2015-12-07 09.08.17

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,17-26: A ti te lo digo, ponte en pie

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5,17-26: A ti te lo digo, ponte en pie.

Un día estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor lo impulsaba a curar.
Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralítico y trataban de introducirlo para colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo, a causa del gentío, subieron a la azotea y, separando las losetas, lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús. Él, viendo la fe que tenían, dijo:
-«Hombre, tus pecados están perdonados.»
Los escribas y los fariseos se pusieron a pensar:
-«¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados más que Dios?»
Pero Jesús, leyendo sus pensamientos, les replicó:
-«¿Qué pensáis en vuestro interior? ¿Qué es más fácil: decir “tus pecados quedan perdonados”, o decir “levántate y anda”?
Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados -dijo al paralítico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa.»
El, levantándose al punto, a la vista de ellos, tomó la camilla donde estaba tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios.
Todos quedaron asombrados, y daban gloria a Dios, diciendo llenos de temor:
-«Hoy hemos visto cosas admirables.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, un punto para nuestra reflexión nos lo da esos hombres que tienen que superar muchos obstáculos para poder llegar y llevar al encuentro con Cristo al enfermo. Que grandioso todas las personas de las que se ha valido el Señor para que pudiéramos encontrarnos con Él. Podríamos llevar a nuestra oración y presentarle agradecidamente al Señor, sus nombres y pedir por ellos. Pues estos hombres del Evangelio nos dan la gran lección de superar muchas dificultades, tienen poco de conformistas. Es la fe, la que les lleva a superar los obstáculos que les impiden llegar hasta el Señor. La actitud de ellos nos suscita varias preguntas: ¿Cómo es nuestra fe? ¿Ante la primera adversidad o contratiempo, sucumbimos? ¿Tenemos una fe tan grande como la de los hombres del Evangelio? ¿Es la fe, la que nos impulsa y nos da la fuerza para superarlo todo? Nos atreveríamos a afirmar que: con el Señor, todo lo puedo.

Otro de los temas para nuestra meditación es el encuentro con el paralítico. Después se dio una gran transformación en su vida, supero su postración. Antes de ser curado o sanado, era como un muerto, incapaz de moverse por sí mismo. Esto vale también para nosotros. El pecado nos hace vivir como inertes, atados al egoísmo. El paralítico viéndose curado, se convirtió en un testigo del Señor. Sólo si dejamos que el Señor nos convierta podremos ser apóstoles de los demás. Solo el que esta convencido puede convencer. Es necesario ver la acción de Dios en nuestras vidas, que mejor anuncio que lo que el Señor ha hecho y sigue haciendo en nuestra existencia. Lo grande que es el Señor. Gloria y alabanza siempre a Él.

También hoy celebramos a SAN AMBROSIO, Obispo y Doctor de la Iglesia. Nació en Tréveris (Alemania) hacia el año 340 de familia romana cristiana. Estudió en Roma derecho y retórica, y comenzó una brillante carrera en la administración civil del Imperio. El año 374, siendo Prefecto de Milán, intervino para impedir tumultos con motivo de la elección del nuevo obispo para la ciudad, y, cuando todavía era catecúmeno y se preparaba para el bautismo, fue elegido él por aclamación para ocupar aquella sede; rápidamente fue bautizado, instruido, y por último ordenado de obispo el 7 de diciembre. Por sus dotes personales y por la formación que adquirió, fue consejero de emperadores, apóstol de la caridad, reformador litúrgico, formador de almas (convirtió y bautizó a san Agustín), animador de la vida de consagración a Dios, comentarista de la Escritura y autor de numerosas obras de teología y espiritualidad, defensor de la doctrina católica frente al arrianismo y de la libertad de la Iglesia. Murió el 4 de abril del año 397 y su memoria se celebra el 7 de diciembre, aniversario de su consagración episcopal.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar , sacerdote.

2015-12-06 12.58.05

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 3,1-6: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 3,1-6: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la Palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del Profeta Isaías:
«Una voz grita en el desierto:
preparad el camino del Señor, allanad sus senderos;
elévense los valles, desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, S. Lucas nos presenta dos invitaciones: La conversión como crecimiento en el amor y la llamada a preparar el camino del Señor.

Nos pone como modelo a Juan el Bautista, que fue el precursor del Mesías. Juan recorría toda la comarca del Jordán predicando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados. El Bautista es una figura importante, -el mayor de los profetas-, en este tiempo de gracia, esperanza y especial del Adviento. Por eso no esta de mal que nos hagamos la siguiente pregunta: ¿Quién es Juan Bautista? Para responder a este interrogante os presento las palabras del Papa Francisco, dadas en el ángelus del 23 de junio de 2013, vísperas de la festividad del nacimiento de Juan Bautista:

“…Y luego existen muchas personas, cristianos y no cristianos, que «pierden la propia vida» por la verdad. Cristo dijo «yo soy la verdad», por lo tanto quien sirve a la verdad sirve a Cristo. Una de estas personas, que dio la vida por la verdad, es Juan el Bautista: precisamente mañana, 24 de junio, es su fiesta grande, la solemnidad de su nacimiento. Juan fue elegido por Dios para preparar el camino a Jesús, y lo indicó al pueblo de Israel como el Mesías, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (cf. Jn 1, 29). Juan se consagró totalmente a Dios y a su enviado, Jesús. Pero, al final, ¿qué sucedió? Murió por causa de la verdad, cuando denunció el adulterio del rey Herodes y Herodías. ¡Cuántas personas pagan a caro precio el compromiso por la verdad! Cuántos hombres rectos prefieren ir a contracorriente, con tal de no negar la voz de la conciencia, la voz de la verdad. Personas rectas, que no tienen miedo de ir a contracorriente. Y nosotros, no debemos tener miedo. Entre vosotros hay muchos jóvenes. A vosotros jóvenes os digo: No tengáis miedo de ir a contracorriente, cuando nos quieren robar la esperanza, cuando nos proponen estos valores que están pervertidos, valores como el alimento en mal estado, y cuando el alimento está en mal estado, nos hace mal. Estos valores nos hacen mal. ¡Debemos ir a contracorriente! Y vosotros jóvenes, sois los primeros: Id a contracorriente y tened este orgullo de ir precisamente a contracorriente. ¡Adelante, sed valientes e id a contracorriente! ¡Y estad orgullosos de hacerlo!

Queridos amigos, acojamos con alegría esta palabra de Jesús. Es una norma de vida propuesta a todos. Que san Juan Bautista nos ayude a ponerla por obra. Por este camino nos precede, como siempre, nuestra Madre, María santísima: ella perdió su vida por Jesús, hasta la Cruz, y la recibió en plenitud, con toda la luz y la belleza de la Resurrección. Que María nos ayude a hacer cada vez más nuestra la lógica del Evangelio.” –hasta aquí las palabras del Papa.

Juan es ante todo, un creyente, con un estilo de vida desprendido y pobre, con humildad se abaja a sí mismo para enaltecer a Jesús. Su alegría se encontraba en disminuir y hacer que Cristo creciera. En el pasaje de hoy nos muestra el camino de conversión: Hay que preparar el camino, allanar los senderos, elevar los valles, enderezar lo torcido e igualar lo escabroso.

ALLANAR, tenemos que realizar una gran poda en nuestra vida, para nivelar y quitar todo lo que nos sobra de orgullo, de ira, de egoísmo, de abajar los humos, de prepotencia, de autosuficiencia,… son tantas cosas que se tienen que invertir para iniciarse en el camino de la humildad, de la pequeñez.

ELEVAR nuestra dignidad de hijos de Dios, crecer en amor, fe y esperanza. Nos falta tanto para poder decir como los santos: es Cristo quien vive en mí. Para que nuestra vida se encauce en los caminos del Señor, y querer lo que Dios quiera, cuando Él quiera y como Él quiera. Vivir en ese deseo de búsqueda de su voluntad y hacerla nuestra. ¡Cuánto tiene que ayudarnos el Señor con su gracia!

ENDEREZAR, volver a coger el rumbo, dejarnos guiar por el Espíritu Santo, buscar la voluntad de Dios en nuestra vida, ver el cambio como bueno, la transformación de nuestro corazón, mentalidad y conducta. En definitiva, comenzar por detectar el pecado en nuestras vidas y plantarle cara, se libra un gran combate, una gran lucha entre el pecado y la gracia, sabiendo que el pecado nos pasa factura y nos roba el gozo y la alegría, incapacitándonos para amar, y en cambio, la vida de gracia nos lleva a la plenitud produciendo frutos de santidad. Lo bueno es comenzar esta transformación y no retrasarla mas, saber como dice nuestro refranero que nunca es tarde si la dicha es buena, y este camino nos aporta multitud de beneficios.

Es domingo, día del Señor, que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar , sacerdote.

jesuspredicando

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 9,35-10,1.6-8: Los envió con estas instrucciones

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 9,35-10,1.6-8: Los envió con estas instrucciones.

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos:
-«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.»
Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia.
A estos doce los envió con estas instrucciones:
-«Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy aparecen las “Claves de la Misión”. Se nos presenta la actividad misionera de Jesús. La jornada de Nuestro Señor era muy intensa, muy cargada: “Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia”. El Anuncio del Reino impregna toda la persona, no se limita Nuestro Señor solo a enseñar, si nos quedamos en la sola doctrina se quedaría cojo el Evangelio, no solo anuncia la Buena Noticia sino que transforma la existencia de quien acoge el anuncio y también es curado de toda dolencia. Por eso el Evangelio ha ido acompañado siempre por los frutos de las acciones, no se ha conformado con tocar el mundo de las ideas, sino que si se acoge el “Kerigma” el transformara nuestras vidas, por sus frutos los conoceréis y el mismo anuncio ira realizando la conversión en cada uno de nosotros, nos enviara a amar incluso a los que no nos aman, por eso anuncio y caridad van unidos, así que S. Agustín tenia la máxima de : “Ama y haz lo que quieras”, ya que quien ama no puede hacer nada malo, si es el amor quien le guía.

En el pasaje de hoy vuelve a mostrarnos las entrañas de misericordia de Nuestro Señor, nos recuerda la compasión del Señor. Le duele tremendamente encontrar a su gente tan desorientada, lo expresa con la imagen “de ovejas sin pastor”. ¡Cuantos sin saber que les conviene!, sin saber que es bueno para ellos, desconociendo que les hace bien, tantos agobiados, cargados de tanto sufrimiento por la situación en la que se encuentran, cuantos privados de un futuro por la inmensidad de los problemas que les aborda. El Señor pone la compasión y no el juicio para poder ayudar. Compasión quiero viene a decirnos, aprender a unirnos al sufrimiento de los que nos rodean, no pasar de largo, resuena la imagen del buen samaritano tan necesaria para nuestro mundo, para nuestra gente.

Nos encontramos en sábado, día muy mariano, dentro de la novena, quinarío o triduo a la Inmaculada, encomiéndate hoy a la Santísima Virgen, y contémplala de una manera especial, siempre te ayudara a seguir y amar a su Hijo. Que tengas un buen día en el Señor.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-12-04 09.31.11

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 9,27-31: Que os suceda conforme a vuestra fe

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 9,27-31: Que os suceda conforme a vuestra fe.

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando:
– «Ten compasión de nosotros, hijo de David.»
Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo:
– «¿Creéis que puedo hacerlo?» Contestaron:
– «Sí, Señor.»
Entonces les tocó los ojos, diciendo:
– «Que os suceda conforme a vuestra fe.»
Y se les abrieron los ojos. Jesús les ordenó severamente:
– «¡Cuidado con que lo sepa alguien!»
Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy, nos presenta a dos ciegos que seguían al Señor, pidiéndole a voces su curación: Ten compasión de nosotros. El Señor les pregunta: ¿Creéis que puedo hacerlo? Lo primero que nos pide el Señor es la fe. El acto primero y fundamental para transformarse en verdaderos cristianos es el de creer, el de fiarnos de Dios. Si Dios existe, tiene consecuencias para mi vida, igual que descubrir que Él me ama, hace posible una gran transformación en mi existencia. Si Él existe, toda la vida es luz y tenemos una guía para saber cómo vivir y hacia dónde dirigirnos. Por eso, la fe debe ser la orientación fundamental de nuestra vida.

Creer es decir: “Sí, creo que tú eres Dios, creo en tu Hijo encarnado, que me amó, murió por mí y está presente entre nosotros”. Creer, pues no es sólo una forma de pensar, o una idea. Creer quiere decir seguir la Palabra de Dios hecha carne en Jesús.
¡Cuán importante es para nosotros creer en la fuerza de la fe!

Debemos cuidar con esmero el desarrollo de nuestra fe, para que penetre realmente todas nuestras actitudes, nuestros pensamientos, nuestras acciones e intenciones. ¡Que la fe ocupe el primer lugar en nuestra vida! La fe es el tesoro más grande que tenemos y, por eso, hemos de poner todos los medios para conservarla y acrecentarla.

El Señor procede uniendo el milagro a nuestra respuesta: “Que os suceda conforme a vuestra fe”. Llama mucho la atención que siempre el Señor para obrar solicite la colaboración…, recordar como corrigió a S. Pedro, cuando le invito a andar sobre las aguas y le dijo: ¿Por qué has dudado?, y varias veces los discípulos experimentaron esta corrección, como a tantos que sanó: Se haga según tu fe. Siempre lo une a la confianza en Él. En definitiva el Señor estará grande en nuestras vidas, si le dejamos obrar, si nos abandonamos a Él, si nos fiamos de Él, todo se reduce a confiar. ¡Ojala! Podamos decir como S. Pablo: Sé de quién me he fiado, y experimentemos como le ocurrió a él y escuchemos de parte de Nuestro Señor: “Te basta mi Gracia”.

También hoy hacemos memoria de San Juan Damasceno, presbítero y doctor de la iglesia, célebre por su santidad y por su doctrina, que luchó valerosamente de palabra y por escrito contra el emperador para defender el culto de las imágenes sagradas.

Hoy, también se puede hacer memoria de la patrona de Archivel y de Benizar, de Santa Bárbara, fue una virgen y mártir cristiana del siglo III, según la tradición fue encerrada por su padre en una torre, el motivo del encierro fue para evitar que los hombres admiraran su belleza y la sedujeran. Durante una ausencia de su padre, Bárbara se convirtió al cristianismo, y mandó construir tres ventanas en su torre, simbolizando la Santísima Trinidad. Murió decapitada por su mismo padre al no rechazar y apostatar de su fe. Deseamos unas felices fiestas a nuestros vecinos.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-12-03 08.30.25

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7,21.24-27: El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,21.24-27: El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.
El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.
El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy Nuestro Señor purifica la religiosidad de su tiempo. No basta decir “¡Señor, Señor!” Lo importante no es lo externo, ni unas ideas bonicas, ni siquiera decir unas bonitas palabras sobre Dios, esto no quiere decir que no sea importante la oración, hemos visto lo fundamental que es la oración en la vida de Cristo y para el cristiano es súper necesaria, pero será verdadera oración cuando transforme nuestras vidas, buscando la voluntad de Dios, queriendo estar en sintonía con su Espíritu.

¿Qué es lo importante?

Lo importante es buscar la voluntad de Dios y que no se quede solo en buenos propósitos. Cuando uno descubre como es amado por Dios, eso mismo nos lleva a querer responder con amor a su Gran Amor. Quien escucha y practica la palabra construye la casa sobre roca. ¿qué quiere decir eso? Que tiene cimientos, y eso tiene que ver que cuando lleguen las dificultades que pondrán a prueba la solidez de la edificación. Es lo que el Señor aviso a los discípulos que cuando vengan esos momentos difíciles tendremos ocasión para dar testimonio, para mostrar nuestro amor al Señor, amor a su Reino, amor a la iglesia, por eso, lo que aparentemente parece que es un mal o malo, puede transformarse en una ocasión para mostrar nuestro amor, con lo cual puede transformarse en un bien.

Jesús, ¿qué quieres que haga? Esta es la gran pregunta que he de ir contestando día a día. Ayúdame a no buscar justificaciones. Quiero imitarte, Señor, quiero seguirte. Deseo buscar lo qué esperas hoy de mí para aprovechar bien el regalo que me haces con este nuevo día, para vivirlo según tu voluntad.
Ayúdame, Señor.

También hoy celebramos la memoria de San Francisco Javier, un gran misionero español. –patrono de los misioneros-. Nació el 7 de abril de 1506 en el Castillo de Javier, Navarra. Fue el más pequeño de cuatro hermanos: Magdalena, Ana, Miguel y Juan, y fue su madre quién desde pequeño le enseño a rezar, acudiendo todos los días con él a la capilla del Castillo. Cursó estudios en París, donde conoció a quien sería después San Ignacio de Loyola, su vida le interrogo y le cuestiono la pregunta del Evangelio: ¿De que le vale a uno ganar todo si pierde su alma? Esta pregunta le cambio su forma de ser, lo que antes aspiraba a tener honores y fama pasa a otro orden. Fue ordenado sacerdote y parte hacia Lisboa. Propagó la fe cristiana como misionero por la India, Oceanía, Japón y China. En su último viaje, salió de la India con intención de llegar a China, pero cayó enfermo y falleció el 3 de diciembre de 1552, en la isla de Sancian. Felicidades a todos los que celebran su santo bajo el patrocinio de S. Francisco Javier, que Él, les ayude e inspire en su celo por ganar almas para Cristo.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-12-02 09.13.23

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 15,29-37: Me da lástima de la gente

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 15,29-37: Me da lástima de la gente.

En aquel tiempo, Jesús, bordeando el lago de Galilea, subió al monte y se sentó en él.
Acudió a él mucha gente llevando tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros; los echaban a sus pies, y él los curaba.
La gente se admiraba al ver hablar a los mudos, sanos a los lisiados, andar a los tullidos y con vista a los ciegos, y dieron gloria al Dios de Israel.
Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:
«Me da lástima de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que se desmayen en el camino.»
Los discípulos le preguntaron:
-«¿De dónde vamos a sacar en un despoblado panes suficientes para saciar a tanta gente?»
Jesús les preguntó:
-«¿Cuántos panes tenéis?»
Ellos contestaron:
– «Siete y unos pocos peces.»
Él mandó que la gente se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Comieron todos hasta saciarse y recogieron las sobras: siete cestas llenas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos resalta las entrañas de misericordia de Nuestro Señor, como se compadece de la gente, “me da lastima”, nos abre el corazón de Dios para introducirnos en su gran bondad, su gran compasión y como ningún sufrimiento le es ajeno, no se desentiende de ningún dolor. Nos esta mostrando con su gran amor como debe ser nuestra manera de proceder y actuar. Tenemos que aprender de su gran misericordia. El Señor que viene a salvar al que estaba perdido, no deja a nadie sin solución, viene a cargar con nuestras miserias para salvarnos.

Otro de los puntos para nuestra meditación, es como demanda la colaboración de los discípulos: “¿Cuántos panes tenéis?” para el Señor no es poco lo que podamos entregarle, es verdad, que el milagro lo hace Él, pero agradece que le entreguemos nuestros panes y peces, es verdad que es muy poco, nuestra limitación es tan grande que uno experimenta la pequeñez para saciar la gran necesidad que hay, pero el Señor no mide con nuestras medidas, y por poco que le entreguemos, Él sigue haciendo el milagro. ¿Qué estas dispuesto a entregarle hoy al Señor?, ¿Tu tiempo?, ¿tus dones?, ¿tus talentos?, recuerda que lo poco lo hace grande y todo nos debe ayudar para crecer amando, como decía un santo muy nuestro: “En todo servir y amar”. El Señor te esta invitando a seguirle, a poder entregarle algo de ti.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-comiendo

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 10,21-24: Te doy gracias, Padre

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 10,21-24: Te doy gracias, Padre.

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús:
– «Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.»
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
– «¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, resuenan dos palabras clave: GRACIAS y SENCILLEZ. El mismo Señor comienza dando gracias. El mismo nos enseña con su ejemplo, y no solo cuando nos pone como ejemplo aquel leproso que volvió a darle gracias después de su curación. El agradecimiento nace de una actitud de alabanza al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que nos da pruebas constantes y cotidianas de su inmenso amor.

 Lo especifico de la gratitud es recompensar de algún modo al bienhechor de algún modo por el beneficio gratuitamente recibido. Cuando uno descubre, lo grande que ha estado y esta, el Señor con uno, le viene a la mente el Salmo: “¿cómo pagare al Señor todo el bien que me ha hecho?”, y lo único que quiere y desea, es corresponder a su amor.

También hoy nos destaca la sencillez. El Sencillo es el que renuncia a la soberbia, a la autosuficiencia. El sencillo aprende a hacerse pequeño, entra en la espiritualidad de hacerse niño.

 Yo sólo no puedo nada: sin Mí no podéis hacer nada, me has advertido y yo no me lo termino de creer. Necesitamos de la gracia, del poder de nuestro Padre Dios. Ayúdame a darme cuenta de que te necesito. A veces pienso que yo ya puedo solo, que es cuestión de esforzarme más. Pero en la vida cristiana hay siempre dos elementos: la gracia de Dios y mi correspondencia. Tú no buscabas a tu Padre interesadamente: para que te sacara de los apuros, para vivir una vida más cómoda o sin sufrimiento. Yo te alabo, Padre, Señor del Cielo y de la tierra. Tú buscabas, sobre todo, darle gloria y hacer su voluntad.

Junto con el agradecimiento, el Evangelio de hoy nos habla de la dicha que brota del corazón que ama a Dios. En efecto, seremos dichosos si nos abrimos a las enseñanzas del Evangelio. Seremos dichosos si nos dejamos guiar por el espíritu de humildad, de gratitud y de fidelidad al Señor.
Esforcémonos hoy por vivir con estas actitudes que nos enseña el Señor en la página evangélica.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-11-30 08.37.34

EVANGELIO DEL DIA: Mt 4,18-22: Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron

EVANGELIO DEL DIA:
Mt 4,18-22: Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: -«Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con un pasaje propiamente de llamada, una amable invitación del Señor a que le siguieran. Aceptar la llamada del Señor, ser recibido en el círculo de sus más íntimos, es la mayor gracia que se puede recibir en este mundo. El encuentro con Jesús dejó a Andrés marcado, con el alma llena de felicidad y de gozo; una alegría nueva que era necesario comunicar enseguida. Una alegría que no se podía acallar.Parece como si no pudiera retener tanta dicha. Al primero que encontró fue a su hermano Pedro. Y le dice: ¡Hemos encontrado al Mesías!. La importancia de comunicar el paso del Señor por nuestras vidas, lo grande que ha estado y esta el Señor en ellas. Entonces nos convertimos en instrumentos para acercar al encuentro con el Señor. Esta es nuestra tarea: llevar a Cristo a los demás, hablándoles desde nuestra experiencia y vivencia. Verdaderamente, quien encuentra a Cristo lo encuentra para todos y, en primer lugar, para los más cercanos, está deseando que los que más quiere descubran el tesoro, el regalo, el don de la fe.

Celebramos hoy la fiesta del apóstol S. Andrés, nacido en Betsaida, fue primeramente discípulo de Juan Bautista, siguió después a Cristo y le presentó también a su hermano Pedro. Él y Felipe son los que llevaron ante Jesús a unos griegos, y el propio Andrés fue el que hizo saber a Cristo que había un muchacho que tenía unos panes y unos peces. Según la tradición, después de Pentecostés predicó el Evangelio en muchas regiones y fue crucificado en Acaya.

Os propongo el comentario de S. Juan Crisostomo que viene en el oficio divino de hoy : “Andrés, después de permanecer con Jesús y de aprender de él muchas cosas, no escondió el tesoro para sí solo, sino que corrió presuroso en busca de su hermano, para hacerle partícipe de su descubrimiento. Fíjate en lo que dice a su hermano: Hemos encontrado al Mesías, que significa Cristo. ¿Ves de qué manera manifiesta todo lo que había aprendido en tan breve espacio de tiempo? Pues, por una parte, manifiesta el poder del Maestro, que les ha convencido de esto mismo, y, por otra, el interés y la aplicación de los discípulos, quienes ya desde el principio se preocupaban de estas cosas. Son las palabras de un alma que desea ardientemente la venida del Señor, que espera al que vendrá del cielo, que exulta de gozo cuando se ha manifestado y que se apresura a comunicar a los demás tan excelsa noticia. Comunicarse mutuamente las cosas espirituales es señal de amor fraterno, de entrañable parentesco y de sincero afecto.
Pero advierte también, y ya desde el principio, la actitud dócil y sencilla de Pedro. Acude sin tardanza: Y lo llevó a Jesús, afirma el evangelio. Pero que nadie lo acuse de ligereza por aceptar el anuncio sin una detenida consideración. Lo más probable es que su hermano le contase más cosas detalladamente, pues los evangelistas resumen muchas veces los hechos, por razones de brevedad. Además, no afirma que Pedro creyera al momento, sino que lo llevó a Jesús, y a él se lo confió, para que del mismo Jesús aprendiera todas las cosas. Pues había también otro discípulo que tenía los mismos sentimientos.
Si Juan Bautista, cuando afirma: Éste es el Cordero, y: Bautiza con Espíritu Santo, deja que sea Cristo mismo quien exponga con mayor claridad estas verdades, mucho más hizo Andrés, quien, no juzgándose capaz para explicarlo todo, condujo a su hermano a la misma fuente de la luz, tan contento y presuroso, que su hermano no dudó ni un instante en acudir a ella.”

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

2015-11-29 11.03.40

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 21,25-28.34-36: Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 21,25-28.34-36: Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación. Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Con el inicio del Adviento se abre una nueva etapa. Es un momento especial de gracia. El Evangelio nos invita a vigilar, a estar atentos. El Señor nos habla del final de los tiempos y quiere que tengamos esa misma actitud de atención, de cuidado, de vigilancia. Cuantos santos han vivido y nos recomienda tomarnos nuestra vida en plenitud y nos puede ayudar el vivir cada realidad, cada acontecimiento, cada acción, como si fuera la última vez, sopesar todo, nuestras acciones, con este prisma de final.

El Evangelio de hoy nos presenta una serie de imágenes con las que el Señor exhorta a la vigilancia, en espera de su retorno. La venida del Señor no es algo accidental, Él viene a librarnos del mal mortal que es el pecado. ¡Cristo viene! No es un Dios lejano, desinteresado de nosotros o de nuestras cosas, se trata de un Dios Amor, Padre misericordioso.

Éste es un tiempo espiritual de esperanza, es un período que se nos brinda que Dios nos regala. ¡Salgamos al encuentro del Señor con las buenas obras! El Señor está cerca, no cesa de llamar a nuestra puerta y busca nuestra acogida. ¿Estamos dispuestos a recibir al Señor, a darle nuestro tiempo y nuestra vida? Éste es el sentido del Adviento: que el Señor pueda hacerse presente en el mundo por medio de nosotros.

Os propongo unas palabras del Papa Emérito, Benedicto XVI: “Así pues, comencemos este nuevo Adviento —tiempo que nos regala el Señor del tiempo— despertando en nuestros corazones la espera del Dios-que-viene y la esperanza de que su nombre sea santificado, de que venga su reino de justicia y de paz, y de que se haga su voluntad en la tierra como en el cielo. En esta espera dejémonos guiar por la Virgen María, Madre del Dios-que-viene, Madre de la esperanza, a quien celebraremos dentro de unos días como Inmaculada. Que ella nos obtenga la gracia de ser santos e inmaculados en el amor cuando tenga lugar la venida de nuestro Señor Jesucristo, al cual, con el Padre y el Espíritu Santo, sea alabanza y gloria por los siglos de los siglos. Amén” (Homilía del 2 de diciembre del 2006)

Feliz domingo, feliz día del Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

papa-africa

El Papa Francisco nos habla desde África

“Jóvenes ¡qué camino elegís? ¿Dejarte vencer por las dificultades o

vencer los desafíos? La corrupción es algo que se nos mete dentro.

Es como el azúcar, es dulce, nos gusta, es fácil. Por favor no le tomen

el gusto a ese azúcar que se llama corrupción” (27 novbre ).

 

“Las tres T: tierra, techo y trabajo. No es filantropía, es una

obligación de todos. No olvidemos nunca que los pobres son los

destinatarios privilegiados del Evangelio”.

 

“Jesús es la puerta. Nunca se alejen de Jesús. Nunca dejen de orar.

Nosotros tenemos que ser siempre servidores”. “Este es el encargo

que el Señor nos da a cada uno de nosotros. Nos pide que seamos

discípulos misioneros, hombres y mujeres que irradien la verdad, la

belleza y el poder del Evangelio, que transforma la vida. Hombres y

mujeres que sean canales de la gracia de Dios, que permitan que la

misericordia, la bondad y la verdad divinas sean los elementos

para construir una casa sólida”.