SanAntonioDePadua_DominioPublico_100616

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,17-19: No he venido a abolir, sino a dar plenitud.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,17-19: No he venido a abolir, sino a dar plenitud.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud.
Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley.
El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos.
Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy seguimos con la proclamación del “Sermón de la montaña”, después de las “bienaventuranzas” , que son su programa de vida. El Señor proclama la nueva ley, y desde allí se presenta el Señor que “no ha venido a abolir (la ley) sino a dar plenitud”. “Moisés subió al monte Sinaí para recibir la Ley de Dios y llevarla al pueblo elegido. Jesús es el Hijo de Dios que descendió del cielo para llevarnos al cielo, a la altura de Dios, por el camino del amor. Es más, él mismo es este camino: lo único que debemos hacer es seguirle, para poner en práctica la voluntad de Dios y entrar en su reino, en la vida eterna.” (Benedicto XVI, ángelus 13 febrero de 2011).

El Papa Francisco comenta este pasaje en el ángelus del 12 febrero de 2017: “En este pasaje, Jesús quiere ayudar a quienes le escuchan para realizar una reflectora de la ley mosaica. Lo que fue dicho en la antigua alianza era verdadero, pero no era todo: Jesús vino para dar cumplimiento y para promulgar de manera definitiva la ley de Dios, hasta la última iota.”
“Jesús propone a quien le sigue la perfección del amor; un amor cuya única medida es no tener medida, de ir más allá de todo cálculo. El amor al prójimo es una actitud tan fundamental que Jesús llega a afirmar que nuestra relación con Dios no puede ser sincera si no queremos hacer las paces con el prójimo…Jesús no da importancia sencillamente a la observancia disciplinar y a la conducta exterior. Él va a la raíz de la Ley, apuntando sobre todo a la intención, y por lo tanto, al corazón del hombre, donde tienen origen nuestras acciones buenas y malas. Para tener comportamientos buenos y honestos no bastan las normas jurídicas, sino que son necesarias motivaciones profundas, expresiones de una sabiduría oculta, la Sabiduría de Dios, que se puede acoger gracias al Espíritu Santo”. (P. Francisco, Ángelus 16 febrero 2014).

Hoy celebramos la memoria de San Antonio de Padua, es uno de los santos más populares, se le representa con un lirio, símbolo de pureza, o con el Niño Jesús en brazos, recordando una milagrosa aparición. Ante la contemplación de las reliquias de cinco mártires misioneros franciscanos, podemos señalarlo como un hecho importante, el testimonio de ellos le impactaron tanto que hizo en el joven Fernando el deseo de imitarlos, quiso hacerse fraile menor, deseo ir a misiones pero una enfermedad le hizo regresar a Italia. Fue invitado a predicar con ocasión de una ordenación sacerdotal que hizo que lo destinaran a la predicación. El Papa Gregorio IX, después de haberlo escuchado predicar lo llamó “Arca del Testamento”, una de las frases celebres que nos han llegado de San Antonio se encuentra en la fuerza del testimonio, “cesen las palabras, por favor, y sean las obras quienes hablen”, fue canonizado apenas un año después de su muerte. Los escritos de los “Sermones”, sus enseñanzas son tan grandes que Pio XII lo proclamó Doctor de la Iglesia, atribuyéndole el titulo de “Doctor Evangélico”.

Felicidades a todos los que celebran su santo y se encuentran bajo la protección de San Antonio. Que tengáis un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *