odres-nuevos

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 9, 14-17: El vino nuevo se echa en odres nuevos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 9,14-17: El vino nuevo se echa en odres nuevos.

En aquel tiempo, los discípulos de Juan se le acercaron a Jesús, preguntándole:
-¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos a menudo y, en cambio, tus discípulos no ayunan?
Jesús les dijo:
-¿Es que pueden guardar luto los amigos del novio, mientras el novio está con ellos?
Llegará un día en que se lleven al novio y entonces ayunarán.
Nadie echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto y deja un roto peor.
Tampoco se echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres: se derrama el vino y los odres se estropean; el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así las dos cosas se conservan.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor declara la necesidad de acoger su doctrina con un espíritu nuevo. Abiertos con la capacidad de dejarnos sorprender por el Señor. Siempre que los hombres han experimentado el encuentro con Él, algo nuevo va transformando su vida. “Nadie echa el vino nuevo en odres viejos…” Con esto el Señor nos indica que quiere que vivamos siempre un tiempo nuevo, una vida nueva, un continuo cambio y conversión. Nos anima a darle a nuestro seguimiento a Él el carácter radical de la entrega, de la valentía, de la generosidad, de la caridad. Cada uno estamos llamados a ser protagonistas de la evangelización, a orientar nuestras cualidades. El Papa Francisco no se cansa de recordarnos que tenemos que salir fuera. 

 No dejemos echar a perder los odres de la fe. Renovémosla constantemente. “La renovación antes de todo es en nuestro corazón, porque a veces pensamos que ser cristianos significa hacer esto o aquello. Pero no es así. Ser cristianos significa dejarse renovar por Jesús con esta vida nueva…”(Cf. S.S. Francisco, 6 de julio de 2013, homilía en Santa Marta).

Hoy es sábado, día donde se nos invita a vivirlo junto a nuestra Madre, la Santísima Virgen María, en la escuela de María. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *