alfeo-impuestos

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 2,13-17: Sígueme

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 2,13-17: Sígueme.

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del lago; la gente acudía a él, y les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo:
-«Sígueme.»
Se levantó y lo siguió. Estando Jesús a la mesa en su casa, de entre los muchos que lo seguían un grupo de publicanos y pecadores se sentaron con Jesús y sus discípulos. Algunos escribas fariseos, al ver que comía con publicanos y pecadores, les dijeron a los discípulos:
-«¡De modo que come con publicanos y pecadores!»
Jesús lo oyó y les dijo:
-«No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos presenta un detalle que no quiero que se nos pase desapercibido, era mucha la gente que buscaba a Jesús y atendían a sus enseñanzas. Acercarnos a Él y entrar en su escuela de formación. Valorar mucho la formación ya que es una parte importante del trípode para vivir en cristiano, necesario para poder dar razón de nuestra fe, nadie puede amar lo que desconoce, S. Jerónimo decía que amar a Cristo es conocer la Sagrada Escritura.

Ocupa el lugar central la Vocación de Mateo, fue el Señor el que se hizo el encontradizo con Levi y le invito a seguirle. La iniciativa siempre es del Señor. Se cumple lo que Jesús recordara a los apóstoles: “He sido yo el que os ha elegido”. Todo cristiano es invitado también por Nuestro Señor al seguimiento.

Otro detalle es que no excluye a nadie para su seguimiento, esto escandalizo a muchos de sus paisanos, ya que no estaba bien visto, simplemente por su trabajo ya se suponía muchas cosas, desde ser colaborador del extranjero, pero seguro que ha amasado dinero injustamente, en el relato de la vocación de Mateo en otro evangelista, el mismo reconoce que “si de alguien se ha aprovechado le restituirá cuatro veces más”. Lo cual reconoce, no son infundadas las acusaciones hacia su persona, pero lo que sorprende es que eso no es motivo para que el Señor se acerque a él y le ayude a transformar y cambiar su vida. Y mucho que la cambio, pronto se percata que tiene que devolver todo lo robado o adquirido injustamente, y esto con creces. Acoger al Señor en la vida de uno es dejarse hacer por Él, con lo cual la transformación se va haciendo visible casi sin darnos cuenta en el día a día, pero el sello de su espíritu y la mirada de fe ante los acontecimientos irradia esa luz que no es nuestra y que ilumina nuestra existencia.

Impresionante las palabras que el Señor nos hace, “no necesitan medico los sanos sino los enfermos”. Con lo cual nadie puede sentirse excluido, ¿quién puede decir que no necesita a este medico? De cuantas cosas tiene que sanarnos el Señor. Si hoy el Señor te dijera ¿Qué puedo hacer por ti? ¿Qué le dirías? Entrégale al Señor tus sufrimientos para que Él te sane y cure. Recuerda que hoy es sábado y es un día muy especial para honrar a nuestra madre la Santísima Virgen María, en la escuela de María podemos buscar, acoger, formarnos, vivir nuestra vocación, dejarnos sanar y curar por su Hijo. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *