higuera

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 11, 11-26: Tened fe en Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 11,11-26:Tened fe en Dios.

Después que la muchedumbre lo hubo aclamado, entró Jesús en Jerusalén, en el templo, lo estuvo observando todo, y, como era ya tarde, se marchó a Betania con los Doce.
Al día siguiente, cuando salió de Betania, sintió hambre.
Vio de lejos una higuera con hojas, y se acercó para ver si encontraba algo; al llegar no encontró más que hojas, porque no era tiempo de higos.
Entonces le dijo:
-Nunca jamás coma nadie de ti.
Los discípulos lo oyeron.
Llegaron a Jerusalén, entró en el templo, se puso a echar a los que traficaban allí, volcando las mesas de los cambistas y los puestos de los que vendían palomas.
Y no consentía a nadie transportar objetos por el templo.
Y los instruía diciendo:
-¿No está escrito: Mi casa se llama Casa de Oración para todos los pueblos? Vosotros en cambio la habéis convertido en cueva de bandidos.
Se enteraron los sumos sacerdotes y los letrados, y como le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de su enseñanza, buscaban una manera de acabar con él.
Cuando atardeció, salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente, al pasar, vieron la higuera seca de raíz. Pedro cayó en la cuenta y dijo a Jesús:
-Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Jesús contestó:
Tened fe en Dios. Os aseguro que si uno dice a este monte: «Quítate de ahí y tírate al mar», no con dudas, sino con fe en que sucederá lo que dice, lo obtendrá.
Por eso os digo: Cualquier cosa que pidáis en la oración, creed que os la han concedido, y la obtendréis.
Y cuando os pongáis a orar, perdonad lo que tengáis contra otros, para que también vuestro Padre del cielo os perdone vuestras culpas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El evangelio de hoy, nos plantea dos gestos proféticos: la maldición de una higuera y la expulsión de los mercaderes del templo.

En primer lugar nos aparece el Señor recriminando a una higuera y el poder de su palabra la seca. Nos resulta extraño que por la falta de fruto -cuando no era su tiempo-, al actuar de esa manera, ese procedimiento se convierte en signo, algo más importante quiere comunicarnos el Señor. Creo que no es la infructuosidad de la higuera lo que interesa, sino la del pueblo israelita, que no tiene excusas después de tantas atenciones y avisos de Dios. La enseñanza se refiere a la esterilidad, como lo muestran los acontecimientos que siguen. El no dar fruto. El ser solo apariencia, el parecer buenos, quedarnos en lo externo, “no encontró más que hojas”, sin embargo, el Señor ya advirtió más de una vez a los discípulos “que viendo vuestras buenas obras den gloria a Dios”, nuestra fe debe impregnar todas nuestras acciones, nuestros comportamientos deben empaparse de los mismos sentimientos que Ntro. Señor, nuestras acciones tienen que hablar de Él, desprender el buen olor de Cristo.

En la expulsión de los vendedores del templo, como nos señala el texto fue uno de los detonantes de su persecución, “buscaban una manera de acabar con Él”, sin embargo, este pasaje sigue apelando a la fe, pone el centro y la importancia en “tened fe en Dios”. Nos invita a ponernos en las manos de Dios, a confiar, a dejarnos guiar, a buscar su voluntad, siendo consciente que lo que Él quiere es siempre lo mejor que a mí me puede ocurrir, hasta querer lo que Él quiere es largo el camino que debemos hacer, por eso junto con sus discípulos muchas veces hemos de clamarle que nos aumente nuestra fe, que muchas veces es demasiado débil, se encuentra penetrada por el espíritu excesivamente mundano, necesitamos aprender a mirar nuestra vida con la mirada de Dios. Para finalizar os propongo unas palabras de Benedicto XVI, dichas en la Audiencia del 6 febrero de 2013: “Vivir de fe significa reconocer la grandeza de Dios y aceptar nuestra pequeñez, nuestra condición de criaturas dejando que el Señor la llene con su amor. El mal, con su carga de dolor y sufrimiento, es un misterio que es iluminado por la luz de la fe, que nos da la certeza de librarnos de él”.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *