5036740031c65s32942_p

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11,25-30: Te doy gracias, Padre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,25-30: Te doy gracias, Padre.

En aquel tiempo, exclamó Jesús:
-«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos habla del misterio del Corazón de Jesús. El corazón no sólo es un órgano vital. El corazón nos habla de lo que hay en el interior. Y el Corazón de Jesús rebosa de amor hacia los hombres, no ha escatimado nada con tal de testimoniarnos su amor. Es por este camino del amor y de la humildad por el que Jesús nos conquista.

El Señor nos dice que aprendamos de Él a ser humildes. Quieres ser nuestro modelo. Así que no tenemos más que seguir sus pasos e identificarnos con Él. Convertirnos en otro Cristo.

Ser humildes es estar convencidos de que nada podemos sin el auxilio de Dios, es sabernos pecadores. La humildad también nos lleva a tratar de la mejor manera al prójimo, a comprender, a disculpar, a ser instrumentos de unidad entre los demás. Como la gran Santa que hoy celebramos, nos decía que la humildad es vivir en verdad.

Teresa nace en Ávila el 28 de marzo de 1515. A los dieciocho años, entra en el Carmelo. A los cuarenta y cinco años, para responder a las gracias extraordinarias del Señor, emprende una nueva vida. Es entonces cuando funda el convento de San José de Ávila, primero de los varios Carmelos que establecerá en España. Con san Juan de la Cruz, introdujo la gran reforma carmelitana. Sus escritos son un modelo seguro en los caminos de la plegaria y de la perfección. Murió en Alba de Tormes, al anochecer del 4 de octubre de 1582. Pablo VI la declaró doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970.

¿Que nos enseña Santa Teresa de Ávila?
A mantenernos en la oración aunque tengamos períodos de aridez espiritual como los que tuvo ella.
A vencer las dificultades de la vida con buen ánimo y con una gran confianza en Dios. Saber poner en manos de Dios nuestras dificultades.
A perseverar en las situaciones difíciles de nuestra vida sin perder de vista nuestro objetivo: llegar al cielo.
Paciencia ante las acusaciones de las gentes. No guardó rencor a la gente que tanto se opuso a ella y sus ideas.
Valor ante las dificultades. Era capaz de solucionar los problemas que se le iban presentando.
Aceptar la voluntad de Dios en su vida.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *