jesuspredicando

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,34-36: Tened cuidado

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,34-36: Tened cuidado.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación del dinero, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir, y manteneos en pie ante el Hijo del Hombre.

PISTAS PARA LA MEDITACION:

Hoy concluye el discurso escatológico según la versión del evangelista San Lucas y acaba también el año litúrgico, dando paso al adviento. Nos aparece la exhortación a la vigilancia y muy unida a la oración, “velad y orad” el mensaje dado por Ntro. Señor a sus discípulos en Getsemaní, la única manera de poder vencer la tentación. El Señor es fiel y nos mantendrá firmes hasta el final si acudimos a Él y nos apoyamos en Él, mas que en nuestras propias fuerzas. Confiemos que nuestra vida, nuestra persona, nuestro tiempo esta en manos de Dios. Si obramos cada día buscando agradar a Dios, no tenemos nada que temer. El que busca amar sinceramente a Dios se sabe en sus manos.

Se nos hace una llamada a estar despiertos, velando en oración y pidiendo a Dios fuerzas para perseverar hasta el final. El Señor vendrá en nuestra ayuda, si nuestra vida la intentamos construir en Él. Un modelo para nosotros es la Santísima Virgen María, hoy sábado día dedicado de una manera especial a Ella, podemos aprender con su HAGASE, buscando siempre lo que Dios quiere y queriendo aquello que agrada a Dios, no buscar ya mi realización sino llegar a esa realización siendo instrumento en las manos de quien tanto me ama.

Hoy celebramos la memoria de Santa Catalina Labouré. En 1830, en Paris, Francia. La Santísima Virgen se apareció en tres oportunidades a una humilde y piadosa novicia, Sor Catalina Labouré. En las tres oportunidades, Catalina vio a la Santísima Virgen, recibió mensajes y fue tratada con amorosa y maternal atención.

En la PRIMERA APARICIÓN: “Dios quiere encomendarte una misión, tendrás que sufrir, pero lo soportarás porque lo que vas a hacer será para Gloria de Dios. Serás contradecida, pero tendrás gracias. No temas.” Le recomendó acudir al pie del Altar en los momentos de pena a desahogar su corazón pues allí, dijo serán derramadas las gracias que grandes y chicos pidan con confianza y sencillez.

SEGUNDA APARICIÓN y TERCERA: “Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que recurrimos a Ti”. “La explicación de la medalla y la acuñación de ella, y las personas que la lleven en el cuello recibirán grandes gracias: las gracias serán abundantes para las personas que la llevaren con confianza”.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *