2015-11-27 07.42.30

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,29-33: El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,29-33: El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.

En aquel tiempo, puso Jesús una comparación a sus discípulos:
-Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que la primavera está cerca.
Pues cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.
Os aseguro que antes que pase esta generación, todo eso se cumplirá.
El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy, nos exhorta a disponer nuestro corazón para la acogida del Señor. Estemos atentos. La higuera que despunta es signo de la salvación que trae el reino de Dios. Los brotes de ella anuncia la primavera cercana. La parábola, es una invitación al discernimiento evangélico y a la espera vigilante del Señor.

Las palabras finales del Evangelio son esperanzadoras, todo se puede venir abajo, puede parecer que nos hundimos, pero sus Palabras permanecen y nos sostienen, allí tenemos que acudir y encontrar la fuente que nos da la vida eterna. “Mis Palabras no pasaran”. Su Palabra eterna fundamenta nuestra espera, así como la esperanza confiada que elimina toda duda y el miedo.

También hoy celebramos Ntra. Sra. de la Medalla Milagrosa. La Medalla se llamaba originalmente: “de la Inmaculada Concepción”, pero al expandirse la devoción y haber tantos milagros concedidos a través de ella, se le llamó popularmente “La Medalla Milagrosa”.

Los símbolos y significado de la medalla son:

En el Anverso:

-María aplastando la cabeza de la serpiente que esta sobre el mundo. Ella, la Inmaculada, tiene todo poder en virtud de su gracia para triunfar sobre Satanás.

-El color de su vestuario y las doce estrellas sobre su cabeza: la mujer del Apocalipsis, vestida del sol.

-Sus manos extendidas, transmitiendo rayos de gracia, señal de su misión de madre y mediadora de las gracias que derrama sobre el mundo y a quienes pidan.

-Jaculatoria: dogma de la Inmaculada Concepción (antes de la definición dogmática de 1854). Misión de intercesión, confiar y recurrir a la Madre.

-El globo bajo sus pies: Reina de cielos y tierra.

-El globo en sus manos: el mundo ofrecido a Jesús por sus manos.

En el reverso:

-La cruz: el misterio de redención- precio que pagó Cristo. obediencia, sacrificio, entrega

-La M: símbolo de María y de su maternidad espiritual.

-La barra: es una letra del alfabeto griego, “yota” o I, que es monograma del nombre, Jesús.

Agrupados ellos: La Madre de Jesucristo Crucificado, el Salvador.

-Las doce estrellas: signo de la Iglesia que Cristo funda sobre los apóstoles y que nace en el Calvario de su corazón traspasado.

-Los dos corazones: la corredención. Unidad indisoluble. Futura devoción a los dos y su reinado.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *