ciego-bartimeo

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 10, 46-52: ¿Qué quieres que haga por ti?

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 10,46-52: ¿Qué quieres que haga por ti?

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:
– «Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.»
Muchos lo regañaban para que se callara. Pero él gritaba más:
– «Hijo de David, ten compasión de mí.»
Jesús se detuvo y dijo:
– «Llamadlo.»
Llamaron al ciego, diciéndole:
– «Ánimo, levántate, que te llama.»
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Jesús le dijo:
– «¿Qué quieres que haga por ti?»
El ciego le contestó:
– «Maestro, que pueda ver.»
Jesús le dijo:
– «Anda, tu fe te ha curado.»
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vemos el encuentro con un ciego, la diferencia con otros muchos encuentros es el detalle de ponernos el evangelista su nombre, Bartimeo, de presentarnos quien es su padre, Timeo. Nos esta hablando que en nuestra relación para el Señor no somos un numero, ni tratados en masa, la importancia de cada uno para el Señor, el ser llamado por nuestro nombre, nos está mostrando el acercamiento a nuestra persona, nuestra realidad, las palabras del Señor a sus discípulos “os llamo amigos”, se renuevan con cada uno de los que quiere seguirle, esa relación más directa, intima y cercana en la que estamos llamados a crecer.

Bartimeo, tuvo que superar obstáculos para ese encuentro con el Señor, “le regañaban para que se callara”, y no abandono, al contrario, insistía más: “Ten compasión de mí”. Varias veces nos enseña el Señor a perseverar e insistir, a orar constantemente sin desfallecer, a orar siempre, velad y orar para no caer en tentación. Son muchas las citas bíblicas que nos destacan esto.

Otro punto para detenernos en nuestra meditación estaría en la pregunta que le hace el Señor a Bartimeo: “¿Qué quieres que haga por ti?, Si hoy te la hiciera a ti esta misma pregunta ¿que crees que le dirías?, ¿que es fundamental hoy en tu vida?, ¿qué es importantísimo para ti?, ¿que crees que no te debe faltar para llegar a la plenitud de tu vida?, ¿que crees que le plantearías al Señor?. Y si te dijera como muchas veces utilizó el Señor antes de realizar un milagro, “se haga según tu fe”, crees que de verdad “tu fe te ha curado”, mi confianza, mi abandono, mi descansar en el Señor debe de crecer, deja mucho que desear, muchas veces, descanso en mis seguridades más que en el Señor, y mi vida pone en entredicho el vivir en su providencia. Cuantas veces he de hacer mías las palabras dichas a S. Pablo: “Te basta mi gracia”. Aprender a descansar en el Señor y abandonarme en quien tanto nos ama.

También hoy celebramos la memoria de S. Felipe Neri, Nació en Florencia 22 de julio de 1515. De su padre heredo el amor por la lectura, desde su juventud destacó en su alegría, jovialidad, simpatía, con un gran sentido del humor, saludaba a sus conocidos diciendo: “Y bien, hermanos, ¿cuándo vamos a empezar a ser mejores?. Buscaba acercar las personas a Dios a través de la confianza en Él, con la sencillez evangélica y el gozo que proporciona vivir la unión divina. En sus conversaciones espirituales aconsejaba la lectura de vidas de santos y de misioneros. En mayo de 1551, con 36 años recibió las sagradas ordenes del sacerdocio. Fundador del Oratorio. También fue purificado con incomprensiones, incluso se le prohibió confesar y predicar. En 1590 Sixto V le ofreció el cardenalato, que rehusó diciendo: “Prefiero el Paraíso”. El decía: “Quien quiera algo que no sea Cristo, no sabe lo que quiere; quien pida algo que no sea Cristo, no sabe lo que pide; quien no trabaje por Cristo, no sabe lo que hace”. Murió el 26 de mayo de 1595. Había sido aclamado como “apóstol de Roma”. Pablo V lo beatificó el 11 de mayo de 1615, y Gregorio XV lo canonizó el 12 de marzo de 1622.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *