descarga

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,18-21: No sois del mundo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,18-21: No sois del mundo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.
Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.”
Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
En el Evangelio de hoy nos aparece el Señor previniendo a los discípulos sobre lo que les sucederá por ser sus amigos, “el discípulo no es más que el maestro”; y no vaticina para ellos un futuro “color de rosa” en las claves de nuestro mundo; todo lo contrario, el amor que Él ha prodigado al mundo ha sido rechazado con odio y con violencia, y, de igual modo, sus seguidores correrán también el mismo destino, siempre que sean fieles al Señor, a su mensaje, a la verdad . Les advierte, para que en el caso de que suceda, no se desanimen, ni se desalienten, tenemos que tener muy presente que es muy fácil que surja la persecución, y cuando esto se produzca, es una oportunidad para crecer en el amor, siempre es un reto para poner amor donde no se da, es la formula de vencer al mal. Sin embargo, el Señor no siente amargura, ni les transmite esta verdad de un modo pesimista, para desanimarlos; al contrario, en el rechazo, en la persecución, en la contradicción, está la alegría de saber que se está siendo fiel al querer de Dios; es la constatación de que las palabras y las acciones no se acomodan -no se pueden acomodar-, al modo de ser de un mundo lejos de su espíritu, faltos de verdad, con ausencia de justicia y donde se atropellan los valores de los que menos cuenta.

Hoy, sábado, la iglesia nos invita a poner una mirada especial en la Santísima Virgen María, esta mañana, unos jovenes del Seminario Mayor de San Fulgencio de la diócesis de Cartagena, se consagraran a Nuestra Madre la Santísima Virgen María, bajo la advocación cariñosa y familiar de “La Señora”. Quiero solicitar vuestras suplicas y oraciones por cada uno de ellos. Es costumbre arraigada en el Seminario Fulgentino que en el primer año de los estudios de preparación al sacerdocio, se lleve a cabo la consagración bajo la espiritualidad de la esclavitud mariana como el camino más seguro para progresar en la unión con Jesucristo. Así, desde el inicio del Seminario, encomiendan su vocación, solicitan su protección, su ayuda y acompañamiento en el seguimiento a su Hijo, amando e imitando a María. En esta etapa formativa, hoy realizaran el gesto de colocar sus nombres en el corazón de la imagen de la Madre, la Santísima Virgen María, en el corazón de la Señora. Encomendemos nuestras oraciones por su perseverancia y por el ofrecimiento de sus vidas, para que crezcan en amor, servicio y santidad de vida.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), Sacerdote.

paisajes-del-cielo-5

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,12-17: A vosotros os llamo amigos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,12-17: A vosotros os llamo amigos.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
Para acercarnos a las pistas de meditación del Evangelio de hoy,  recurro al Regina Coeli del 10 de mayo de 2015, donde el Papa Francisco, nos comenta este pasaje:
“El Evangelio de hoy nos vuelve a llevar al Cenáculo, donde escuchamos el mandamiento nuevo de Jesús. Dice así: “Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Y, pensando en el sacrificio de la cruz ya inminente, añade: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando”. Estas palabras…resumen todo el mensaje de Jesús… Jesús dio la vida por sus amigos… Jesús nos muestra el camino para seguirlo, el camino del amor. Su mandamiento no es un simple precepto…el mandamiento de Cristo es nuevo, porque Él, en primer lugar, lo realizó, le dio carne, y así la ley del amor se escribe una vez para siempre en el corazón del hombre… Jesús nos mostró que el amor de Dios se realiza en el amor al prójimo. Ambos van juntos… es un amor redimido, liberado del egoísmo. Un amor que da alegría a nuestro corazón, como dice Jesús mismo: “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud”. Es precisamente el amor de Cristo, que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones, el que realiza cada día prodigios en la Iglesia y en el mundo. Son muchos los pequeños y grandes gestos que obedecen al mandamiento del Señor: “Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Gestos pequeños, de todos los días…gestos de cercanía, de proximidad. En estos gestos se manifiesta el amor de Cristo.” -hasta aquí las palabras del Papa Francisco-
“Os llamo amigos”, nos habla en otra clave, no es una relación de sumisión, se ofrece primero y nos muestra que la SED de Dios es contar con nuestro amor, nos sigue haciendo grandes, cuando no podemos entregarle nada que Él antes no nos lo haya concedido o capacitado, quiere que libremente podamos corresponder a su amor y desde nuestra libertad acoger ese ofrecimiento. Quien libremente opta por dar ese paso, su vida entra en una transformación radical, el amor del Señor nos vence, nos poda, nos atrapa y nos gana, entonces es más fácil entender que quien ama gusta agradar a quien es su amado, quien ama busca complacer y sobre todo la felicidad de aquel que ocupa su corazón, por eso es entendible que en la relación con el Señor, sea importante buscar lo que le agrada, su voluntad, lo que le complace. “el que me ama guarda mis mandamientos”. Y el que es amigo intenta introducir a otros en esa amistad , amigo y Apóstol.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Cruz de Caravaca

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,6-14: Yo estoy en el Padre, y el Padre en mí.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,6-14: Yo estoy en el Padre, y el Padre en mí.
En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:
– «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»
Felipe le dice:
– «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
Jesús le replica:
– «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
Hoy litúrgicamente celebramos la fiesta de dos apóstoles S. Felipe y Santiago, el Papa emérito Benedicto XVI, dedicó varias audiencias a ir acercándonos a los distintos apóstoles, en una de ellas, la del 6 de septiembre la dedicó a Felipe, haré algunos subrayados por encima: “aunque era de origen judío, su nombre es griego… Felipe muestra las características del auténtico testigo: no se contenta con presentar el anuncio como una teoría…la intimidad, la familiaridad, la cercanía nos hacen descubrir la verdadera identidad de Jesucristo…el objetivo al que debe orientarse nuestra vida: encontrar a Jesús, como lo encontró Felipe, tratando de ver en él a Dios mismo, al Padre celestial… Felipe nos enseña a dejarnos conquistar por Jesús, a estar con Él y a invitar también a otros a compartir esta compañía indispensable; y, viendo, encontrando a Dios, a encontrar la verdadera vida”.
Permitirme unas pocas palabras con respecto a la patrona del pueblo donde me encuentro enviado, en estas tierras del noroeste murciano, Caravaca de la Cruz, en estos días nos encontramos de fiesta en honor a nuestra patrona, la Cruz de Ntro. Señor. Ayer, conmemorábamos el misterio de la aparición a un humilde sacerdote cuando se disponía a celebrar la santa Misa, y hoy, exaltamos al árbol de la vida, en ella, en la Cruz, el Señor nos mostró el amor hasta el extremo, hasta la entrega total, hasta dar la vida, en la Cruz nos indicó el camino del amor y de la vida.
La Cruz es signo de esperanza, desde ella el Señor sigue ofreciendo su perdón. En la Cruz muere Jesús proclamando su SED de que le amemos. El Señor nos reclama a cada uno que nos quiere a nosotros, que desea que acojamos su amor, se nos ofrece para que seamos dichosos, para que todos nuestros anhelos sean colmados. ¿Cómo no amar a quién tanto nos amó? .
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Juan-15-1-8

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,1-8: Yo soy la verdadera vid.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,1-8: Yo soy la verdadera vid.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador.
A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca,
y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado;
permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos;
el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante;
porque sin mí no podéis hacer nada.
Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros,
pediréis lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
              El Evangelio de hoy nos vuelve a presentar al Señor como la verdadera vid y nos invita a permanecer unidos a Él para dar mucho fruto. Fue el pasaje del domingo pasado, quinto de pascua, el Papa Francisco en el Regina Coeli del 29 de abril de 2018, nos comentaba este pasaje: “La vid es una planta que forma una cosa sola con los sarmientos; y los sarmientos son fecundos solamente en cuanto están unidos a la vid. Esta relación es el secreto de la vida cristiana y el evangelista Juan la expresa con el verbo “permanecer”, que en el pasaje de hoy se repite siete veces. Permanecer en mí, dice el Señor; permanecer en el Señor… Se trata de permanecer en el Señor para encontrar el valor de salir de nosotros mismos, de nuestras comodidades, de nuestros espacios restringidos y protegidos, para adentrarnos en el mar abierto de las necesidades de los demás y dar amplio respiro a nuestro testimonio cristiano en el mundo…Uno de los frutos más maduros que brota de la comunión con Cristo es, de hecho, el compromiso de caridad hacia el prójimo, amando a los hermanos con abnegación de sí, hasta las ultimas consecuencias, como Jesús nos amó… Cuando se es íntimo con el Señor, como son íntimos y unidos entre sí la vid y los sarmientos, se es capaces de dar frutos de vida nueva, de misericordia, de justicia y de paz, que derivan de la Resurrección del Señor. Es lo que hicieron los santos, aquellos que vivieron en plenitud la vida cristiana y el testimonio de la caridad, porque eran verdaderos sarmientos de la vid del Señor. Pero para ser santos “no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosas o religiosos…todos nosotros, todos, estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, alli donde cada uno se encuentra”. (Gaudete Exsultate,14)… Cada actividad : el trabajo, el descanso, la vida familiar y social, el ejercicio de las responsabilidades políticas, culturales y económicas; cada actividad, pequeña o grande, si se vive en unión con Jesús y con actitud de amor y de servicio, es una ocasión para vivir en plenitud el Bautismo y la santidad evangélica”.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Mateo 13, 54-58

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 13,54-58: No hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 13,54-58: No hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.
En aquel tiempo, fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada:
-¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María y sus hermanos Santiago, José, Simón y judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso? Y desconfiaban de él.
Jesús les dijo:
-Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta.
Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
        Celebramos hoy la festividad de S. José Obrero, fue el Papa Pío XII, en 1955 quien quiso que el Santo Custodio de la Sagrada Familia, “sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo”. Fue establecida esta fiesta en el calendario litúrgico por el Papa para acentuar la dignidad del trabajo y dar a todos los trabajadores un modelo y un protector.
          En el Evangelio de hoy nos muestra que sus paisanos se escandalizan a causa de Él, el pueblo que le vio crecer manifiesta su dureza de corazón a la hora de creer, por un lado, sus paisanos se asombran de su sabiduría y, por otra parte, se resisten; y concluye el pasaje evangélico con la advertencia de que “no hizo allí muchos milagros por su falta de fe”. Aunque Dios tenga el poder de transformarnos, no puede actuar, si nuestra libertad no se lo permite, así lo ha querido Él, es mayor cuando nuestra respuesta es querida y libre. Sus paisanos se vieron privados de más acciones de Dios por su incredulidad, se perjudicaron por su resistencia, es toda una invitación a confiar,  a no tener miedo de creer, de esperar, de amar. El mayor perjudicado es uno mismo cuando no dejamos a Dios ser Dios en nuestra vida, desde nuestra libertad podemos abrir o cerrar nuestro corazón a los regalos que Dios nos hace, lógicamente, el ejercicio de nuestra libertad tendrá consecuencias para uno mismo y para los que le rodean. Acoger, recibir el regalo que Dios nos hace puede iluminar nuestra vida y la de los que nos rodean de un inmenso gozo y colmarla de esperanza.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Juan 14, 21-26

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,21-26: El Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,21-26: El Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.»
Le dijo judas, no el Iscariote:
– «Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?»
Respondió Jesús y le dijo:
– «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió.
Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
           En el Evangelio de hoy el Señor nos invita a una intimidad con Él, que nuestro corazón sea ganado por su amor y que libremente en nosotros se produzca una correspondencia a ese amor. Nos dice quien es el que le ama, aquel que acepta y guarda mis mandamientos. Si quiero vivir unido a Dios, el camino está en hacer su voluntad. Amar al Señor supone ponerlo a Él en primer lugar, negarme a mí mismo y dejarme podar para intentar hacer mía su voluntad. En el amor, el que ama pone en primer lugar al amado, su felicidad se encuentra en buscar la felicidad del amado.
       Al final del pasaje evangélico nos presenta al Paráclito, al Espíritu Santo, será quien nos lo enseñe todo. En palabras de S. Gregorio Magno, papa y doctor de la iglesia: “El Espíritu se llama también Parásito -defensor-, porque a quienes se duelen de sus pecados cometidos, al tiempo que les dispone para la esperanza del perdón, libera sus mentes de la aflicción y de la tristeza. Por eso, con razón se hace esta promesa: “Él os enseñará todas las cosas”. En efecto, si el Espíritu no actúa en el corazón de los oyentes, resultan inútiles las palabras del que enseña. Que nadie, pues, atribuya al hombre que instruye a los demás aquello que desde la boca del maestro llega a la mente del que escucha, pues si el Espíritu no actúa internamente, en vano trabaja con su lengua aquél que está enseñando. Todos vosotros, en efecto, oís las palabras del que os habla, pero no todos percibís de igual modo lo que significan… El Espíritu Santo es el gran artífice de las transformaciones en nosotros”. (homilia 30, sobre los evangelios).
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Juan-15-1-8

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,1-8: Permaneced en Mí.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,1-8: Permaneced en Mí.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador.
A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca,
y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado;
permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos;
el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante;
porque sin mí no podéis hacer nada.
Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros,
pediréis lo que deseáis, y se realizará.
Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
            En el Evangelio de hoy con la imagen de la vid, se nos invita a permanecer en su amor. El Papa Francisco en la homilía, del 3 de mayo de 2015, nos comenta el pasaje evangélico de este domingo y pone el acento en: “Permaneced en Mí”. No separaos de mí, permaneced en mí. Y la vida cristiana es precisamente esto: permanecer en Jesús. Y Jesús, para explicarnos bien qué es lo que quiere decir con esto, usa esta hermosa imagen de la vid: “Yo soy la vid verdadera, vosotros los sarmientos”. Y todo sarmiento que no está unido a la vid, muere, no da fruto; y luego es arrojado para hacer fuego. Sólo sirve para esto, para hacer fuego… en cambio, los sarmientos que están unidos a la vid, reciben de la vid la savia vital y así se desarrollan, crecen y dan los frutos. Sencilla, sencilla la imagen. Permanecer en Jesús significa estar unido a Él para recibir de Él la vida, de Él el amor, de Él el Espíritu Santo… Permanecer en Jesús quiere decir tener la voluntad de recibir de Él la vida, también el perdón, incluso la podada, pero recibirla de Él. Permanecer en Jesús significa buscar a Jesús, orar, la oración. Permanecer en Jesús significa buscar a Jesús, orar, la oración. Permanecer en Jesús significa acercarse a los sacramentos: la Eucaristía, la Reconciliación. Permanecer en Jesús – y esto es lo más difícil- significa hacer lo que hizo Jesús, tener la misma actitud de Jesús. Pero cuando nosotros “despellejamos” a los demás (hablamos mal de los demás), por ejemplo, o cuando criticamos, no permanecemos en Jesús. Jesús jamás hizo esto. Cuando somos mentirosos, no permanecemos en Jesús. Él nunca lo hizo. Cuando engañamos a los demás con esos asuntos sucios que están al alcance de todos, somos sarmientos muertos, no permanecemos en Jesús. Permanecer en Jesús es hacer lo mismo que Él hacía: hacer el bien, ayudar a los demás, orar al Padre, curar a los enfermos, ayudar a los pobres, tener la alegría del Espíritu Santo. Una hermosa pregunta para nosotros cristianos es esta: ¿Yo, permanezco en Jesús o estoy lejos de Jesús? ¿Estoy unido a la vid que me da la vida o soy un sarmiento muerto, que es incapaz de dar fruto, de dar testimonio?… ¿Y qué nos da el Señor si permanecemos en Él? Lo hemos escuchado: “Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará”.
        Es domingo, el día del Señor, día consagrado a Él, día para fortalecer la unión con Él, día para hacer fuerte esa permanencia en Él, para acoger y guardar su Palabra.
Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Juan 14, 7-14

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,7-14: Quien me ha visto a mí ha visto al Padre.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,7-14: Quien me ha visto a mí ha visto al Padre.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»
Felipe le dice:
– «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
Jesús le replica:
– «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:
            En el evangelio de hoy nos habla el Señor de  su relación con el Padre. Tenemos que agradecer la sencillez y los interrogantes planteados por los discípulos porque han dado ocasión a Ntro. Señor para seguir mostrándonos la revelación del Padre o del Reino preparado para los que le aman, en el pasaje evangélico, la pregunta de Felipe conduce a la afirmación más decisiva: «yo estoy en el Padre y el Padre en mí… el Padre permanece en mí y él mismo hace las obras».
Se nos presenta el Señor invitándonos a acudir a Él, su unión intima con el Padre hará que nuestra oración sea siempre escuchada. Nosotros también, a través del Señor, podemos llegar a hacer cosas grandes para los demás como Jesús hacía para la gente de su tiempo. El va a interceder por nosotros. Jesús es nuestro defensor. El se va, pero no nos deja sin defensa. Promete que va a pedir al Padre que envíe a otro defensor o consolador, el Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo el que realizará las cosas de Jesús en nosotros, si actuamos en nombre de Jesús y observamos el gran mandamiento de la práctica del amor.
    Hoy sábado, día especialmente mariano, acudimos a la Santísima Virgen parar que nos ayude en el conocimiento interno de Ntro. Señor y nuestra relación con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.
Juan 14, 1-6

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 14,1-6: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 14,1-6: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, «estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.»
Tomás le dice:
– «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»
Jesús le responde:
– «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy comienza con la invitación a no tener miedo, a confiar , a vivir con esperanza, a no dejar lugar al desaliento. “No perdáis la calma, creed en Dios y creed también en Mí” nos dice el Señor. “Creed en Mí”. Confiad en Mí. Llamada a la fe, confianza, al abandono en Él, seguro que nos iría muchísimo mejor si diéramos el salto a vivir en su amor, en su presencia, en el descanso de quien sabemos que nos acompaña y que no se desentiende de nuestros desvelos.

En el discípulo Tomás, el mismo que puso resistencia a creer que había vencido a la muerte y estaba vivo, el que exigió poder tocarle para creer, “si no lo veo no lo creo”, algo tan propio de nuestra cultura, en el pasaje evangélico manifiesta su no saber : “¿cómo podemos saber el camino?” Igual que a Tomás nosotros experimentamos muchas veces nuestras carencias, y también le planteamos al Señor nuestras dificultades, nuestras dudas, nuestros afanes y …
Aprovechando la pregunta del apóstol, el Señor se nos presenta como CAMINO, VERDAD Y VIDA.
YO SOY EL CAMINO -dice el Señor-. Acudo al comentario de S. Juan Pablo II en el Regina Coeli, 20 mayo 1984: “Los caminos de la vida parece que tienden a la muerte, que está ante el hombre como término. Pero Cristo, con su resurrección ha vuelto a confirmar que el término del hombre es Dios, y que Él se ha convertido en el camino hacia el Padre. Por tanto: no el camino de la muerte, sino de la Vida en Dios. Este camino es en Jesucristo la verdad de los destinos del hombre: la verdad de nuestra existencia ya aquí en la tierra. En Jesucristo -crucificado y resucitado- la verdad es la vida, y no la muerte. Efectivamente, Él es la camino.”
En palabras de Fray Nelson: “Para ir adonde va Jesús, hay que ir a través de Jesús”. “Jesús es nuestro camino” significa tomar en nuestra vida las opciones que tomó Jesús. Es decir: obrar como él, llevar una vida como la suya, dejarnos mover por un amor como el suyo.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

Mateo 5, 13-16

EVANGELIO DEL DÍA: Mt 5,13-16: Vosotros sois la luz del mundo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Mt 5,13-16: Vosotros sois la luz del mundo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
–«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero sí la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

En el Evangelio de hoy el Señor pide a sus seguidores ser sal y ser luz. Ser “sal” aportando el sabor del Evangelio a la vida de los demás, pero actuando de la misma manera que procede la sal, ella se disuelve, se diluye y solo se nota cuando falta, estando, suele pasar desapercibida; sin embargo, aporta su sabor, a eso estamos llamados los seguidores de Cristo, a estar, pero no haciendo mucho ruido, sin embargo, impregnando nuestra vida, transformando nuestros ambientes, llenando del espíritu evangélico todas las realidades en las que nos vamos implicando. Construyendo el Reino de Dios con la fuerza de su espíritu.

Al darnos la misión de ser “luz” nos esta pidiendo que dejemos que la verdad del Evangelio impregne nuestro modo de ver, pensar y actuar. En definitiva, ser testigos de Cristo aqui y ahora, donde nos movemos, iluminando los acontecimientos con la luz de su Palabra, iluminando nuestras vidas con la fuerza de la oración, iluminando la realidad con su espíritu que nos guía y nos conduce a Él.

Celebramos la festividad de uno de los cuatro santos cartageneros, S. Isidoro, perdió a sus padres siendo niño, su hermano Leandro asumió las funciones de educador y tutor suyo. Destacó por su gran inteligencia, es autor de innumerables tratados en los que se compendian temas que abarcan todo el saber humano, destacó por su humildad y sencillez. Fue reconocido por su caridad con los pobres, un ejemplo lo tenemos en la lectura propuesta en el oficio de lectura de hoy, donde ofrece unos consejos a los obispos. Fue obispo de Sevilla y mostró especial preocupación por la formación espiritual e intelectual de los sacerdotes. Presidió dos concilios, el segundo de Sevilla y el cuarto de Toledo. Fue canonizado por Clemente VIII en 1598, e Inocencio XIII, en 1722 lo proclamó doctor de la iglesia.

Que tengas un buen día.

Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.