2015-12-10 07.59.09

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 7,19-33: Dichoso el que no se escandalice de mí

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 7,19-33: Dichoso el que no se escandalice de mí.

En aquel tiempo, Juan envió a dos de sus discípulos a preguntar al Señor:
–¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?
Los hombres se presentaron a Jesús y le dijeron:
–Juan, el Bautista, nos ha mandado a preguntarte: “¿Eres tú el que ha de venir, o tenemos que esperar a otro?”
Y en aquella ocasión Jesús curó a muchos de enfermedades, achaques y malos espíritus, y a muchos ciegos les otorgó la vista.
Después contestó a los enviados:
–Id a anunciar a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los inválidos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Y dichoso el que no se escandalice de mí.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, primeramente podemos detenernos en la duda por la que pasa Juan, el Precursor del Señor, se siente sorprendido por lo que le llega de Jesús. El profeta más grande nacido de mujer, – como le había llamado el Señor- , también necesita que le ayuden a creer. No se vio libre de purificar su fe. Jesús presenta un Dios cercano, un Dios que se compadece. Le rompe sus esquemas y entonces es cuando envía a dos de sus discípulos con esta pregunta a Jesús: ¿Eres tú el que ha de venir; o tenemos que esperar a otro? El Señor aprovecha para contestarle con sus obras, los mismos signos del Mesías. Las obras que Jesús hace son justamente aquéllas mencionadas por los profetas. Un mensaje inequívoco para un hombre como Juan, sobre quien la Palabra de Dios había venido. Y, al final, el anuncio de una bienaventuranza que puede sonar extraña, porque aparece en forma negativa: bienaventurado el que no encuentra en Jesús ocasión de tropiezo, de obstáculo en el camino de la fe. ¿Cómo comprender esto? De hecho es una bienaventuranza que va más allá del mensaje para el Bautista, y que se dirige al que escucha la Palabra. Para los cristianos de hoy, siempre tan cuestionados en el ambiente cultural de hoy, nos debe ayudar esta bienaventuranza, a ser fieles, a perseverar, a saber vivir “contracorriente”, no esta de moda ser cristiano, ser seguidor del Señor, importarnos siempre más agradar a Dios, aunque a veces nos pueda llevar a no agradar a nuestros contemporáneos , ni decir lo que ellos quieran oír. “Dichoso el que no se escandalice de mí”, feliz el que no se avergüence de ser de su grupo, de pertenecer a Él, de ser suyo. De manifestar su fe. En estas semanas en las que nos estamos acercando a la Navidad preparémonos para reconocer en Jesús a nuestro Dios. A dejarnos purificar por el Señor y a ver sus obras. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *