grapes-2656259_1920

EVANGELIO DEL DÍA Jn 15, 1-8: El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada.

EVANGELIO DEL DÍA
Jn 15, 1-8: El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy celebramos la festividad de una santa, proclamada por San Juan Pablo II en el año 2000 copatrona de Europa, fue viuda y también fundadora, nos referimos a Santa Brigida. En la Audencia del 27 octubre de 2010 el papa Benedicto XVI nos ensalza su figura y su mensaje porque tiene mucho que enseñar –todavía hoy- a la Iglesia y al mundo. Estuvo casada y nos ayuda a apreciar una autentica “espiritualidad conyugal”: los esposos cristianos pueden recorrer un camino de santidad. Y el segundo periodo es cuando queda viuda donde intensifico su unión con el Señor a través de la oración, la penitencia y las obras de caridad.

En el Evangelio de hoy, nos resalta el permanecer, se nos invita a permanecer en el Señor, ya que el que esta unido a Él puede dar fruto, recuerda que sin Él no podemos nada, todo lo que podamos llegar a hacer es poco más que ruido, sin embargo, unidos a Él, experimentaremos tantas maravillas, la fuerza de su gracia, nos sorprenderemos de lo que podremos llegar a realizar, de su presencia, de su espíritu, de sus acciones en nosotros, tantas y tantas cosas. Todo don. Muchos motivos para el agradecimiento y la esperanza.

En la homilia del 3 de mayo de 2015, el Papa Francisco profundiza en este pasaje evangélico: “Esta es la vida cristiana: permanecer en Jesús. Y Jesús, para explicarnos bien qué es lo que quiere decir con esto, usa esta hermosa imagen de la vid: “Yo soy la vid verdadera, vosotros los sarmientos…”Sencilla, sencilla la imagen. Permanecer en Jesús significa estar unido a Él para recibir de Él la vida, de Él el amor, de Él el Espíritu Santo. Es verdad, todos somos pecadores, pero si permanecemos en Jesús, como los sarmientos en la vid, el Señor viene, nos poda un poco, para que podamos dar más fruto. Él siempre nos cuida. Pero si nosotros nos separamos de ahí, no permanecemos en el Señor, somos cristianos de palabra nada mas, pero no de vida; somos cristianos, pero muertos, porque no damos fruto, como los sarmientos separados de la vid. Permanecer en Jesús quiere decir tener la voluntad de recibir de Él la vida, también el perdón, incluso la podada, pero recibirla de Él. Permanecer en Jesús significa buscar a Jesús, orar, la oración. Permanecer en Jesús significa acercarse a los sacramentos: la Eucaristía, la Reconciliación. Permanecer en Jesús -y esto es lo más dificil- significa hacer lo que hizo Jesús, tener la misma actitud de Jesús…Permanecer en Jesús es hacer lo mismo que Él hacia: hacer el bien, ayudar a los demás, orar al Padre, curar a los enfermos, ayudar a los pobres, tener la alegría del Espíritu Santo.”

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *