hands-1384735_1920

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 15,12-17: Os llamo amigos.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 15,12-17: Os llamo amigos.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
– «Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.
Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.
Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure.
De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

El Evangelio de hoy lo hemos escuchado o meditado recientemente, concretamente ayer, la festividad del apóstol S. Matias nos brindaba este mismo pasaje.

Para acercarnos a las pistas de meditación del Evangelio de hoy, recurro al Regina Coeli del 10 de mayo de 2015, donde el Papa Francisco, nos comenta este pasaje:

“El Evangelio de hoy nos vuelve a llevar al Cenáculo, donde escuchamos el mandamiento nuevo de Jesús. Dice así: “Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Y, pensando en el sacrificio de la cruz ya inminente, añade: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando”. Estas palabras…resumen todo el mensaje de Jesús… Jesús dio la vida por sus amigos… Jesús nos muestra el camino para seguirlo, el camino del amor. Su mandamiento no es un simple precepto…el mandamiento de Cristo es nuevo, porque Él, en primer lugar, lo realizó, le dio carne, y así la ley del amor se escribe una vez para siempre en el corazón del hombre… Jesús nos mostró que el amor de Dios se realiza en el amor al prójimo. Ambos van juntos… es un amor redimido, liberado del egoísmo. Un amor que da alegría a nuestro corazón, como dice Jesús mismo: “Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud”. Es precisamente el amor de Cristo, que el Espíritu Santo derrama en nuestros corazones, el que realiza cada día prodigios en la Iglesia y en el mundo. Son muchos los pequeños y grandes gestos que obedecen al mandamiento del Señor: “Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. Gestos pequeños, de todos los días…gestos de cercanía, de proximidad. En estos gestos se manifiesta el amor de Cristo.” -hasta aqui las palabras del Papa Francisco-

En la meditación me detendría en las palabras de Ntro. Señor que les dijó a los apóstoles y que también nos dirige a los cristianos de hoy: “Os llamo amigos”, nos habla en otra clave, se ofrece primero y nos muestra que la SED de Dios es contar con nuestro amor, nos sigue haciendo grandes, cuando no podemos entregarle nada que Él antes no nos lo haya concedido o capacitado, quiere que libremente podamos corresponder a su amor y desde nuestra libertad acoger ese ofrecimiento, quien libremente opta por dar ese paso, su vida entra en una transformación radical, el amor del Señor nos vence, nos poda, nos atrapa y nos gana, entonces es más fácil entender que quien ama gusta agradar a quien es su amado, quien ama busca complacer y sobre todo la felicidad de aquel que ocupa su corazón, por eso es entendible que en la relación con el Señor, sea importante buscar lo que le agrada, su voluntad, lo que le complace. “el que me ama guarda mis mandamientos”.

Hoy también celebramos a un santo,   san Isidro labrador, que juntamente con su mujer, santa María de la Cabeza, llevó una vida de trabajo, recogiendo con más paciencia los frutos del cielo que los de la tierra, y de este modo se convirtió en un verdadero modelo del honrado y piadoso agricultor cristiano. Un matrimonio, los dos,  modelos en la acción de Dios en sus vidas. Nos acercan la llamada a la santidad desde el trabajo, la familia, la honradez y la piedad.

Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *