pentecost-3409249__480

EVANGELIO DEL DÍA: Jn 20,19-23: Recibid el Espíritu Santo.

EVANGELIO DEL DÍA:
Jn 20,19-23: Recibid el Espíritu Santo.

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
– «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
– «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»
Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
– «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
PISTAS PARA LA MEDITACIÓN:

Hoy celebramos la gran fiesta de Pentecostés. El protagonista es el Espíritu Santo, sigue resonando las palabras de Ntro. Señor conviene que yo me vaya para que recibáis el Espíritu Santo, es el Espíritu el protagonista en la nueva etapa de la historia de la salvación. Nuestro defensor, el Espíritu de la Verdad, nuestro abogado, nuestro consolador.

En el Evangelio de hoy contemplamos a los discípulos que estaban con mucho miedo, con las puertas cerradas… nosotros continuamente buscamos seguridades, para aprender a acoger al Espíritu Santo, nadie nos puede enseñar mejor que la Santísima Virgen María, que supo secundar como ninguna otra criatura las inspiraciones del Espíritu Santo. Los Apóstoles, antes del día de Pentecostés, perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres y con María la Madre de Jesús. La acción del Espíritu Santo nos trae la novedad de Dios, viene a nosotros y hace nuevas todas las cosas, nos cambia. ¡El Espíritu Santo nos transforma! Dios esta haciendo todo nuevo. El Espíritu Santo es el Amor de Dios que hace de nuestro corazón su morada y entra en comunión con nosotros.

El Papa Francisco en el año 2014 ofreció unas catequesis sobre los DONES DEL ESPÍRITU SANTO, realizaré unos pequeños subrayados:

SABIDURIA: (30 abril 2014) No se trata de la sabiduría humana… se trata de la gracia de poder ver cada cosa con los ojos de Dios… El Espíritu Santo hace “sabio” al cristiano. En el sentido de que “sabe” de Dios, sabe cómo actúa Dios, conoce cuando una cosa es de Dios y cuando no es de Dios.

ENTENDIMIENTO: (30 abril 2014) No se trata de la inteligencia humana…”Os enviare el Espíritu Santo y Él os hará entender todo lo que yo os he enseñado”… Entender las enseñanzas de Jesús, entender su palabra, entender el Evangelio, … nos abre la mente para entender mejor, para entender mejor las cosas de Dios, las cosas humanas, las situaciones…

CONSEJO: (7 mayo 2014) El don del Espíritu Santo con el cual capacita a nuestra conciencia para hacer una opción concreta en comunión con Dios, según la lógica de Jesús y de su Evangelio.

FORTALEZA: (14 mayo 2014) El Señor viene a sostenernos en nuestra debilidad. “Todo lo puedo en aquel que me conforta”.

CIENCIA: (21 mayo 2014) Es el don que nos lleva a captar, a través de la creación, la grandeza y el amor de Dios y su relación profunda con cada criatura. Se abre a la contemplación y nos lleva a descubrir como cada cosa nos habla de Él y de su amor.

PIEDAD: (4 junio 2014) sinónimo de autentico espíritu religioso, de confianza filial con Dios, de esa capacidad de dirigirnos a Él con amor y sencillez.

TEMOR DE DIOS: (11 junio 2014) No significa tener miedo de Dios… nos recuerda cuán pequeños somos ante Dios y su amor, y que nuestro bien está en abandonarnos con humildad, con respeto y confianza en sus manos. Sabemos bien que Dios es Padre, y que nos ama y quiere nuestra salvación, y siempre perdona, siempre; por lo cual no hay motivo para tener miedo de Él.

Terminamos nuestra meditación con la oración de la secuencia que escucharemos hoy en la liturgia de la Palabra en la santa Misa:

Secuencia del Espíritu Santo (Veni Creator):

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.

Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.

Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma,
divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

Feliz domingo, feliz día del Señor. Que tengas un buen día.
Jesús Aguilar Mondéjar (Chechu), sacerdote.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *