jesus-cena

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 3,20-21: No los dejaban ni comer

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 3,20-21: No los dejaban ni comer

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Para las ideas para nuestra meditación del Evangelio tan breve de hoy, lo realizare con las palabras de la Beata Teresa de Calcuta:

“Jesús, un hombre que se deja “comer”.

Cuando Jesús vino a este mundo lo amó hasta tal extremo que dio la vida por él. Vino para satisfacer nuestra hambre de Dios. ¿Cómo lo hizo? El se convirtió en Pan de Vida. Se hizo pequeño, frágil, desarmado por nosotros. Las migajas de pan son tan pequeñas que incluso un bebé puede mascarlas, incluso un moribundo puede tragarlas. Jesús se convierte en pan de vida para apaciguar nuestra hambre de Dios, nuestra hambre de amor.

No creo que nosotros habríamos sido capaces de amar a Dios si Jesús no hubiese venido a ser uno de nosotros. Ha venido a ser uno como nosotros, excepto en el pecado, para hacernos capaces de amar a Dios. Creados a imagen de Dios hemos sido creados para amar, porque Dios es amor. Por su pasión, Jesús nos ha enseñado cómo podemos perdonar por amor, cómo podemos olvidar con humildad. ¡Encuentra a Jesús y encontrarás la paz!” Hasta aquí las palabras de Teresa de Calcuta.

En el Evangelio vemos como las multitudes le aplauden, pero no le siguen, los apóstoles le siguen pero no le comprenden, los enemigos presumen de que le comprenden pero le interpretan mal. Ni siquiera sus familiares más directos se hacen cargo, se dejan llevar por las acusaciones que hacen de él, piensan que su proceder no es políticamente correcto y quieren impedirle que lo critiquen, que se burlen o consecuencias mucho peores. Sin embargo, el Señor nos sigue mostrando que su vida es para entregarla, “no le dejan ni comer,” y como recuerda la beata Teresa con las palabras con las que hemos comenzado, se hace comida, y sus seguidores tienen que aprender a no reservarse nada y entregarse por amor en su seguimiento y en la construcción del reino.

Y para terminar lo hago con las palabras del Papa Francisco en su homilia del 18 de agosto de 2013: “También entre los parientes de Jesús hubo algunos que a un cierto punto no comprendieron su modo de vivir y de predicar, pero su madre lo siguió siempre fielmente, manteniendo fija la mirada de su corazón en Jesús, el Hijo del Altísimo, y en su ministerio. Y al final, gracias a la fe de María, los familiares de Jesús entraron a formar parte de la primera comunidad cristiana. Pidamos a María que nos ayude también a nosotros a mantener la mirada bien fija en Jesús y a seguirle siempre, incluso cuando cuesta.”

Feliz sabado, feliz día consagrado a la Santísima Virgen. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mindéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *