boat-207129_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,1-11: Rema mar adentro.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5,1-11: Rema mar adentro.

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la Palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret; y vio dos barcas que estaban junto a la orilla: los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.
Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:
-Rema mar adentro y echad las redes para pescar.
Simón contestó:
-Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.
Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande, que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo:
-Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.
Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.
Jesús dijo a Simón:
-No temas: desde ahora serás pescador de hombres.
Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta el relato de la “pesca milagrosa”, los discípulos experimentan que han pasado toda la noche bregando y no han recogido nada, prueban y son conocedores del trabajo infructuoso, y son invitados a confiar, a obedecer, a “remar mar adentro” y Simón Pedro le confiesa al Señor que “por tu palabra, echaré las redes”. Toda la noche trabajando, sin éxito, pero por tí, lo vuelvo a intentar. Y fruto de esa confianza, se produce el milagro, cuantas veces el Señor antes de realizar una obra extraordinaria, siempre, pide a su interlocutor, su colaboración, “se haga según tu fe”, y obra el milagro.

El Papa San Juan Pablo II, eligió como exhortación al termino del jubileo del año 2000 la invitación: “Duc in altum”, a remar mar adentro, confiando en la palabra y en la presencia vivificante de Jesús. En el discurso dado a los jóvenes como preparación de la Jornada Mundial de la Juventud, explica que quiere decir con Remar mar adentro: “Remar mar adentro ¿para ir a dónde? La respuesta es clara: para ir al encuentro del hombre, misterio insondable; y para ir a todos los hombres, océano ilimitado. Esto es posible en una iglesia misionera, capaz de hablar a la gente y, sobre todo, capaz de llegar al corazón del hombre porque allí, en ese lugar intimo y sagrado, se realiza el encuentro salvífico con Cristo”.

En la carta apostólica “Novo Milenio Ineunte” de S. Juan Pablo II, comienza con el pasaje evangélico de hoy, ¡Duc in altum! “Esta palabra resuena también hoy para nosotros y nos invita a recordar con gratitud el pasado, a vivir con pasión el presente y a abrirnos con confianza al futuro: “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre”, y en la conclusión, nos invita a acoger el mandato de Ntro. Señor : “Duc in altum!” : “¡Caminemos con esperanza![…]El Cristo contemplado y amado ahora nos invita una vez más a ponernos en camino: “Id pues y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *