JES_S_PREDICANDO-500x375

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 12,35-38: Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 12,35-38: Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
–Tened ceñida la cintura y encendidas las lámparas: Vosotros estad como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle, apenas venga y llame.
Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela: os aseguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y los irá sirviendo.
Y si llega entrada la noche o de madrugada, y los encuentra así, dichosos ellos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a hacer un uso correcto del tiempo. Se trata de la vigilancia del corazón que hay que tener durante nuestro combate en la tierra. Es estar alertas, puestos a la escucha y a la espera de Dios. Sólo la persona vigilante es capaz de perseverar en la fe.

Tomamos un comentario realizado por el Papa Francisco sobre este pasaje del Evangelio: «El Esposo es el Señor y el tiempo de espera de su llegada es el tiempo que Él nos da, a todos nosotros, con misericordia y paciencia, antes de su venida final; es un tiempo de vigilancia; tiempo en el que debemos tener encendidas las lámparas de la fe, de la esperanza y de la caridad; tiempo de tener abierto el corazón al bien, a la belleza y a la verdad; tiempo para vivir según Dios, pues no sabemos ni el día ni la hora del retorno de Cristo. Lo que se nos pide es que estemos preparados al encuentro —preparados para un encuentro, un encuentro bello, el encuentro con Jesús—, que significa saber ver los signos de su presencia, tener viva nuestra fe, con la oración, con los Sacramentos, estar vigilantes para no adormecernos, para no olvidarnos de Dios. La vida de los cristianos dormidos es una vida triste, no es una vida feliz. El cristiano debe ser feliz, la alegría de Jesús. ¡No nos durmamos!» (S.S. Francisco, 24 de abril de 2013).

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *