people-2562694__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,20-26: Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: Dichosos…

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,20-26: Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: Dichosos…

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
–Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
–Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
–Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
–Dichosos vosotros cuando es odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre.
Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero,
–¡Ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo!
–¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!
–¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!
–¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos aparece las bienaventuranzas de San Lucas, con sus respectivas lamentaciones o maldiciones. ¡Ay de mí! No debo permitir que el halago sea el motor de mi actuación. “¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros!”. Debe estar fundada en una base firme de humildad y de afán de servicio al prójimo y a Dios. El afán del apóstol debe ser dar gloria a Dios, nunca buscar el aplauso de los demás.

En las Bienaventuranzas se nos pone delante el programa del Reino, cuando el hombre empieza a mirar y a vivir a través de Dios, cuando camina con Jesús, entonces vive con nuevos criterios. Las bienaventuranzas son un compendio del Evangelio, es la carta magna, el programa de vida. El Señor es el primero que hace vida la propuesta de dicha y de felicidad, su ejemplo nos ayuda a seguirle. María vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús: es la santa entre los santos, la que nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña.

También hoy celebramos el Dulce nombre de María. “El nombre de María, conocido en arameo como Miriam, tiene tres significados: doncella, señora y princesa. Todos estos cumple la Santísima Virgen, que permaneció doncella concibió a Ntro. Señor por gracia del Espíritu Santo. La Virgen María es Ntra. Señora, y Señora del Universo, siendo coronada como Reina por la Trinidad Santísima. La Madre del Señor, es también princesa, por ser descendiente de la estirpe del rey David. El amor de Ntra. Madre, se despierta en nuestro interior cada vez que mencionamos su Dulce Nombre, aquél que el Ángel mencionó cuando le anunció su misión en la tierra: “Dios te salve María, llena eres de gracia…” -(Tomado de Infovaticana, 12 sept. 2015)-
“Ir al encuentro de Maria que nos muestra a Jesús […] Mirar a Jesús con los ojos de María significa encontrar en Dios Amor, que por nosotros se hizo hombre y murió en la cruz […] “Mirar a Cristo” siempre para poderlo mostrar y ofrecer a todos.”. (P. Benedicto XVI, Audiencia General, 12 septiembre de 2007).

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *