IMG-20170415-WA0005

Sábado Santo. Dios guarda silencio

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Sábado Santo, primera dificultad que se me presenta es que no encuentro el Evangelio del día, no tenemos celebraciones litúrgicas, no se permiten. Dios guarda silencio. No es fácil vivir un día como hoy, sin embargo para mucha gente es casi lo normal el no escuchar a Dios en su día a día. Hoy, la Iglesia no se separa del sepulcro del Señor, meditando su Pasión y su Muerte.

Hoy, el cristiano que reza con la liturgia de las horas escucha la Homilía Antigua sobre el Sábado Santo que la Iglesia lee en el Oficio de Lectura: “Hoy hay un gran silencio en la tierra. Un gran silencio y soledad. Un gran silencio porque el Rey duerme. La tierra se ha estremecido y se ha quedado inmóvil porque Dios se ha dormido en la carne y ha resucitado a los que dormían desde hace siglos. Dios ha muerto en la carne y ha despertado a los del abismo”.

En el Sábado Santo hemos de compartir los cristianos muchas cosas: La soledad de su Madre, no solo la soledad, también su inmenso dolor, imagínate a una madre que acaba de pasar por la perdida de su hijo querido, es fácil hacernos una idea del inmenso dolor, sufrimiento, ella que lo acompañó hasta la cruz, que pudo experimentar el dolor del sufrimiento del inocente, el abandono de los suyos, como el miedo se hizo presa de sus discípulos, como aparentemente triunfó el mal; Los sentimientos, tristeza y esperanzas de los discípulos de Jesús, podemos verlo en los discípulos de Emaus, como iban sin esperanza, todo se había venido abajo, ; El dolor de los arrepentidos por la muerte del Señor, el mismo Pedro lloró amargamente después de su encuentro con el Señor y tener tan cercanas sus negaciones y cobardía; La angustia de cuantos viven sin la luz de la presencia de Dios en sus vidas. Resulta difícil ponerte en el lugar de quien busca y no logra tener fe. ¿Dónde fundamentar la esperanza? ¿Cómo encajar el dolor y sufrimiento del inocente? Son tantos los interrogantes que me resulta muy difícil asumir su pellejo ante un mundo sin Dios. En otra ocasión que el Señor estaba dormido y los discípulos sintieron miedo por la tempestad, el Señor le recriminó con la pregunta ¿Por qué habéis dudado?. Hoy es también un día para esperar en el Señor, Él siempre cumple su Palabra, sus promesas se realizan. Confía y ama.
Que tengas un buen día.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *