2016-01-19 08.28.14

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 2,23-28: El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 2,23-28: El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado.

Un sábado atravesaba el Señor un sembrado; mientras andaban, los discípulos iban arrancando espigas.
Los fariseos le dijeron:
-Oye, ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?
El les respondió:
-¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre? Entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes presentados, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a sus compañeros.
Y añadió:
-El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del Hombre es señor también del sábado

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El evangelio de hoy nos habla de varios incidentes en los que Jesús es acusado de quebrantar el sábado. Pero el Señor da una interpretación auténtica a la santidad de este día. Lo primero es amar a Dios y ese amor nos lleva a amar y a hacer el bien.

Hoy el Evangelio nos resalta la valentía, la de no tener miedo a ser un signo de contradicción como lo fue el Señor con sus contemporáneos. Es posible que la fidelidad al Evangelio, a la doctrina moral de la Iglesia, a las enseñanzas del Papa, nos pueda traer muchas veces críticas. El Papa Francisco nos esta llamando continuamente a luchar contra la “mundanidad”, no dejarnos llevar por el espíritu de nuestro mundo. Si no me conformo con vivir como me propone el mundo, tal vez seré rechazado como le ocurrió al Señor. Cuántas veces el respeto humano me puede hacer callar mi condición de cristiano; por eso he de mantenerme cerca del Señor para tener las fuerzas de vivir de cara a Él, sin temer ir contra corriente. Se nos vuelve a recordar que la ley suprema del Evangelio es la de la caridad, que no basta quedarse con un cumplimiento aparente o hipócrita de los mandamientos, que no es suficiente cumplir con ciertas cosas y decirse católico mientras en la práctica se sigue pensando y viviendo como pagano. Llevemos a nuestra oración la suplica al Señor que nos ayude a ser radical en su seguimiento, a vivir con coherencia de vida y con caridad para con todos. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *