2015-11-21 09.47.10

EVANGELIO DEL DIA. Mateo 12,46-50: El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

EVANGELIO DEL DÍA:

Si celebramos la memoria de la Presentación de la Santísima Virgen María el evangelio correspondiente es:

Mateo 12,46-50: El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él.
Uno se lo avisó: «Oye tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.»
Pero él contestó al que avisaba: «Quién es mi madre y quienes son mis hermanos?»
Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.»

(Evangelio del sábado)
Lc 20,27-40: No es Dios de muertos, sino de vivos.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección y le preguntaron:
-Maestro, Moisés nos dejó escrito: «Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano». Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.
Jesús les contestó:
-En esta vida hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos, no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor: «Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob». No es Dios de muertos sino de vivos: porque para él todos están vivos.
Intervinieron unos letrados:
-Bien dicho, Maestro.
Y no se atrevían a hacerle más preguntas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con los contemporáneos de Jesús que negaban la resurrección. Los saduceos le hacen una pregunta capciosa, querían ridiculizar la creencia en la resurrección. Sin embargo en la contestación que les da, les cuestiona que Dios viven, les quiere hacer caer en la cuenta que Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos. En nuestros días , con nuestra gente, es frecuente encontrarse con los que continúan cuestionando esta gran verdad, y para sorpresa de uno, algunos han sido bautizados y se consideran muy cristianos, aunque ponen la muletilla de no muy practicantes, , San Pablo les recordaría más de una vez, que vana es nuestra fe, si Cristo no ha resucitado, explicable el hedonismo, materialismo, consumismo y todos los –ismos que queramos poner, si arrancamos este articulo del credo no hay vida eterna. Por nuestro bautismo, estamos unidos a la misma suerte que Ntro. Señor, el que me come tiene vida eterna. Es un mensaje de esperanza porque tenemos la certeza que la ultima palabra no la tiene la muerte, que el triunfo es del bien sobre el mal. Nuestra certeza no se basa en simples razonamientos humanos, sino en un dato histórico de fe. Cristo ha vencido la muerte. Y por medio de Él, tenemos vida y vida con mayúsculas, vida en plenitud.

Hoy, en el pensamiento de nuestra cultura algunos atacan la resurrección proponiendo la reencarnación, no caigamos en la trampa, diversas religiones muy de moda en nuestros días con bastante carga oriental, novedosas para nuestra cultura: hinduismo, budismo, sikhismo… les resulta más fácil aceptar el paso del alma de un cuerpo a otro cuerpo, y algunos lo ven como un camino de purificación hasta llegar a la perfección, este modo de entender se aleja y entra de choque con el cristianismo, porque concibe la historia como un movimiento circular, para nada, una historia de salvación e irrepetible. Ponen en duda la alianza de amor de Dios con la humanidad, la felicidad es cuestión de nuestras fuerzas y nuestras voluntades, no entienden la gratuidad, la gracia, la historia de amor de Dios con los hombres. Mucho cuidado con las teorías que se dan detrás de cada una, tenemos toda una concepción del hombre, una antropología, una concepción del hombre donde no pinta nada, pierde toda su dignidad, todo lo contrario a la divinización que aporta la antropología cristiana.

Hoy, también celebramos la memoria de la presentación de la Santísima Virgen María en el templo. La tradición nos dice que la Virgen María siendo muy pequeña fue llevada por sus padres San Joaquín y Santa Ana. Se nos recuerda la dedicación que María hizo de si misma a Dios, ya desde su infancia, movida por el Espíritu Santo, de cuya gracia estaba llena desde su concepción inmaculada.

Hoy, al ser sábado, es un día muy mariano, consagrado a la Santísima Virgen María. Aprendamos de Ella a seguir y amar a Ntro. Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *