compancc83eros-en-el-dolor

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 19,25-27: Junto a la cruz de Jesús estaban su madre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 19,25-27: Junto a la cruz de Jesús estaban su madre.

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la de Cleofás, y María Magdalena. Al ver a su madre y junto a ella al discípulo que tanto quería, Jesús dijo a su madre: “Mujer, ahí está tu hijo.”
Luego dijo al discípulo: “Ahí está tu madre.”
Y desde entonces el discípulo se la llevó a vivir con él.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy una fiesta de la Bienaventurada Virgen María, el Evangelio nos la pone junto a la Cruz de Ntro. Señor, contemplamos a María en el Dolor. El Papa emérito Benedicto XVI, en la homilia del 15 de septiembre de 2008, nos acerca al acompañamiento de María en nuestros sufrimientos: “Al celebrar la memoria de Ntra. Señora de los Dolores, contemplamos a María que comparte la compasión de su Hijo por los pecadores. Como afirma san Bernardo, la Madre de Cristo entró en la Pasión de su Hijo por su compasión. Al pie de la Cruz se cumple la profecía de Simón de que su corazón de madre sería traspasado por el suplicio infligido al Inocente, nacido de su carne. Igual que Jesús lloró, también María ciertamente lloró ante el cuerpo lacerado de su Hijo. Sin embargo, su discreción nos impide medir el abismo de su dolor; la hondura de esta aflicción queda solamente sugerida por el símbolo tradicional de las siete espadas. Se puede decir, como de su Hijo Jesús, que este sufrimiento la ha guiado también a Ella a la perfección, para hacerla capaz de asumir la nueva misión espiritual que su Hijo le encomienda poco antes de expirar: convertirse en la Madre de Cristo en sus miembros. En esta hora, a través de la figura del discípulo a quien amaba, Jesús presenta a cada uno de sus discípulos a su Madre, diciéndole: “Ahi tienes a tu hijo”. […] María ama a cada uno de sus hijos, prestando una atención particular a quienes, como su Hijo en la hora de su Pasión, están sumidos en el dolor; los ama simplemente porque son sus hijos, según la voluntad de Cristo en la Cruz […] del corazón de María brota un amor gratuito que suscita como respuesta un amor filial, llamado a acrisolarse constantemente. Como toda madre, y más que toda madre, María es la educadora del amor ”.

La presencia de María junto a la cruz de Jesús. Junto a la Cruz nos recibe a todos, nadie queda huérfano, el Señor nos entrega a su Madre, contamos con su ayuda, con su intercesión, con su mediación. Ella nos sigue alentando a confiar, perseverar y permanecer junto a la Cruz, nos muestra el camino de esperanza, en la cruz esta la vida y el consuelo, nos invita a no dejarnos aplastar por el dolor y el sufrimiento, a esperar, confiar y perseverar.

Es sábado, día donde nos adentramos en la escuela de María, donde queremos aprender con Ella y de Ella.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Cruz 6

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 3,13-17: Tiene que ser elevado el Hijo del Hombre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 3,13-17: Tiene que ser elevado el Hijo del Hombre.

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo:
-«Nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Papa Francisco en el ángelus del 14 de septiembre de 2014 nos explica: “La iglesia celebra la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Alguna persona no cristiana podría preguntarnos: ¿Por qué “exaltar” la cruz? Podemos responder que no exaltamos una cruz cualquiera, o todas las cruces: exaltamos la cruz de Jesús, porque en ella se reveló al máximo el amor de Dios por la humanidad. […] ¿Por qué fue necesaria la cruz? A causa de la gravedad del mal y toda la omnipotencia mansa de la misericordia de Dios. La cruz parece determinar el fracaso de Jesús, pero en realidad manifiesta su victoria. […] Y cuando dirigimos la mirada a la cruz donde Jesús estuvo clavado, contemplamos el signo de amor, del amor infinito de Dios por cada uno de nosotros y la raíz de nuestra salvación. De esa cruz brota la misericordia del Padre, que abraza al mundo entero. Por medio de la cruz de Cristo ha sido vencido el maligno, ha sido derrotada la muerte, se nos ha dado la vida, devuelto la esperanza. La cruz de Cristo es nuestra única esperanza verdadera”.

Celebramos la Exaltación de la Cruz, se nos invita a levantar con orgullo la Cruz Gloriosa para que el mundo vea hasta donde llega el Amor del Crucificado por los hombres, por todos los hombres. San Juan de la Cruz, decía: “Si quieres llegar a poseer a Cristo, jamas lo busques sin la Cruz”, pues “el que no busca la Cruz de Cristo, no busca la gloria de Cristo”. La Cruz nos muestra el valor del hombre a los ojos de Dios, Dios lo ha amado hasta el extremo, hasta entregar su vida. Quizá a ti Dios no te importa, ¡pero tú si le importas a Dios!. La Cruz nos recuerda que Dios nos habla en el silencio de nuestras propias cruces, en el silencio de la noche oscura de la fe. La Cruz de Cristo es la victoria de Dios. Desde la Cruz nos enseña el camino del amor que pasa por el perdón. Es toda una escuela de misericordia y de perdón. Desde el madero santo Jesús clamaba e intermedia por sus verdugos: “No saben lo que hacen”. Es un camino de humildad, “aprended de mí que soy manso y humilde”. Exaltar la Cruz, es exaltar el amor de Dios por nosotros, es exaltar la victoria del amor y de la misericordia sobre el pecado, el egoísmo y la muerte. En la Cruz Jesús proclama la SED de que le amemos, se nos ofrece para que seamos dichosos. ¿cómo no amar a quién tanto nos amó?

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

hand-1549224_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,27-38: Amad …tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,27-38: Amad …tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
–A los que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os injurian.
Al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra; al que te quite la capa, déjale también la túnica. A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames.
Tratad a los demás como queréis que ellos os traten. Pues, si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que los aman. Y si hacéis bien sólo a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores lo hacen.
Y si prestáis sólo cuando esperáis cobrar, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a otros pecadores con intención de cobrárselo.
¡No! Amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada: tendréis un gran premio y seréis hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos.
Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados perdonad y seréis perdonados; dad y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante.
La medida que uséis la usarán con vosotros.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy nos exhorta a amar, amar al que no te ama, amar, incluso al que te desea mal, amar a tu enemigo, haced el bien, bendecid, orad… y nos regala una regla de vida: “Tratad a los demás como queréis que ellos os traten”. Mirando a Cristo y este derramando su sangre por amor a nosotros, contemplando hasta donde llega su amor por cada uno, no podemos conformarnos con amar solo a los que nos aman, ¿que hay de extraordinario en saludar al que te saluda, en corresponder al que te aprecia, en amar al que te corresponde? Eso lo hacen, -incluso- , los que no han conocido el amor de Dios; el discípulo, el seguidor de Cristo, el cristiano está invitado a acoger el amor de Dios, a dejar que ese amor de Cristo transforme su corazón, viviendo y experimentando la fuerza de cambio en su misma vida y llegando a ofrecer la vida, incluso con el amor más grande, perdonando, ese es el camino que vence el mal. Sin embargo, por las solas fuerzas uno experimenta que es incapaz, humanamente hablando, imposible, por eso, necesitamos estar muy unidos a Él, para que nos ayude a amar como Él nos ama, aprendiendo a dar con gratuidad sin esperar recibir nada, experimentando la grandeza de la gratuidad, constantemente renovados y llamados a crecer en su amor, a no cansarnos de vencer el mal a fuerza de bien, aprendiendo a ser misericordiosos como Él y a no cansarnos de perdonar.

El Papa Benedicto XVI, en el ángelus del 18 de febrero de 2007, abordó este pasaje evangélico: “¿Cual es el sentido de esas (se refiere: esa manera de amar al que no te ama) palabras? ¿Por qué Jesús pide amar a los propios enemigos, o sea, un amor que excede la capacidad humana? En realidad, la propuesta de Cristo es realista, porque tiene en cuenta que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia y, por tanto, sólo se puede superar esta situación contraponiendo un plus de amor, un plus de bondad. Este “plus” viene de Dios: es su misericordia, que se ha hecho carne en Jesús y es la única que puede “desequilibrar” el mundo del mal hacia el bien, a partir del pequeño y decisivo “mundo” que es el corazón del hombre.
Con razón, esta página evangélica se considera la “charta magna” de la no violencia cristiana, que no consiste en rendirse ante el mal, sino en responder al mal con el bien, rompiendo de este modo la cadena de la injusticia. Así, se comprende que para los cristianos la no violencia no es un mero comportamiento táctico, sino más bien un modo de ser de la persona, la actitud de quien está tan convencido del amor de Dios y de su poder, que no tiene miedo de afrontar el mal únicamente con las armas del amor y de la verdad.

El amor a los enemigos constituye el núcleo de la “revolución cristiana”[…] La revolución del amor, un amor que en definitiva no se apoya en los recursos humanos, sino que es don de Dios que se obtiene confiando únicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa. Esta es la novedad del Evangelio, que cambia el mundo sin hacer ruido. Este es el heroísmo de los “pequeños”, que creen en el amor de Dios y lo difunden incluso a costa de su vida”.

También hoy celebramos la memoria de San Juan Crisóstomo. Llamado así por “boca de oro” por su elocuencia, sobresalía por sus cualidades oratorias y su profunda cultura. Importante la predicación en su vida. Su vida estuvo caracterizada por su celo por la fe, renunció a las vanidades del mundo, dedicándose por completo a la meditación, a la oración y al estudio de las Sagradas Escrituras. Ayunaba con mucha frecuencia y pasaba las noches en vigilia para orar y meditar. Su fama fue creciendo y cada vez eran más los que acudían a escucharlo. Se sabe que con sus predicaciones se convirtieron miles de personas, por lo que llegó a ser conocido como uno de los grandes predicadores de su tiempo. Pio X lo proclamo patrón de los predicadores y Juan XXIII patrono del Concilio.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

people-2562694__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,20-26: Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: Dichosos…

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,20-26: Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo: Dichosos…

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les dijo:
–Dichosos los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
–Dichosos los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
–Dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis.
–Dichosos vosotros cuando es odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre.
Alegraos ese día y saltad de gozo: porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero,
–¡Ay de vosotros, los ricos, porque ya tenéis vuestro consuelo!
–¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!
–¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!
–¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que hacían vuestros padres con los falsos profetas.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos aparece las bienaventuranzas de San Lucas, con sus respectivas lamentaciones o maldiciones. ¡Ay de mí! No debo permitir que el halago sea el motor de mi actuación. “¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros!”. Debe estar fundada en una base firme de humildad y de afán de servicio al prójimo y a Dios. El afán del apóstol debe ser dar gloria a Dios, nunca buscar el aplauso de los demás.

En las Bienaventuranzas se nos pone delante el programa del Reino, cuando el hombre empieza a mirar y a vivir a través de Dios, cuando camina con Jesús, entonces vive con nuevos criterios. Las bienaventuranzas son un compendio del Evangelio, es la carta magna, el programa de vida. El Señor es el primero que hace vida la propuesta de dicha y de felicidad, su ejemplo nos ayuda a seguirle. María vivió como nadie las bienaventuranzas de Jesús: es la santa entre los santos, la que nos enseña el camino de la santidad y nos acompaña.

También hoy celebramos el Dulce nombre de María. “El nombre de María, conocido en arameo como Miriam, tiene tres significados: doncella, señora y princesa. Todos estos cumple la Santísima Virgen, que permaneció doncella concibió a Ntro. Señor por gracia del Espíritu Santo. La Virgen María es Ntra. Señora, y Señora del Universo, siendo coronada como Reina por la Trinidad Santísima. La Madre del Señor, es también princesa, por ser descendiente de la estirpe del rey David. El amor de Ntra. Madre, se despierta en nuestro interior cada vez que mencionamos su Dulce Nombre, aquél que el Ángel mencionó cuando le anunció su misión en la tierra: “Dios te salve María, llena eres de gracia…” -(Tomado de Infovaticana, 12 sept. 2015)-
“Ir al encuentro de Maria que nos muestra a Jesús […] Mirar a Jesús con los ojos de María significa encontrar en Dios Amor, que por nosotros se hizo hombre y murió en la cruz […] “Mirar a Cristo” siempre para poderlo mostrar y ofrecer a todos.”. (P. Benedicto XVI, Audiencia General, 12 septiembre de 2007).

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Cruz 8

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,12-19: Pasó la noche orando. Escogió a doce y los nombró apóstoles.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,12-19: Pasó la noche orando. Escogió a doce y los nombró apóstoles.

Por entonces, subió Jesús a la montaña a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió a doce de ellos y los nombró apóstoles:
Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago Alfeo, Simón apodado el Celotes, Judas el De Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.
Bajó Jesús del monte con los Doce y se paró en un llano con un grupo grande de discípulos y de pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón.
Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados, y la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, nos encontramos con la llamada del Señor a los Doce. Invitación al seguimiento que fue precedida por una noche de oración, donde eligió a “los que El quiso”. Las vocaciones nacen en la oración y de la oración; y solo en la oración pueden perseverar y dar fruto. Utilizo el texto del Papa Benedicto XVI, en la catequesis de la audiencia general, 15 marzo 2006:

“Al elegir a los Doce, para introducirlos en una comunión de vida consigo y hacerles participes de su misión de anunciar el Reino con palabras y obras, Jesús quiere manifestar que ha llegado el tiempo definitivo en el que se constituye de nuevo el pueblo de Dios, el pueblo de las doce tribus, que se transforma ahora en un pueblo universal, su Iglesia.
[…] Los Doce Apóstoles son el signo más evidente de la voluntad de Jesús respecto a la existencia y la misión de su Iglesia, la garantía de que entre Cristo y la Iglesia no existe ninguna contraposición: son inseparables, a pesar de los pecados de los hombres que componen la Iglesia. Por tanto, es del todo incompatible con la intención de Cristo un eslogan que estuvo de moda hace años: “Jesús si, Iglesia no”. Este Jesús individualista elegido es un Jesús de fantasía. No podemos tener a Jesús prescindiendo de la realidad que él ha creado y en la cual se comunica.

Entre el Hijo de Dios encarnado y su Iglesia existe una profunda, inseparable y misteriosa continuidad, en virtud de la cual Cristo está presente hoy en su pueblo. Es siempre contemporáneo nuestro, es siempre contemporáneo en la iglesia construida sobre el fundamento de los Apóstoles, está vivo en la sucesión de los Apóstoles. Y esta presencia suya en la comunidad, en la que él mismo se da siempre a nosotros, es motivo de nuestra alegría. Sí, Cristo está con nosotros, el Reino de Dios viene”.

En el pasaje evangélico se nos pone la lista de nombres de los discípulos que fueron escogidos para ser constituidos apóstoles. Son enviados por El, se les pide ser fieles a quien les ha llamado. Servidores. El detalle de poner los nombres nos señala que la relación es personal, cada uno es llamado por su nombre, nos habla de elección, escogidos desde antes de la creación del mundo, para ser santos. Cada uno de nosotros también hemos sido llamados, escogidos, elegidos desde nuestro bautismo, llamados por nuestro nombre para la vida eterna.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

hand-1620466__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 6,6-11: Estaban al acecho para ver si curaba en sábado.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 6,6-11: Estaban al acecho para ver si curaba en sábado.

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar.
Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho.
Los letrados y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.
Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico:
–Levántate y ponte ahí en medio.
El se levantó y se quedó en pie.
Jesús les dijo:
–Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?
Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre:
–Extiende el brazo.
El lo hizo, y su brazo quedó restablecido.
Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos presenta una curación, la sanción del hombre con la mano paralizada, pero antes, a causa del acecho de los fariseos para ver si curaba, el Señor les lanza una pregunta: ¿Qué está permitido hacer en sábado? ¿Hacer el bien o el mal? ¿Salvar a un hombre o dejarlo morir? El tema del sábado fue tratado muchas veces en sus enseñanzas, para los judíos el sábado tenía una importancia tremenda, toca su fe en Dios, es un día consagrado a Yahvé, lo entendía como dar gloria a Dios, con el tiempo pasa a ser su identidad más profunda y tocaba la ley mosaica. Desde esta situación, para los judíos, el Señor les parece un irreverente y un provocador al tocar el sábado. Sin embargo, el Señor no busca la provocación por la provocación, más bien les interroga para que piensen, hacer prevalecer la estructura legal sobre el bien del hombre es traicionar la voluntad de Dios, esta curación se convierte en signo de que el sábado se hizo para el hombre y que prima el bien siempre, es la búsqueda del bien lo que agrada a Dios, lo que Dios quiere. Buena pauta de conducta.

Hoy nos lanza a nosotros una invitación: hacer en todo momento el bien. Sin embargo, a veces, se nos presenta una elección que no es entre el bien y el mal, sino entre un bien y otro bien; se trata por tanto de ver qué es lo que Dios quiere de nosotros en cada circunstancia precisa.

El Papa Francisco en las misas matutinas, el 14 de marzo de 2017, su reflexión gira en torno a: “Aprender a hacer el bien”. “Dos expresiones llaman la atención […] desistid de hacer el mal, aprender a hacer el bien. […]Al respecto Isaias dice: “desistid de hacer el mal”, de eso que te envenena el alma, que encoge el alma, que te hace enfermar. He aqui la primera actitud requerida: alejarse del mal. Pero no es suficiente. “aprended a hacer el bien” […] esta es la regla de conversión: alejarse del mal y aprender a hacer el bien”.

“Os exhorto a ser protagonistas en el bien. No te sientas bien cuando no haces el mal; no es suficiente, cada uno es culpable del bien que podía hacer y no ha hecho. No es suficiente no odiar, es necesario perdonar; no es suficiente no guardar rencor, debemos orar por los enemigos; no es suficiente no ser causa de división, debemos traer paz donde no existe; no es suficiente no hablar mal de los demás, debemos interrumpir cuando oímos hablar mal a alguien, detener el chisme, esto es hacer el bien. Si no nos oponemos al mal, lo alimentamos tácitamente. Es necesario intervenir donde el mal se propaga; porque el mal se extiende donde no hay cristianos atrevidos que se oponen con el bien”. (P. Francisco, ángelus 12 agosto 2018)

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

effeta

EVANGELIO DEL DÍA: Mc 7,31-37: «Effetá», esto es: «Ábrete.».

EVANGELIO DEL DÍA:
Mc 7,31-37: «Effetá», esto es: «Ábrete.».

En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos.
Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo:
-«Effetá», esto es: «Ábrete.»
Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y hablaba sin dificultad.
El les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían:
-«Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Para las pistas de meditación de hoy, acudo al Papa actual y al emérito, me acercaré a través de las reflexiones realizadas por el Papa Francisco, en el ángelus del 6 de septiembre de 2015 y del Papa emérito, Benedicto XVI, en el ángelus del 9 septiembre 2012.

“El Evangelio de hoy relata la curación de un sordomudo por parte de Jesús, un acontecimiento prodigioso que muestra cómo Jesús restablece la plena comunicación del hombre con Dios y con los hombres. […] La primera cosa que Jesús hace es llevar a ese hombre lejos de la multitud: no quiere dar publicidad al gesto que va a realizar, pero no quiere tampoco que su palabra sea cubierta por la confusión de las voces y de las habladurías del entorno. La Palabra de Dios que Cristo nos transmite necesita silencio para ser acogida como Palabra que sana, que reconcilia y restablece la comunicación”. (P. Francisco, ángelus, 6 sept. 2015)

“En el centro del Evangelio de hoy hay una pequeña palabra, muy importante. Una palabra que -en su sentido profundo- resume todo el mensaje y toda la obra de Cristo […] “ábrete” […] Cristo se hizo hombre para que el hombre, que por el pecado se volvió interiormente sordo y mudo, sea capaz de escuchar la voz de Dios, la voz del Amor que habla al corazón, y de esta manera aprenda a su vez a hablar el lenguaje del amor, a comunicar con Dios y con los demás”. (P. Benedicto XVI, ángelus, 9 sept. 2012).

“El Evangelio nos invita a caer en la cuenta de que tenemos un defecto en nuestra capacidad de percepción, una carencia que al principio no reconocemos como tal, porque precisamente todo lo demás se nos impone con su urgencia y racionalidad; porque, aunque ya no tengamos oídos para escuchar a Dios ni ojos para verlo, aunque vivamos sin él, aparentemente todo se desarrolla de un modo normal. Pero, ¿es verdad que todo se desarrolla de un modo normal cuando Dios falta en nuestra vida y en nuestro mundo ?.” (P.Benedicto XVI, homilía, 10 de septiembre 2006).

Es Domingo, día consagrado a Ntro. Señor. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

christmas-crib-2-1413010

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 1,1-16.18-23: Le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios–con–nosotros.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 1,1-16.18-23: Le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios–con–nosotros.

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manasés, Manasés a Amós, Amós a Josías; Josías engendró a Jecomas y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matán, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
–«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta:
«Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios–con–nosotros”.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy celebramos con alegría el Nacimiento de María, la Virgen. El Papa Francisco en el final del ángelus, del 7 de septiembre de 2014, nos invita: “Y recordad que mañana – como he dicho- es la conmemoración litúrgica de la Natividad de la Virgen. Sería su cumpleaños. ¿Y qué se hace cuando mamá festeja el cumpleaños? Se la felicita, se la festeja… Mañana, recordarlo, desde la mañana temprano, desde vuestro corazón y desde vuestra boca, saludad a la Virgen y decidle: “¡Muchas felicidades!”. Y rezad un Avemaría que nazca del corazón de hijo y de hija. ¡Recordadlo bien!.

El Papa Francisco comenta este pasaje evangélico en la homilia del 8 de septiembre de 2017: “¡Tu nacimiento, Virgen Madre de Dios, es el nuevo amanecer que ha anunciado la alegría a todo el mundo, porque de ti nació el sol de justicia, Cristo, nuestro Dios! La festividad del nacimiento de María proyecta su luz sobre nosotros,[…] María es el primer resplandor que anuncia el final de la noche y, sobre todo, la cercanía del día. Su nacimiento nos hace intuir la iniciativa amorosa, tierna, compasiva, del amor con que Dios se inclina hasta nosotros y nos llama a una maravillosa alianza con Él que nada ni nadie podrá romper. […] En el Evangelio hemos escuchado la genealogía de Jesús, que no es una simple lista de nombres, sino historia viva, historia de un pueblo con el que Dios ha caminado y, al hacerse uno de nosotros, nos ha querido anunciar que por su sangre corre la historia de justos y pecadores, que nuestra salvación no es una salvación aséptica, de laboratorio, sino concreta, una salvación de vida que camina. Esta larga lista nos dice que somos parte pequeña de una extensa historia y nos ayuda a no pretender protagonismos excesivos, nos ayuda a escapar de la tentación de espiritualismo evasivos, a no abstraernos de las coordenadas históricas concretas que nos toca vivir.[…] El texto evangélico que hemos escuchado culmina llamando a Jesús el Emmanuel, traducido: el Dios con nosotros. Así es como comienza, y así es como termina Mateo su Evangelio: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos”. Jesús es el Emmanuel que nace y el Emmanuel que nos acompaña en cada día, el Dios con nosotros que nace y el Dios que camina con nosotros hasta el fin del mundo”.

Hoy, sábado, día especialmente mariano, donde somos invitados a honrar a Nuestra Madre y contemplarla, a acudir a la escuela de María y aprender en el amor y seguimiento de su Hijo. Hoy se celebran diversas advocaciones, muchos pueblos y ciudades celebran hoy su fiesta, Nuestra Señora de los Remedios, de Pliego, Ntra. Sra. de la Esperanza, de Calasparra, del Pino, de los Llanos, del Coro, de la Victoria, de Nuria, de la Caridad del cobre… No dejemos de festejar hoy a Nuestra Señora con esas delicadezas propias de los buenos hijos.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

wine-1433498__480

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,33-39: ¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos?

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5,33-39: ¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos?

En aquel tiempo, dijeron a Jesús los fariseos y los letrados:
-Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio los tuyos, a comer y a beber.
Jesús les contestó:
-¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán.
Y añadió esta comparación:
-Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo.
Nadie echa vino nuevo en odres viejos: porque revientan los odres, se derrama, y los odres se estropean.
A vino nuevo, odres nuevos.
Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: «Está bueno el añejo».

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos pone delante el comportamiento de los discípulos, sus contemporáneos cuestionaban su proceder y los acusan como poco religiosos: “en cambio, los tuyos, a comer y a beber”, acusación, que también dirán mas tarde de Nuestro Señor al compararlo con Juan Bautista. Jesús les dijo: “¿Acaso podéis hacer ayunar a los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos?”, Jesús se compara a sí mismo con el Novio y a nosotros con los amigos del novio. “Permaneced en mí -dice el Señor- para que mi alegría este en vosotros, para que vuestra alegría llegue a plenitud”, tenemos muchos motivos para la alegría ¿se nos nota? ¿vivimos tristes o como si no hubiera venido el Salvador? Es toda una llamada a vivir en la presencia del Señor, a entrar en una nueva dinámica de dejar que lo haga todo nuevo, Dios hace nuevas todas las cosas, esa vida nueva del discípulo, del seguidor de Cristo. La vida nueva que Dios nos ofrece requiere unos odres nuevos en nuestro corazón, necesitamos la voluntad generosa para responder al amor que Dios nos tiene, con el espíritu nuevo de quien ha encontrado todo en el Señor, como quien ha descubierto en Él todo el sentido de la vida.

El Papa Benedicto XVI, en el mensaje de cuaresma del año 2009, quisó detenerse a reflexionar especialmente sobre el valor y el sentido del ayuno: “[…] El ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él. […]En el Nuevo Testamento, Jesús indica la razón profunda del ayuno, estigmatizando la actitud de los fariseos, que observaban escrupulosamente las prescripciones que imponía la ley, pero su corazón estaba lejos de Dios. El verdadero ayuno, repite en otra ocasión el divino Maestro, consiste más bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que “ve en lo secreto y te recompensará” […] El verdadero ayuno, por consiguiente, tiene como finalidad comer el “alimento verdadero”, que es hacer la voluntad del Padre.[…] el Siervo de Dios Pablo VI identificaba la necesidad de colocar el ayuno en el contexto de la llamada a todo cristiano a no “vivir para sí mismo, sino para aquél que lo amó y se entregó por él y a vivir también para los hermanos” […] Con el ayuno y la oración le permitimos que venga a saciar el hambre más profunda que experimentamos en lo íntimo de nuestro corazón: el hambre y la sed de Dios”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

boat-207129_1280

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 5,1-11: Rema mar adentro.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 5,1-11: Rema mar adentro.

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la Palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret; y vio dos barcas que estaban junto a la orilla: los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.
Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:
-Rema mar adentro y echad las redes para pescar.
Simón contestó:
-Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.
Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande, que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo:
-Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.
Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.
Jesús dijo a Simón:
-No temas: desde ahora serás pescador de hombres.
Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy se nos presenta el relato de la “pesca milagrosa”, los discípulos experimentan que han pasado toda la noche bregando y no han recogido nada, prueban y son conocedores del trabajo infructuoso, y son invitados a confiar, a obedecer, a “remar mar adentro” y Simón Pedro le confiesa al Señor que “por tu palabra, echaré las redes”. Toda la noche trabajando, sin éxito, pero por tí, lo vuelvo a intentar. Y fruto de esa confianza, se produce el milagro, cuantas veces el Señor antes de realizar una obra extraordinaria, siempre, pide a su interlocutor, su colaboración, “se haga según tu fe”, y obra el milagro.

El Papa San Juan Pablo II, eligió como exhortación al termino del jubileo del año 2000 la invitación: “Duc in altum”, a remar mar adentro, confiando en la palabra y en la presencia vivificante de Jesús. En el discurso dado a los jóvenes como preparación de la Jornada Mundial de la Juventud, explica que quiere decir con Remar mar adentro: “Remar mar adentro ¿para ir a dónde? La respuesta es clara: para ir al encuentro del hombre, misterio insondable; y para ir a todos los hombres, océano ilimitado. Esto es posible en una iglesia misionera, capaz de hablar a la gente y, sobre todo, capaz de llegar al corazón del hombre porque allí, en ese lugar intimo y sagrado, se realiza el encuentro salvífico con Cristo”.

En la carta apostólica “Novo Milenio Ineunte” de S. Juan Pablo II, comienza con el pasaje evangélico de hoy, ¡Duc in altum! “Esta palabra resuena también hoy para nosotros y nos invita a recordar con gratitud el pasado, a vivir con pasión el presente y a abrirnos con confianza al futuro: “Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre”, y en la conclusión, nos invita a acoger el mandato de Ntro. Señor : “Duc in altum!” : “¡Caminemos con esperanza![…]El Cristo contemplado y amado ahora nos invita una vez más a ponernos en camino: “Id pues y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.