jesus-curando-enfermos

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 14,1-6: -¿Es lícito curar los sábados, o no?

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 14,1-6: -¿Es lícito curar los sábados, o no?

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando.
Jesús se encontró delante un hombre enfermo de hidropesía y, dirigiéndose a los letrados y fariseos, preguntó:
-¿Es lícito curar los sábados, o no?
Ellos se quedaron callados.
Jesús, tocando al enfermo, lo curó y lo despidió.
Y a ellos les dijo:
-Sí a uno de vosotros se le cae al pozo el burro o el buey, ¿no lo saca enseguida, aunque sea sábado?
Y se quedaron sin respuesta.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, una vez mas, nos aparece el sábado. Día importantísimo para la comunidad creyente Judea. ¿Que esta permitido? ¿Que se puede o no hacer? ¿Cómo ser fiel a Dios? Y el Señor ha querido varias veces adentrarnos en lo que agrada a Dios y lo que no, desde allí ha ido corrigiendo a su pueblo, y enseñándole, mas de una vez nos ha confesado que no ha venido a abolir la Ley, mas bien a llevarla a plenitud, que la perfeccionó de tal manera que reveló su verdadero sentido. Nos enseñó que no sólo debemos cumplir con la “letra” sino también con el “espíritu”.

En el pasaje de hoy, Jesús recuerda, que el descanso del sábado no se quebranta por el servicio al prójimo. De manera que la ley suprema del cristiano siempre es la caridad.

Por último, podemos reflexionar en el hecho de que los cristianos no celebramos el sábado, sino el domingo. Este día es especial para los cristianos, el día primero, día de la resurrección, día en que fue vencida la muerte, día del triunfo del amor, día consagrado de manera especial a Dios, pero también a los demás. El domingo puede ser también un día que favorezca nuestro encuentro con Dios, día de mayor oración, de encuentro con su Palabra, de vivir la eucaristía, de modo que favorezca el crecimiento de nuestra vida cristiana. El Señor nos recuerda que el reino de Dios no llega al mundo de los hombres por la mera fidelidad a la norma, a los ritos, sino por el amor, amor concretado a las personas. Dios es amor, amor que crea vida, la sostiene y alimenta. Por eso, donde hay amor que ayuda y libera al hombre, de seguro está ya presente el espíritu de Dios.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondejar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *