fano camino

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 1,35-42: Hemos encontrado al Mesías. Y lo llevó a Jesús.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 1,35-42: Hemos encontrado al Mesías. Y lo llevó a Jesús.

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice:
– «Éste es el Cordero de Dios.»
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:
– «¿Qué buscáis?»
Ellos le contestaron:
– «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»
Él les dijo:
– «Venid y lo veréis.»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice:
– «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»
Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo:
– «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Para las pistas de meditación del evangelio de hoy, acudo al Papa Francisco, en el ángelus del 14 de enero de 2018, ya que tenemos la dicha que nos comenta este pasaje evangélico: “es Juan Bautista quien lo indica a sus discípulos como “el Cordero de Dios”, invitándolos a seguirlo. […] El relato del Evangelio indica las características esenciales del itinerario de fe. Hay un itinerario de fe, que es el itinerario de los discípulos de todos los tiempos, también del nuestro, a partir de la pregunta que Jesús dirige a los discípulos que, animados por Juan Bautista, comienzan a seguirle: “¿Qué buscáis?”. […] Cada uno de nosotros, como ser humano, está en búsqueda: búsqueda de felicidad, búsqueda de amor, de una vida buena y plena. Dios Padre nos ha dado todo esto en su Hijo Jesús.

En esta búsqueda, es fundamental el papel de un verdadero testigo: de una persona que ha hecho antes el camino y ha encontrado al Señor. En el Evangelio, Juan Bautista es ese testigo. Por eso pudo orientar a sus discípulos hacia Jesús, que los involucra en una nueva experiencia diciendo: “Venid y veréis”. Y aquellos dos no pudieron olvidar la belleza de este encuentro, hasta el punto que el Evangelista anota incluso la hora: “Eran alrededor de las cuatro de la tarde”. Solo un encuentro personal con Jesús genera un camino de fe y de discipulado. […] Buscar a Jesús, encontrar a Jesús, seguir a Jesús: este es el camino.”

Seguimos en este tiempo precioso donde se nos invita a contemplar el misterio de la Encarnación, a profundizar en el Dios con nosotros, a descubrir su presencia y adorarlo.

Y otro punto para nuestra meditación, podría ser, el fijarnos en el discípulo Andrés, aprender como comunica su experiencia rapidísimamente, “hemos encontrado al Mesías”, no puede ocultarla, se hace instrumento de encuentro con el Señor, “lo llevo a Jesús”. Todos necesitamos testigos que nos acerquen al Señor, y tú también eres necesario para que muchos otros tengan la dicha de recibir este tesoro. Ser instrumento para que se puedan encontrar con quien llenará de plenitud sus vidas.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *