2015-11-10 08.00.35

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 17,7-10: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 17,7-10: Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.

En aquel tiempo, dijo el Señor:
–Suponed que un criado vuestro trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de vosotros le dice: «Enseguida, ven y ponte a la mesa?»
¿No le diréis: «Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo; y después comerás y beberás tú?» ¿Tenéis que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo vosotros: Cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid:
«Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos habla de servicio, de un servicio total, servicio de entrega sin reservas y ejercido desde la humildad, “hemos hecho lo que teníamos que hacer”, estas palabras el primero que las cumple es el Señor, Él nos da ejemplo entregándose a sí mismo, se da a sí mismo, se nos da a cada uno. Los creyentes estamos invitados a conocer la voluntad de Dios y hacer lo que Dios quiere de nosotros es el camino de la vida, es la alegría y el privilegio del cristiano. Pero esto no se logra sin contemplar a Cristo que se hizo siervo de todos nosotros para salvarnos. Aceptar y hacer su voluntad es la actitud que debemos tener cada día, en cada momento de nuestra vida. Ante Dios no debemos presentarnos nunca como quien cree haber prestado un servicio y por ello merece una gran recompensa. Tenemos que tener clara conciencia que no hacemos nunca bastante por Dios. “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?” El Señor nos amó primero, ha pagado un alto precio por nuestra redención, y yo ¿qué hago por Él?

También hoy celebramos la memoria de San León Magno, papa y doctor de la iglesia. Como indica el apelativo que pronto le atribuyó la tradición, fue verdaderamente uno de los más grandes Pontífices que han honrado la Sede de Roma, contribuyendo en gran medida a reforzar la autoridad y prestigio. Es el primer Papa cuya predicación, dirigida al pueblo que le rodeaba durante las celebraciones, ha llegado hasta nosotros. Vivió en tiempos sumamente difíciles, trabajó intensamente por la integración de la fe, defendió con ardor la unidad de la Iglesia, hizo lo posible por evitar o mitigar las incursiones de los bárbaros.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *