jesus-templo-gente

EVANGELIO DEL DÍA Lc 9, 57-62: Te seguiré adonde vayas.

EVANGELIO DEL DÍA 
Lc 9,57-62: Te seguiré adonde vayas.

En aquel tiempo, mientras iban de camino Jesús y sus discípulos le dijo uno:
-«Te seguiré adonde vayas.»
Jesús le respondió:
-«Las zorras tienen madriguera, y los pájaros nido, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
A otro le dijo:
-«Sígueme.»
Él respondió:
-«Déjame primero ir a enterrar a mi padre.»
Le contestó:
-«Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el reino de Dios.»
Otro le dijo:
-«Te seguiré, Señor. Pero déjame primero despedirme de mi familia.»
Jesús le contestó:
-«El que echa mano al arado y sigue mirando atrás no vale para el reino de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, presento la meditación del Papa Emérito Benedicto XVI :« nos presenta a Jesús que, mientras va de camino a Jerusalén, se encuentra con algunos hombres, probablemente jóvenes, que prometen seguirlo dondequiera que vaya. Con ellos se muestra muy exigente, advirtiéndoles que «el Hijo del hombre es decir él, el Mesías no tiene donde reclinar su cabeza», es decir, no tiene una morada estable, y que quien elige
trabajar con él en el campo de Dios ya no puede dar marcha atrás. A otro en cambio Cristo mismo le dice: “Sígueme”, pidiéndole un corte radical con los vínculos familiares. Estas exigencias pueden parecer demasiado duras, pero en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del reino de Dios, que se hace presente en la Persona misma de Jesucristo. En última instancia, se trata de la radicalidad debida al Amor de Dios, al cual Jesús mismo es el primero en obedecer. Quien renuncia a todo, incluso a sí mismo, para seguir a Jesús, entra en una nueva dimensión de la libertad, que san Pablo define como “caminar según el Espíritu”. “Para ser libres nos liberto Cristo” escribe el Apóstol y explica que esta nueva forma de libertad que Cristo nos consigue consiste en estar “los unos al servicio de los otros”. Libertad y amor coinciden. Por el contrario, obedecer al propio egoísmo conduce a rivalidades y conflictos» Hasta aquí la meditación del Papa Benedicto XVI, en la Audiencia del 27 de junio de 2010.

En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a todos a seguirle, pero el seguimiento requiere radicalidad y fidelidad. La opción por el Señor, por su seguimiento no permite seguir mirando atrás, a lo que se ha dejado en el camino. Sólo el que se fía de Él, sale ganando, hasta el ciento por uno. En generosidad nadie le gana al Señor, y como más de una vez los Papas han recordado en los encuentros de la juventud: “El Señor no quita nada, vencer los miedos, El lo da todo”. Cuantas veces nos recuerda que quien permanece en su amor tiene la alegría plena, su gozo, su alegría puede inundar la vida de sus seguidores.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *