2reales-viuda

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,1-4: Vio una viuda pobre que echaba dos reales.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,1-4: Vio una viuda pobre que echaba dos reales.

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el cepillo del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo:
-Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con el desprendimiento que encarna la viuda y que el Señor resalta. Ella entrega a Dios todo lo que tiene, es siempre una llamada a nuestras conciencias: ¿Qué le estamos dando al Señor? ¿Nos conformamos con darle de lo que nos sobra?, recordamos la experiencia del Arzobispo Vietnamita: he descubierto que “Dios me quiere a mí”. La conducta de esta viuda nos enseña a dar con generosidad, es esa capacidad de desprendimiento personal. Generosidad es compartir nuestro tiempo, cualidades, bienes… todo lo que se tiene a disposición. El mismo testimonio de Ntro. Señor, no se guarda nada para sí, nos entrega su propia vida, nadie ama más que aquel que da su vida, y la da como un acto supremo de amor. Tampoco se reserva para sí a su Madre, nos la entrega como Madre nuestra. Nos entrega todo. El Señor ve el grado de amor con que nos dedicamos a Él, a su servicio, a los demás. Solamente en amar a Dios y aquellos con los que compartimos nuestra existencia esta la vida y la plenitud a la que continuamente aspiramos todo ser humano, esto no se puede comprar con dinero, pero si habla del gran tesoro: el dar, el darse uno a sí mismo, camino de felicidad, de dicha y plenitud.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *