venid-a-mi

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 11, 25-30: Aprended de mí.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 11,25-30: Aprended de mí.

En aquel tiempo, exclamó Jesús:
-«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Ayer, cuando por la noche rezaba con el Evangelio prepare el del sábado de XXVIII semana y esta mañana cuando me ponía a enviar la reflexión me he dado cuenta que la celebración de la fiesta de Santa Teresa de Jesús lleva lecturas propias. Destacar del pasaje de hoy la invitación a acudir al Señor, ” Venid a mí” y también “aprended de mí” el Señor se nos ofrece como consuelo y compañero de camino.

Hoy celebramos la fiesta de Santa Teresa de Jesús, la primera doctora mujer de la iglesia. Reformadora del Carmelo, madre de las Carmelitas Descalzas , patrona de los escritores católicos y Doctora de la Iglesia. Con San Juan de la Cruz, introdujo la gran reforma carmelitana. Sus escritos son un modelo seguro en los aminos de la plegaria y de la perfección. Murió en Alba de Tormes.

Y como cada sábado, consagramos este día de una manera especial en honor a nuestra Madre, la Santísima Virgen María.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

screenshot_20161014-074238

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 12, 1-7: Ni de uno solo se olvida Dios.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 12,1-7: Ni de uno solo se olvida Dios.

En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros.
Jesús empezó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos:
–Cuidado con la levadura de los fariseos, o sea, con su hipocresía.
Nada hay cubierto que no llegue a descubrirse, nada hay escondido que no llegue a saberse.
Por eso, lo que digáis de noche, se repetirá a pleno día, y lo que digáis al oído en el sótano, se pregonará desde la azotea.
A vosotros os digo, amigos míos: no tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden hacer más.
Os voy a decir a quién tenéis que temer: temed al que tiene poder para matar y después echar en el fuego. A ése tenéis que temer, os lo digo yo.
¿No se venden cinco gorriones por dos cuartos? Pues ni de uno solo se olvida Dios.
Hasta los pelos de vuestra cabeza están contados.
Por lo tanto, no tengáis miedo: no hay comparación entre vosotros y los gorriones.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a eliminar todo atisbo de hipocresía, el creyente debe actuar con veracidad, toda acción, toda palabra suya será testimonio para los demás, y hemos de actuar como a plena luz del día, tarde o temprano, la verdad florece, termina imponiéndose, estamos llamados a vivir en verdad. Nuestro mundo necesita testigos, los hijos de las tinieblas rechazan a los hijos de la luz, y con esta lucha tenemos que contar, sin embargo la Palabra que se nos regala hoy, nos muestra que tú vales mucho a los ojos de Dios, resalta que Dios nos cuida, “ni de uno solo se olvida Dios”, el Señor te dará la fuerza para serle fiel, nos sostendrá y cuidará desde las cosas más pequeñas hasta en los grandes acontecimientos; todo lo ordena para nuestra salvación, no permite nada que no sea con este fin y puede sacar el bien incluso de las realidades mas ajenas o nunca jamás pensadas. Como dice la Escritura, todo coopera para el bien de los que aman a Dios. Dios es el Señor de nuestras vidas, aun cuando los caminos de su providencia nos parezcan incomprensibles.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-y-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 47-54: Los letrados y fariseos empezaron a acosarlo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,47-54: Los letrados y fariseos empezaron a acosarlo.

En aquel tiempo, dijo el Señor:
-¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, después que vuestros padres los mataron!
Así sois testigos de lo que hicieron vuestros padres, y lo aprobáis; porque ellos los mataron y vosotros les edificáis sepulcros.
Por algo dijo la sabiduría de Dios: «Les enviaré profetas y apóstoles: a algunos los perseguirán y matarán»; y así a esta generación se le pedirá cuenta de la sangre de los profetas derramada desde la creación del mundo; desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, que pereció entre el altar y el santuario.
Sí, os lo repito: se le pedirá cuenta a esta generación.
¡Ay de vosotros, juristas, que os habéis quedado con la llave del saber: vosotros que no habéis entrado y habéis cerrado el paso a los que intentaban entrar!
Al salir de allí, los letrados y fariseos empezaron a acosarlo y a tirarle de la lengua con muchas preguntas capciosas, para cogerlo con sus propias palabras.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con los famosos ¡Ay!, ellos exhortan a la conversión, llaman al cambio del corazón, nos pone delante los males, los pecados, utiliza la denuncia para buscar el cambio y la salvación de todos, nos aparece el Señor reprendiendo a los doctores de la ley por sus actitudes con los demás. Con estas advertencias traemos a la memoria que seremos examinados de amor, -como bien nos recuerdan los santos-, nos ponen delante el mandamiento nuevo, es el termómetro que mide nuestras acciones para con nuestro prójimo, con aquel que comparto mi vida, mi tiempo, en definitiva con el que convivo y transcurre mi peregrinar por este mundo. ¿has amado? ¿has servido? ¿has mejorado la vida de los que te rodean? ¿has aportado el amor de Dios entre los que el Señor pone en tu camino?

Vemos también que el Señor hace realidad la bienaventuranza de la persecución, estad alegres y contentos cuando nos toque sufrir algo por Ntro Señor, percibimos en el pasaje de hoy que : “Los letrados y fariseos empezaron a acosarlo…”, contemplemos la fortaleza de nuestro Señor frente a la oposición y el rechazo. Llamada a nuestra perseverancia ante la adversidad, nuestra calidad de amor al superar los retos que se nos pondrán para purificar nuestro amor, toda una oportunidad de mostrar la calidad de nuestro amor en la prueba.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

san-jose-maria-jesus

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
-¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él repuso:
-Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el breve Evangelio de hoy nos encontramos con un piropo a la Madre del Señor y otro dado por Ntro. Señor Jesucristo también a María: “¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!. Nadie como la Santísima Virgen María ha guardado la Palabra de Dios, la ha meditado, como decía S. Agustin refiriéndose a María: “concibió en su corazón antes que en su seno”. Ella es dichosa por haber creído a Dios, por haberse fiado de su palabra, por su HAGASE, por querer que se cumpla en Ella el plan de Dios, por hacer la voluntad de Dios, por su FIAT, por querer lo que Dios quiere.

La Santísima Virgen nos enseña a dar un “SI” incondicional. Su HAGASE en mí según tu palabra. Cuando va a visitar a su prima Santa Isabel, escuchara otra bienaventuranza: ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá!. La bienaventuranza de la Palabra y la bienaventuranza de la fe, ambas van muy unidas, una alimenta a la otra y la hace crecer. Aprendamos de la Virgen María a acoger la Palabra de Dios en nuestro corazón con docilidad y a llevarla a la práctica con esmero. Así seremos verdaderamente dichosos.

Celebramos la fiesta de Nuestra Señora del Pilar, es la patrona de España y también de la Hispanidad, “la tradición, tal como ha surgido de unos documentos del siglo XIII que se conservan en la catedral de Zaragoza, se remonta a la época inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, cuando los apóstoles predicaban el Evangelio. Se dice que Santiago el Mayor había desembarcado en la Península por el puerto de Cartagena, lugar donde fundó la primera diócesis española, predicando desde entonces por diversos territorios del país.

En la noche del 2 de enero del año 40, Santiago se encontraba con sus discípulos junto al rio Ebro cuando “oyó voces de ángeles que cantaban Ave María, Gratia Plena y vio aparecer a la Virgen Madre de Cristo, de pie sobre un pilar de mármol”. La Santísima Virgen, que aún vivía en carne mortal, le pidió al Apóstol que se le construyese allí una iglesia, con el altar en torno al pilar donde estaba de pie y prometió que “permanecerá este sitio hasta el fin de los tiempos para que la virtud de Dios obre portentos y maravillas por mi intercesión con aquellos que en sus necesidades imploren mi patrocinio”. Esta fue la primera iglesia dedicada en honor a la Virgen Santísima.” -(tomado de los recursos de la web de Aciprensa)-.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote.

jesus-habla-con-fariseos

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 37-41: Dad limosna, y lo tendréis limpio todo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,37-41: Dad limosna, y lo tendréis limpio todo.

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa.
El entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
–Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro?
Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor pone la llamada en el interior y no en los ritos externos, se sobreentiende que dichos ritos han de ser un reflejo de lo que vivimos, se tiene que ver manifestado en los criterios, las actitudes e intenciones . No olvidemos que de un corazón convertido brotarán el bien, es del corazón de donde brotan las buenas acciones y que hemos de esforzarnos por fomentar la bondad del corazón que nos lleve a crecer en el amor y repercuta en los demás.

Quizá nuestra cultura de hoy valora mucho las formas, lo externo, con el riesgo de quedarnos en lo superficial, nos impresionan las apariencias, vivimos en el mundo de lo fingido, ilusorio, engañoso. La cultura de la estética con el peligro de vaciarla de la ética. El Señor cuestiona esas practicas desencarnadas, vacías o desarraigadas de nuestra vida, ¿qué buscamos? ¿qué anhelamos? ¿qué nos preocupa: el ser o el parecer? La llamada fundamental es a la caridad, al ejercicio de ella en nuestro día a día, el proyecto fundamental del hombre es amar. La limosna hace puro el corazón del hombre si es el resultado del amor a los demás. Lo que brota del corazón es lo que mancha al hombre o lo que lo engrandece. “Por sus frutos los conoceréis” nos resalta la Sagrada Escritura. La autenticidad del amor a Dios se pone a prueba en el amor al prójimo. Ser cristiano significa poner primero el amor. Todo lo demás, ceremonias, liturgias, ritos… son formas que si se hacen de corazón agradan a Dios, pero carecen de sentido si les falta la caridad, ya nos lo recuerda S. Pablo en su himno a la caridad, “no me sirve, no me vale, si me falta el amor”. En cuanto a la limosna no se trata de dar, compartir, que también, sino de darnos, entregarnos a nosotros mismos. El Señor no quiere nuestras cosas , sino a nosotros mismos.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

pan-de-vida

EVANGELIO DEL DÍA : Lc 11, 29-32: Aquí hay uno que es más que…

EVANGELIO DEL DÍA :
Lc 11,29-32: Aquí hay uno que es más que…

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús y él se puso a decirles:
-Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del Hombre para esta generación.
Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Cuando sea juzgada esa generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy, distinguimos tres partes: La primera, la negativa del Señor a dar una señal espectacular, la segunda, un anticipo de la victoria sobre el mal y la muerte en el signo de Jonás, al adelantarnos la victoria de Cristo resucitado, y la tercera, el Señor expresa su no acogida y aceptación.

En el pasaje de hoy, vemos que no es nueva la tentación de pedir señales a Dios. Cuantos preferirían negociar con el Señor, pidiéndole que entre en sus suplicas, les gustaría poder manipular a Dios y quieren un Dios que le sirva ante sus problemas. Hoy en día todavía hay mucha gente que continúa buscando los milagros del Señor en lugar de buscar al Señor de los milagros.

Casi sin darnos cuenta Dios nos da signos de su presencia, de su amor, y nos invita a vivir en Él, a confiar en Él, a tenerlo verdaderamente como nuestro Dios y Señor. Basta abrir bien nuestros ojos, sobre todo los del corazón, y nos daremos cuenta que habita entre nosotros, que nos protege en nuestras dificultades, que ni un solo momento estamos solos. “Ni un solo cabello de nuestra cabeza se cae sin que Dios lo permita”, “en Él vivimos , nos movemos y existimos” , como nos recordaba S. Pablo.

Necesitamos los ojos de la fe, se lo tenemos que pedir al Señor igual que los discípulos, que nos regale, que nos aumente nuestra fe, para que podamos vivir el gozo y la alegría de su resurrección y podamos relacionarnos con Él . El verdadero creyente no pide, ni necesita milagros para creer y convertirse a Dios. Y tiene una sensibilidad especial para ver lo “extraordinario” en lo “ordinario” de la vida de cada día.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161008_091839

EVANGELIO DEL DÍA : Lc 11, 27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

EVANGELIO DEL DÍA :
Lc 11,27-28: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
-¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él repuso:
-Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy nos encontramos con un piropo expresado por la gente sencilla y humilde dirigido a la madre de Ntro. Señor, que debe sentirse orgullosa de tal hijo. Sin embargo el Señor añade una puntualización: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!. Podríamos decir, que el Señor le realiza este piropo a su madre. Ella con su HAGASE nos esta invitando a entrar en nuestras vidas en la voluntad de Dios, a buscar siempre lo que le agrada, a querer lo que Dios quiera y desearlo. Podríamos decir que añade el Señor una nueva Bienaventuranza.

La Santísima Virgen fue la primera que escuchó y aceptó la Palabra de Dios en el anuncio del ángel con un “SI” incondicional. Su HAGASE en mí según tu palabra. Cuando va a visitar a su prima Santa Isabel, escuchara otra bienaventuranza: ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá!. La bienaventuranza de la Palabra y la bienaventuranza de la fe, ambas van muy unidas, una alimenta a la otra y la hace crecer. Aprendamos de la Virgen María a acoger la Palabra de Dios en nuestro corazón con docilidad y a llevarla a la práctica con esmero. Así seremos verdaderamente dichosos.

Hoy es sábado, día de especial consagración a la Santísima Virgen, acudamos como nos invitaba el papa santo, San Juan Pablo II, asistamos con mucha frecuencia a la escuela de María. Aprendamos con nuestra Madre y con Ella, crezcamos en amor a su Hijo y en el seguimiento a Ntro. Señor. Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161008_165237

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 1, 26-38: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 1,26-38: Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo:
-«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo:
-«No temas, Maria, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»
Y María dijo al ángel:
-«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»
El ángel le contestó:
-«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»
María contestó:
-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»
Y la dejó el ángel.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy una festividad de la Santísima Virgen María, bajo la advocación del Rosario. ¿Por qué se celebra en este día? Tiene que ver con San Pío V que atribuyó la victoria de Lepanto, el 7 de octubre de 1571 con la cual desaparecieron graves amenazas para la fe de los cristianos, a la intercesión de la Santísima Virgen, invocada en Roma y en todo el orbe cristiano por medio del Santo Rosario, y quedó instituida la fiesta en el día de la victoria. En este mes de octubre, que la Iglesia dedica a honrar a Nuestra Madre del Cielo especialmente a través de esta devoción mariana. El nombre de Rosario, en la lengua castellana, proviene del conjunto de oraciones, a modo de rosas, dedicadas a la Virgen.

En el Evangelio nos encontramos con el misterio de la Anunciación. Vemos como la Santísima Virgen escucha con el corazón e interioriza. «María ha pronunciado su “fiat”, “se ha abandonado a Dios sin reservas y ´se ha consagrado totalmente a sí misma, como esclava del Señor, en la persona y en la obra de su Hijo´” … María ha creído de verdad que “nada es imposible para Dios” y, firme en esta confianza, se ha dejado guiar por el Espíritu Santo en la obediencia cotidiana a sus planes. ¿Cómo no desear, para nuestra vida, el mismo abandono confiado? ¿Cómo nos podremos oponer a esta felicidad que nace de una profunda e íntima familiaridad con Jesús? Por esto dirigiéndonos hoy a la “llena de gracia”, le pedimos obtener para nosotros también, de la Providencia Divina, el poder pronunciar cada día nuestro “sí” a los planes de Dios con la misma fe humilde y sincera con la que Ella pronunció el suyo. Ella que, acogiendo en sí la Palabra de Dios, se abandonó a Él sin reservas, nos conduzca a una respuesta más generosa e incondicional a sus proyectos, también cuando en ellos se nos llama a abrazar la cruz. » (Benedicto XVI, 1 de junio de 2011).

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

20161006_080522

EVANGELIO DEL DÍA: Lc 11, 5-13: Pedid y se os dará.

EVANGELIO DEL DÍA:
Lc 11,5-13: Pedid y se os dará.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene a medianoche para decirle:
«Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje
y no tengo nada que ofrecerle».
Y, desde dentro, el otro le responde:
«No me molestes; la puerta está cerrada;
mis niños y yo estamos acostados:
no puedo levantarme para dártelos».
Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite.
Pues así os digo a vosotros:
Pedid y se os dará,
buscad y hallaréis,
llamad y se os abrirá;
porque quien pide, recibe,
quien busca, halla,
y al que llama, se le abre.
¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra?
¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión?
Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

La lectura del Evangelio de hoy nos estimula a reflexionar sobre la oración. Jesús nos anima a tener una actitud similar a la del hombre inoportuno, que llama a la puerta de un amigo a media noche, y que obtiene lo que pide.

Así se nos enseña en primer lugar, la actitud de la perseverancia en la oración. La constancia en la oración nos hace ir más allá de lo que sentimos y se hace especialmente necesaria en los momentos de prueba.
En segundo lugar, Jesús nos da la confianza de que cuando presentamos nuestras peticiones a Dios, somos escuchados por Él: “Pedid y se os dará…hallaréis…recibiréis”. Con esa garantía, no permitamos nunca que las ocupaciones y las dificultades diarias impidan nuestra relación filial e interior con Dios, que ilumina y da valor a todos los acontecimientos de la vida.

Por último, debemos fundar la experiencia de la oración en el contacto personal con Dios. No podremos orar si no nos relacionamos con Él como con un Padre, un Amigo. En la oración hemos de buscar la intimidad con Cristo, hablar con Él de corazón a corazón. El camino más seguro de la oración es el amor, ya que no se puede orar de verdad sin buscar también amar a Dios.

En los Evangelios podemos encontrar varias parábolas sobre la oración. La del amigo inoportuno nos invita a una oración insistente. La oración alimenta la confianza. El que reza tiene la certeza de que nunca está solo porque Dios siempre escucha. El Señor nos invita a pedir. La oración de súplica está llena de matices, se trata de reclamar, de invocar, de llamar con insistencia, incluso de luchar en la oración. La oración nos hace capaces de Dios y de recibir sus dones. Mediante la oración de petición reconocemos que necesitamos de Dios. Pedir es volvernos hacia Él como a nuestro Padre. Sin embargo, a veces llegamos a pedir cosas superficiales o banales, porque no sabemos pedir como nos conviene. Todas nuestras necesidades pueden convertirse en objeto de petición. Pero lo importante es pedirle su gracia para querer lo que el Señor quiere y poder entrar en su voluntad, amando lo que al Señor le agrada.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote

jesus-discipulos

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 7, 7-11: Quien pide, recibe.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 7,7-11: Quien pide, recibe.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Celebramos hoy y podemos extender a tres días en la liturgia, las témporas de acción de gracias y de petición. Son días de acción de gracias y de petición que la Iglesia ofrece a Dios, terminados la recolección de las cosechas y el período anual que muchos tienen de descanso. Es también un día propicio de petición de ayuda al Señor para recomenzar de nuevo en las actividades del trabajo normal y también en la vida interior de cada uno. Agradecer y pedir son dos modos de relacionarnos diariamente con nuestro Padre Dios. Es mucho lo que necesitamos; es mucho lo que debemos agradecer.

En primer lugar hemos de ser conscientes de los dones del Señor. No sabremos amar si no somos agradecidos. Nada hay más justo y necesario que dar gracias al Señor todos los días de nuestra vida. En el Prefacio de la Santa Misa, la Iglesia nos recuerde todos los días que “es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo”. También cuando nos llega el dolor o la enfermedad: ¡Dios mío, gracias! Y el alma se llena de paz, porque entiende que de aquello que parece poco grato o no deseable, Dios sacará mucho fruto. Y para los que aman al Señor todo ocurre para bien.

Junto a la acción de gracias continua, la petición reiterada, porque son muchas las ayudas que necesitamos, sin las cuales no podremos salir adelante. Ya nos lo recordó el Señor: “Sin mí no podéis hacer nada”. Aunque el Señor nos concede de hecho muchos dones sin que se los pidamos, ha dispuesto otorgarnos otros teniendo en cuenta la fuerza de la oración de sus hijos. Y como no sabemos cuál es la medida de oración que su insondable Providencia espera para otorgarnos esas gracias, es necesario que pidamos incansablemente: es preciso orar siempre y no desfallecer. Y el Señor, en el Evangelio de la Misa, nos da la seguridad más plena de que serán siempre atendidas nuestras oraciones. Él mismo sale fiador con su palabra: todo lo que pidamos y sea para nuestro bien se nos concederá siempre.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar, sacerdote