jesus-expulsa-demonios

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 5, 1-20: Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo por su misericordia.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 5,1-20: Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo por su misericordia.

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a la orilla del lago en la región de los Gerasenos.
Apenas desembarcó, le salió al encuentro, desde el cementerio, donde vivía en las tumbas, un hombre poseído de espíritu inmundo -ni con cadenas podía ya nadie sujetarlo; muchas veces lo habían sujetado con cepos y cadenas, pero él rompía las cadenas y destrozaba los cepos, y nadie tenía fuerza para domarlo.
Se pasaba el día y la noche en los sepulcros y en los montes, gritando e hiriéndose con piedras.
Viendo de lejos a Jesús, echó a correr, se postró ante él y gritó a voz en cuello:
-¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús Hijo de Dios Altísimo? Por Dios te lo pido, no me atormentes.
Porque Jesús le estaba diciendo:
-Espíritu inmundo, sal de este hombre.
Jesús le preguntó:
-¿Cómo te llamas?
El respondió:
-Me llamo Legión, porque somos muchos.
Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella comarca.
Había cerca una gran piara de cerdos hozando en la falda del monte.
Los espíritus le rogaron:
-Déjanos ir y meternos en los cerdos.
El se lo permitió.
Los espíritus inmundos salieron del hombre y se metieron en los cerdos; y la piara, unos dos mil, se abalanzó acantilado abajo al lago y se ahogó en el lago.
Los porquerizos echaron a correr y dieron la noticia en el pueblo y en el campo. Y la gente fue a ver qué había pasado.
Se acercaron a Jesús y vieron al endemoniado que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio.
Se quedaron espantados.
Los que lo habían visto les contaron lo que había pasado al endemoniado y a los cerdos.
Ellos le rogaban que se marchase de su país.
Mientras se embarcaba, el endemoniado le pidió que lo admitiese en su compañía.
Pero no se lo permitió, sino que le dijo:
-Vete a casa con los tuyos y anúnciales lo que el Señor ha hecho contigo por su misericordia.
El hombre se marchó y empezó a proclamar por la Decápolis lo que Jesús había hecho con él; todos se admiraban.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el enfrentamiento del Señor con el poder del mal, el encuentro victorioso con el poder del demonio. La actuación del Señor con este endemoniado de la región de los gerasenos, es signo de su poder salvador que vence las fuerzas del mal, la victoria ante todas las fuerzas que se oponen a la salvación del hombre. Al curado se le encarga que proclame ante la gente la misericordia de Dios. “Cuentales lo que el Señor ha hecho contigo”. La misma actitud que nos invita Ntra. Madre, la Santísima Virgen María: “proclama mi alma la grandeza del Señor”; partiendo de nuestra vida , glorificad el paso del Señor, siendo agradecidos y alabando su santo nombre.

Un detalle para nuestra meditación es que cuando el Señor exhortó al espíritu inmundo, comenzó a vociferar, a clamar, a gritar y a mostrar resistencia. NO nos sorprendamos si en nuestro día a día experimentamos cierta rebeldía o desgana hacía lo que tenga que ver con el Señor. Ya se encarga el maligno de plantarle cara a todo lo que nos pueda llevar a acercarnos a la voluntad de Dios, de separarnos del Señor y de sus cosas.

También entra en choque los bienes materiales con otro tipo de bienes, -podríamos decir-, ante la muerte de la inmensa manada de cerdos, aquellas gentes sufrieron una gran perdida económica e invitan a Jesús a que abandone sus tierras, podríamos decir, que se le nombra persona no grata y se le expulsa, para evitar más perdidas u otras malas consecuencias. No valoran el bien realizado a aquel paisano, que había sido curado, prima, con más fuerza, otros intereses.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *