francisco

IGNORAR EL SUFRIMIENTO DEL PRÓJIMO SIGNIFICA IGNORAR A DIOS

El Papa nos dice… (27 abril)

«La parábola del buen samaritano nos ofrece una enseñanza: no es automático que quien frecuenta la casa de Dios y conoce su misericordia sepa amar al prójimo. ¡No es automático!

Vosotros podéis conocer toda la Biblia, conocer todas las normas litúrgicas, toda la teología, pero del conocer no se pasa automáticamente al amar: el amar tiene otro camino, el amor tiene otro camino. Es necesaria la inteligencia, pero también algo más…
El sacerdote y el levita de la parábola ven al hombre herido, pero lo ignoran. Y sin embargo, no existe un verdadero culto si no se traduce en servicio al prójimo.
No lo olvidemos jamás: ante el sufrimiento de tanta gente agotada por el hambre, por la violencia y la injusticia, no podemos permanecer como espectadores.
Ignorar el sufrimiento del hombre, ¿qué cosa significa? ¡Significa ignorar a Dios! Si yo no me acerco a aquel hombre, a aquella mujer, a aquel niño, a aquel anciano o aquella anciana que sufre, no me acerco a Dios.
El samaritano se comporta con verdadera misericordia: venda las heridas de aquel hombre, lo lleva a un albergue, lo cuida personalmente, provee a su asistencia.
Todo esto nos enseña que la compasión, el amor, no es un sentimiento vago, sino significa cuidar al otro hasta pagar personalmente. Significa comprometerse cumpliendo todos los pasos necesarios para acercarse al otro hasta identificarse con él: “Amaras a tu prójimo como a ti mismo”. Este es el mandamiento del Señor».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *