granodemostaza

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 13, 18-21: ¿A qué se parece el reino de Dios?

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 13,18-21: ¿A qué se parece el reino de Dios?

En aquel tiempo, Jesús decía:
-¿A qué se parece el reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
Se parece a un grano de mostaza que un hombre toma y siembra en su huerto; crece, se hace un arbusto y los pájaros anidan en sus ramas.
Y añadió:
-¿A qué compararé el Reino de Dios?
Se parece a la levadura que una mujer toma y mete en tres medidas de harina, hasta que todo fermenta.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos presenta dos breves parábolas sobre el reino de Dios, una, la del grano de mostaza, y otra, la levadura en la masa. Un mensaje de esperanza es lo que nos comunican ambas parábolas. El crecimiento del reino, el crecimiento del bien es tan lento que no lo percibimos la mayoría de las veces, pero eso no quiere decir que no se este dando. Podríamos afirmar sin el riesgo a equivocarnos que la condición humana parece que esta más preparada para lo grandioso, lo espectacular, lo que no pasa desapercibido. Necesitamos nuevos ojos para mirar como va creciendo la historia de salvación, como sigue desarrollándose el amor, que la huella del creador sigue actuando y transformando nuestra realidad hasta la culminación y la plenitud. El estilo de Dios es muy distinto al estilo de nuestro mundo, Dios se sirve de medios que parecen insignificantes, Dios valora mucho lo sencillo, lo débil, lo que no cuenta,… y lo transforma, nada hay pequeño cuando va cargado de amor, el amor hace grande las pequeñas acciones.

Aunque ambas parábolas nos remiten al final y no quedarnos en los inicios, hacen referencia a ese “gran arbusto” y “la fermentación de todo”, quiero concluir con unas palabras del Papa Francisco deseando que sean para tu ayuda en la meditación de este pasaje: “Dios está haciendo todo nuevo, el Espíritu Santo nos transforma verdaderamente y quiere transformar, contando con nosotros, el mundo en que vivimos”. Recuerda que el Señor nos sigue invitando, y sigue contando con tu respuesta a Él. ¡Animo! Nunca estarás solo, percibirás su presencia y su ayuda, importante abandonarse y confiar en Él.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *