuestra ayuda. «el Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir». La promesa dada a los discípulos se cumple “yo estaré siempre con vosotros”.
Nos encontramos en palabras del Señor que “no se le perdonará” , nos sorprende, ya que parece como si el Señor encontrará limites a su perdón, nada más lejos de la realidad, sin embargo siempre cuenta con la respuesta del otro, necesario acoger su amor, si lo rechazamos, si lo negamos, Él no va a cambiar nuestra respuesta. Por eso, nos dice que hay pecados que ni Dios perdonará, si por nuestra parte, si al pecar no se da la actitud humilde de reconocer el pecado. Si no dejamos a Dios ser Dios, no va a ir en contra de nuestra voluntad. El Espíritu Santo, que Dios ha derramado en nuestros corazones, tiene la misión de ofrecernos el perdón, el arrepentimiento y la renovación que el Señor logró para nosotros mediante su entrega en la Cruz y mediante su Resurrección. Si alguien rechaza al Espíritu Santo, ¿cómo podrá ser perdonado? Si en verdad queremos dar un auténtico testimonio de nuestra fe dejémonos poseer y guiar por el Espíritu Santo, para que Él sea quien dé testimonio de Jesucristo desde nosotros ante cualquier persona que nos pida razón de nuestra esperanza.

Hoy hacemos memoria de San Ignacio de Antioquia, obispo y mártir, discípulo de San Juan y segundo sucesor de san Pedro, fue condenado por el emparador Trajano al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. En el oficio de lectura de hoy nos expresa el deseo de morir por Dios… prefiero morir en Cristo Jesús que reinar en los confines de la tierra. Todo mi deseo y mi voluntad están puestos en aquel que por nosotros murió y resucitó. Se acerca ya el momento de mi nacimiento a la vida nueva… permitid que imite la pasión de mi Dios.

Hoy es sábado, día dedicado a la Santísima Virgen, se nos invita a poner nuestros ojos en Ntra. Madre. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *