yo-he-vencido-al-mundo

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16, 29-33: Tened valor: yo he vencido al mundo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 16,29-33: Tened valor: yo he vencido al mundo.

En aquel tiempo, dijeron los discípulos a Jesús:
– «Ahora sí que hablas claro y no usas comparaciones. Ahora vemos que lo sabes todo y no necesitas que te pregunten; por ello creemos que saliste de Dios.»
Les contestó Jesús:
– «¿Ahora creéis? Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está conmigo el Padre. Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con el final del discurso de la Cena. Concluye con la invitación: “tened valor, yo he vencido al mundo”. Toda una llamada a la esperanza. ¡Animo!

Para la profundización en el pasaje de hoy recurro para nuestra meditación a las palabras del Papa emérito, Benedicto XVI, en su carta encíclica Spe salvi , en el n.34:

“El cristiano vive con esperanza, sabe que su vida tiene un futuro, sabe que su vida no acaba en el vacío, sino en Dios. Porque fuimos creados para una gran realidad, para Dios mismo, para ser colmados por Él. Esta virtud de la esperanza, si es verdadera, transforma de un modo nuevo la vida, entonces ya no se vive sólo para sí mismo, se vive para Dios y para dar esperanza”.

Siempre se nos brindarán oportunidades para mostrar nuestro amor al Señor, si cada día lo vivimos como un regalo que se nos concede, siempre podremos ofrecérselo.

Sin embargo, el acento mayor lo pone en el aviso de las adversidades, ya que “en el mundo tendréis luchas”, siempre podremos verlas como un reto para poner a prueba nuestra respuesta de amor, se nos brindara la ocasión para dejarnos podar y poder manifestar nuestra fidelidad, entrega, sacrificio y la importancia que tiene la fe en nuestras vidas. Recordar que el discípulo no es mas que el maestro, que tenemos que contar con la incomprensión, la burla, el ataque… Y una de las bienaventuranzas nos prepara para la persecución como camino de autenticidad: “Dichosos cuando os persigan por mi causa”. Sin embargo algo que nos comunica el Evangelio es la victoria sobre el mal, el Señor nos invita a tener paz en Él. A confiar en que Él ha vencido al mundo. Jesús ha vencido al mundo, es decir, ha salido victorioso. “Os he hablado de esto, para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas; pero tened valor: yo he vencido al mundo”. Nos habla de esperanza en medio de la tribulación. Su Palabra es donde debe radicar nuestra fuerza. En los momentos de duda, de dolor, de adversidad, cuando tengamos que atravesar las mayores tribulaciones, que indudablemente sobrevendrán, tengamos en cuenta estas palabras del Señor para renovarnos en la esperanza y seguir adelante. Todo es posible con Él.

Hoy en nuestra diócesis nos encontraremos los sacerdotes para celebrar la festividad de S. Juan de Ávila (aunque litúrgicamente es el 10 de mayo), patrono del clero secular, y en esta celebración, varios hermanos nuestros celebraran sus 75, 50 y 25 años de vida en el ministerio, de fidelidad a la invitación del Señor a su seguimiento, os invito a tenerlos presentes en vuestras oraciones. Gracias por vuestras suplicas al Señor y que tengáis un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

Screenshot_20160508-110259

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 24, 46-53: Mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo).

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 24,46-53: Mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo).

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.
Y vosotros sois testigos de esto. Yo os enviaré lo que mi Padre ha prometido; vosotros quedaos en la ciudad, hasta que os revistáis de la fuerza de lo alto.»
Después los sacó hacia Betania, y levantando las manos, los bendijo.
Y mientras los bendecía, se separó de ellos (subiendo hacia el cielo).
Ellos se volvieron a Jerusalén con gran alegría y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En este domingo nos encontramos con una fiesta del Señor, donde nos acercamos a dos realidades: su ausencia y su presencia, voy a tomar para la meditación de este día un texto de San Juan Pablo II:

“Con esta fiesta recordamos que Jesús, después de su resurrección, se apareció a los discípulos durante cuarenta días (cf. Hch1, 3), al cabo de los cuales, habiéndolos conducido al monte de los Olivos, “lo vieron levantarse hasta que una nube se lo quitó de la vista” (Hch1, 9). El Redentor, resucitado y elevado al cielo, constituye para los creyentes el ancla de salvación y de consuelo en el compromiso diario al servicio de la verdad y de la paz, de la justicia y de la libertad. Al subir al cielo, nos vuelve a abrir el camino hacia la patria celestial, pero no para evadirnos de la historia, sino para infundir esperanza en nuestro camino.

En efecto, debemos afrontar cada día las realidades de este mundo. Nos lo recuerda también la Jornada mundial de las comunicaciones sociales, que celebramos hoy.

Los progresos más recientes en las comunicaciones y en las informaciones han ofrecido a la Iglesia nuevas posibilidades de evangelización… después de la Ascensión, los discípulos vivieron en el cenáculo, esperando al Espíritu Santo prometido por Cristo. En medio de ellos estaba también María, la Madre de Jesús (Hch1, 14). Mientras nos preparamos para celebrar, el domingo próximo, la solemne fiesta de Pentecostés, invoquemos con María al Espíritu Santo, para que infunda en los cristianos un nuevo impulso misionero y guíe los pasos de la humanidad por la vía de la solidaridad y la paz. (S. Juan Pablo II, Regina Caeli, 12 de mayo 2002).

Feliz domingo, feliz día del Señor, que tengas un buen día.

jesus-comiendo

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16, 20-23a: Nadie os quitará vuestra alegría.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 16,20-23a: Nadie os quitará vuestra alegría.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy continuamos con la última frase dicha por el Señor a sus discípulos en el evangelio de ayer al anunciarles, una vez más, su partida: “vuestra tristeza se convertirá en alegría” Utiliza una breve parábola , sacada de la experiencia del nacimiento de un ser humano. El Señor nos pone el ejemplo de la mujer cuando va a dar a luz, para explicarnos que nuestras tristezas son muy limitadas, el Señor tiene poder para transformarlas “se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría”. No podemos ocultar el dolor, es una realidad que acompaña a todo ser humano. Vivamos con verdadera esperanza, porque aunque nuestra vida esté marcada por pruebas y dificultades.

Viene a señalarnos el Señor hoy que quien cree en Él y espera, descansa, confía en Él tiene siempre motivos para la alegría, entra en el camino de la dicha, de la bienaventuranza, del gozo en plenitud. “Permaneced en mí para que mi alegría este en vosotros”. Si seguimos las inspiraciones divinas Dios podrá hacer de nosotros grandes santos. Tengamos el oído atento. Escuchar al Espíritu Santo. El Señor nos enseña que hay un camino que nos saca de la tristeza: la docilidad al Espíritu Santo. Todo lo que proviene de Él nos brinda alegría, tranquilidad, sencillez, luz. El seguir sus inspiraciones llena el corazón de una profunda paz. Cuando obramos el bien, Dios recompensa nuestra fidelidad y con eso experimentamos la alegría más profunda que existe en el mundo.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-doce-apostoles

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16, 16-20: Vuestra tristeza se convertirá en alegría.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 16,16-20: Vuestra tristeza se convertirá en alegría.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver.»
Comentaron entonces algunos discípulos:
– «¿Qué significa eso de “dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”, y eso de “me voy con el Padre”?»
Y se preguntaban:
– «¿Qué significa ese “poco”? No entendemos lo que dice.»
Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo:
– «¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: “Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver”? Pues sí, os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor anuncia a sus discípulos su inminente partida y su pronto retorno, que cambiará la tristeza de los suyos en alegría. Igual que los primeros discípulos experimentaron al desaparecer el Señor un inmenso abandono, desolación y soledad, los hombres de todos los tiempos, cuando en su vida no se da o falta la apertura a Dios aprecian una falta de sentido en su existencia. Continúan buscando porque demandan una plenitud que no tienen y eso les lleva muchas veces a ir experimentando fracasos porque nada termina de colmar sus ansias de felicidad. Sin embargo, el gozo, la paz y alegría del creyente son el don del Espíritu Santo, es decir, el efecto de la nueva y perenne presencia del Señor entre los creyentes. El Espíritu del Señor es fuente de verdad pero el pasaje de hoy nos señala que también es fuente de alegría. La resurrección de Cristo fundamenta la alegre esperanza de los cristianos. El Espíritu del Señor resucitado vive entre los suyos, alentando la esperanza y la alegría, enseñándonos que la última palabra no la tiene el mal, que el amor termina triunfando, no es la muerte sino la vida.

En un mundo donde tenemos tantas muestras de confusión, de triunfo del mal es todo un reto para los que tenemos la dicha de la fe para testimoniar el gozo del espíritu del Señor y para dar razón de nuestra esperanza. No temáis, decía el Señor a los suyos en su despedida; yo he vencido al mundo. Pero necesitaron que el espíritu se lo recordara para entenderlo y vivirlo. También lo necesitamos tú y yo que nos lo siga recordando. ¡Ánimo! No estamos solos ante estos grandes retos que se nos brindan para crecer en el amor.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

ven espiritu santo

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 16, 12-15: El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 16,12-15: El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir.
El me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando.
Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy tenemos dos de las seis tareas que el Señor asigna al Espíritu Santo en su discurso de despedida: Acompañar a los discípulos en la ausencia de Jesús; Recordarles las palabras del mismo; Dar testimonio de él; Hacer un juicio constante sobre el pecado y la injusticia del mundo; Guiar a los discípulos hasta la verdad plena y Glorificar a Jesús.

¿Nos damos cuenta del gran don que es el Espíritu Santo para nuestras vidas? El mismo Espíritu que se cernía sobre las aguas en la creación, el mismo Espíritu que vino sobre María en el momento de la Encarnación, es El que habita en nuestras almas y nos guía hasta el cielo. ¡Es tan grande este don del Espíritu Santo,! .La acción del Espíritu Santo nunca se interrumpe. Por medio de los sacramentos nos llega su gracia a nuestra alma. No se trata de algo merecido o de algo que podamos adquirir con nuestros simples esfuerzos. Todo es un don de Dios que requiere de nuestra cooperación. Dejemos que el Espíritu Santo nos cambie por dentro. Sólo si conservamos el silencio y la docilidad interior, como la Virgen María, podremos captar y escuchar su voz. Necesitamos ser conscientes de ello y pedir con frecuencia al Espíritu Santo el coraje que nos es indispensable para ser cristianos hoy día, es decir, para confesar a Cristo como señor de nuestras vidas, para ser miembros activos de una iglesia evangelizadora, para poder rezar el padrenuestro, para luchar contra el pecado, para vivir como hijos de Dios y para hacer vida la Buena Noticia en nuestras vidas. ¡Ven, Espíritu Santo!

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

yo-estoy-en-el-padre

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14, 6-14: Señor, muéstranos al Padre y nos basta.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,6-14: Señor, muéstranos al Padre y nos basta.

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:
– «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»
Felipe le dice:
– «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
Jesús le replica:
– «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy donde celebramos la festividad de dos apóstoles, San Felipe y Santiago, vuelve el Señor a presentarse como “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”. El que nos lleva a la plenitud. En Felipe escuchamos la petición: “muéstranos al Padre”, y gracias a su petición, el Señor continua instruyendo y mostrando el misterio de la Santisima Trinidad, “quien me ha visto a mí ha visto al Padre”.

Os propongo algunos acentos dados por el Papa Emérito, Benedicto XVI, al referirse a San Felipe y Santiago, en la homilía del 15 de julio del 2012, también nosotros somos llamados a dar testimonio del Señor en nuestras vidas:

“El hecho de que Jesús llame a algunos discípulos a colaborar directamente en su misión, manifiesta un aspecto de su amor: esto es, Él no desdeña la ayuda que otros hombres pueden dar a su obra; conoce sus límites, sus debilidades, pero no los desprecia; es más, les confiere la dignidad de ser sus enviados. Jesús los manda de dos en dos y les da instrucciones, que el evangelista resume en pocas frases. La primera se refiere al espíritu de desprendimiento: los apóstoles no deben estar apegados al dinero ni a la comodidad. Jesús además advierte a los discípulos de que no recibirán siempre una acogida favorable: a veces serán rechazados; incluso puede que hasta sean perseguidos. Pero esto no les tiene que impresionar: deben hablar en nombre de Jesús y predicar el Reino de Dios, sin preocuparse de tener éxito. El éxito se lo dejan a Dios.”

Hoy en algunos pueblos de nuestra región, bendecidos con una reliquia de la mismísima Cruz de Cristo, viviendo bajo su amparo y protección, teniéndola como su excelsa patrona, ponemos la mirada en la Santísima Cruz, el día tres de mayo, es día grande donde la señal del cristiano se nos presenta como camino para el cielo, contemplamos al Señor en la sede del amor, y le pedimos que nos ayude a abrazar nuestras cruces y dejarnos transformar por Él. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

charla-zavala

Testimonio del escritor José María Zavala y su esposa Paloma Fernández en la Ultreya de Murcia

El próximo jueves 5 de Mayo, en la sede del MCC en Murcia (C/ Vinader nº9 Entresuelo) tendrá lugar la Ultreya a las 20.30, en la que contaremos con el testimonio de un matrimonio de cristianos comprometidos, que nos darán su testimonio en una charla titulada

“El Padre Pío en nuestro camino al matrimonio”

En esta charla, José María y Paloma compartirán con nosotros su experiencia como matrimonio cristiano, también recogido en el libro “Un juego de amor” (ver)

José María Zavala es un conocido periodista y escritor español, nacido en Madrid, en 1962. Es autor de una treintena de libros, entre los que se encuentra su trilogía sobre la Guerra Civil.

En su amplia trayectoria profesional, de más de 20 años cabe destacar que ha sido jefe de información del suplemento económico del diario El Mundo, responsable de la información financiera y de comunicación del mismo periódico, redactor del diario económico Expansión y subdirector de la revista Capital, promovida por el grupo alemán Bertelsmann.

Ha colaborado en proyectos editoriales para El Mundo, La Razón, en la revista La Aventura de la Historia y en el semanario Alba; también ha intervenido en Intereconomía Televisión, y en programas especiales en TVE, Antena 3 y Tele 5; ha participado en el programa Cuarto Milenio de Cuatro, con Iker Jiménez, en el diario La Razón, y edita sendos blogs en Elsemanaldigital.com titulados De Borboneo y en el portal Religionenlibertad.com, Oro Fino.

 

jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15, 26-16,4a: Os he hablado de esto, para que no tambaleéis.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,26-16,4a: Os he hablado de esto, para que no tambaleéis.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Cuando venga el Defensor, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo.
Os he hablado de esto, para que no tambaleéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún, llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí.
Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy vuelve aparecer la promesa del Espíritu Santo como Paráclito, asistente y abogado nuestro aquí en la tierra.

También hoy en el Evangelio, el Señor prepara a los discípulos para que se preparen a sufrir la experiencia de rechazo en medio del “mundo”: serán odiados . El “Paráclito” no viene en primer lugar a eliminarnos los problemas: él nos enseña a analizarlos y a saber descubrir qué es lo que verdaderamente tenemos que trabajar en nosotros para poder sostener y avivar el testimonio de una vida en Cristo.

El Señor avisa de la dificultad que nos viene. Ser cristiano en la época de los Evangelios no estaba de moda (más bien era bastante peligroso), como tampoco no lo está ahora. Sabemos que ser cristiano es vivir a contracorriente, el Papa Francisco continuamente nos lo esta recordando: lo ha sido siempre. Incluso en épocas en que “todo el mundo” era cristiano: los que querían serlo de verdad no eran demasiado bien vistos por algunos. El cristiano es, si vive según Jesucristo, un testimonio de lo que Cristo tenía previsto para todos los hombres; es un testigo de que es posible imitar a Jesucristo y vivir con toda dignidad como hombre. Esto no gustará a muchos, como Jesús mismo no gustó a muchos y fue llevado a la muerte. Los motivos del rechazo serán variados, pero hemos de tener presente que en ocasiones nuestro testimonio será tomado como una acusación. ¡Ánimo! Cristo ha vencido y nosotros con él. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

el-que-me-ama-guardara-mi-palabra

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14, 23-29: El que me ama guardará mi palabra

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,23-29: El que me ama guardará mi palabra

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– El que me ama guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.
Os he hablado ahora que estoy a vuestro lado; pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.
La Paz os dejo, mi Paz os doy: No os la doy como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir:
«Me voy y vuelvo a vuestro lado.» Si me amarais os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor nos habla de otra presencia y nos presenta al Espíritu Santo y la importancia de su Palabra. “El que me ama guardará mi palabra…” “haremos morada en él”. Es Dios quien nos habla, continúa acercándose a nosotros a través de su palabra, palabra que es viva y eficaz, como nos recuerda el apóstol, no solo sirve para enseñar, corregir, educar, sino que nos da la vida. Intentar no conformarnos simplemente con quedarnos con lo superficial y caigamos en el cumplimiento de la norma, sino más bien, aspirar a agradar a quien tanto nos ama.

En el pasaje de hoy se nos presenta al intercesor, al abogado, al consolador, al Espíritu Santo. Nos recuerda que no nos deja huérfanos, que estará siempre con nosotros, que nos guiará en cada paso por medio de una nueva presencia.

Otra realidad que nos anuncia es la Paz que nos trae. Él es la paz, acogerlo a él es encontrar al amor que nos transforma y que nos hace instrumentos de su paz, en nuestra vida y a nuestro alrededor. El que te ama, cumplirá tu palabra, y en tu palabra hallará el gozo que no perece.

Es domingo, día del Señor, hoy coincide con el 1 de mayo, día reivindicativo desde la revolución industrial, se buscaba y se defendía la dignidad de la persona y la dignidad del trabajo, para el cristiano algo esencial en su espiritualidad que nos sigue recordando la importancia de la doctrina social de la iglesia. Una llamada a poner nuestra aportación en ir construyendo un mundo más acorde con los planes que agradan a Dios. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

no es el siervo mas que su amo

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15, 18-21: No es el siervo más que su amo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,18-21: No es el siervo más que su amo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.
Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.”
Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos advierte de los contratiempos que habrá que contar por no seguir el espíritu del mundo, incluso nos previene de lo que nos podrá suceder por ser sus amigos, el discípulo no es más que el maestro; el amor que Él ha entregado al mundo ha sido rechazado con odio y con violencia, y, de igual modo, sus seguidores correrán también el mismo destino. Una de las bienaventuranzas ya nos avisa de ello, “dichosos cuando os persigan por mi causa…”. Les advierte para que cuando suceda, no se desanimen, ni se desalienten, tenemos que contar con la persecución, con el no entendimiento, siempre se nos brinda como una oportunidad para crecer en el amor, siempre es un reto para poner amor donde no se da, es la formula de vencer al mal. Sin embargo, el Señor no siente amargura, “estar alegres y contentos cuando esto suceda”, ni les transmite esta verdad de un modo pesimista, para desanimarlos; al contrario, en el rechazo, en la persecución, en la contradicción, está la alegría de saber que se está siendo fiel al querer de Dios; es la constatación de que las palabras y las acciones no se acomodan -no se pueden acomodar-, al modo de ser de un mundo que se quiere desarrollar a las espaldas de Dios, donde se mofan de sus valores, sus dones y sus prioridades.

Hoy, sábado, la iglesia nos invita a poner una mirada especial en la Santísima Virgen María. De Ella podemos aprender a vivir poniendo amor ante aquellos que quieren hacernos daño, Ella acompaño a su Hijo en el camino del Calvario, Ella nos acompaña en nuestros procesos de sufrimiento, Ella permaneció fiel junto a la Cruz, Ella permanece junto a nosotros en nuestras cruces. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote