2016-01-09 08.52.22

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 4,35-41: Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 4,35-41: Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole:
-«Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago:
-«¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo:
-«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros:
-« ¿Pero quién es éste? ¡ Hasta el viento y las aguas le obedecen!»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El evangelio de hoy nos muestra al Señor actuando ante el viento o la tormenta y como al actuar logra que se calmen. Los apóstoles fueron los primeros en sorprenderse, quedaron estupefactos. Nosotros también pasamos por distintas tempestades y experimentamos la fuerza del viento contrario. Cuando llega ese momento también debe corregirnos el Señor diciéndonos que poca fe o ¿donde esta nuestra confianza en Él?. A veces nos parece que el Señor se duerme y que las olas amenazan con hundirnos. Pero Él va con nosotros y nada tenemos que temer. No podemos ser hombres y mujeres de poca fe, no debemos desconfiar de la fuerza de Dios en nosotros. Una fe que debe superar el miedo, el desánimo y la desconfianza. ¿Aún no tenéis fe? No temamos dejarnos corregir por el Señor, recuerda que busca siempre nuestro bien.

La tormenta más grande a la que debemos combatir diariamente es el pecado. La vida cristiana es un combate espiritual. Es necesario esforzarse constantemente por olvidarse de uno mismo y decidirse con coraje a conquistar la propia santidad mediante la caridad. Estamos llamados los cristianos a ir contracorriente.
Como cada sábado, la iglesia nos invita a honrar a nuestra Madre la Santísima Virgen María, sabemos que ella nos ayuda y nos acompaña para crecer en el amor de su Hijo, con María a Jesús. En la escuela de María aprendemos a seguir al Señor, ella nos enseña las claves del verdadero discípulo: “Haced lo que El os diga” . Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdotes

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *